Hablemos: Mathrock I – ¡Todo menos matemática!

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Hablemos… claro, yo no soy un historiador del arte ni siquiera llevo un diario, pero soy todo un fanboy del Math rock, desde el día que fui a dar con una versión en vivo de Delivering the Groceries at 138 bpm de Don Caballero quedé converso para siempre y nunca volví a ver hacia atrás. Damon Che, Ian Williams y Eric Emm son los indiscutibles dueños de mi alma y mis altares.

Es por esta razón que me subí en este tren de tratar de explicar este a veces desconocido reducto de intensidad. Así que luego, de embutirme en foros, páginas y una dimensión intermedia donde los colores suenan a piña, nació esto…

Tipo en una esquina rodeado por pan
El Autor, colorized

El math rock es una bestia como ninguna, con inicios que se rastrean incluso en los finales de los sesentas, aunque su iteración contemporánea es la más conocida y tal vez la que más se ajuste a cualquier definición que encontrará en sitios especializados. Es un género “culto” con un fan-base que se precia de conocer del género, esto derivado por la complejidad que encierra el movimiento. Para ponerlo claro; las bandas de math-rock son muy “cool” para usar la plebeya 4/4 y sus fans estarán contentos de explicarte las cosas minutas del género a la menor provocación y secretamente se sentirán alegres cuando después de explicarte sigas sin entender.

El math rock se caracteriza por el uso de tiempos no-convencionales, en lugar del conocido 4/4 aquí nos estamos enfrentando a 7/8, 11/8 y 13/8, o cualquier alternación de estas en una sola pista.

Como la mayoría del rock su batería y guitarra tienen hegemonía, pero es fácilmente identificable que la carga en el grupo la lleva los tarros, que su labor excede en demasía el solo llevar tiempos y sus guitarristas por lo general entrenados en “tapping” y la inclusión de pedales de loop. Es reconocible por su complejidad rítmica y atípica, uso del contrapunto, melodías angulares, extendidas y disonantes así como “comienzos” y “finales” irregulares.

partitura ininteligible
Entonces sí… irregular es la palabra.

Antes de comenzar con la historia, cabe destacar la parte vocal del math rock, la cual… no existe… (o sí existe, pero no es algo que surja desde su génesis). Es raro ver agrupaciones del género que cuenten con una parte lírica recurrente y su tratamiento, generalmente, es el mismo que se le da a los instrumentos (como sonido) y son colocados en la parte baja de la mezcla y no es normal el uso de overdubbing a la hora de incluir, sin embargo, la regla son bandas totalmente instrumentales, aunque como veremos más adelante, ciertos grupos luminarios se han aventurado a la inclusión de la parte lírica como Don Caballero o Hella.

Y entonces?

La intención de este artículo es pintar un cuadro panorámico de cómo este género no solo prosperó, sino, cuál fue el camino que se recorrió y los múltiples préstamos e influencias hasta coagularse en lo que es hoy, esto no pretende para nada ser de carácter exhaustivo, sino una ligera introducción para los que estén entrando al género o entusiastas que se sientan motivados a explorar este animal.

En fin, entremos en materia, en su definición más básica el math rock sería el hijo de amor de los riffs de guitarra punks y hardcore con la métrica asimétrica del rock progresivo de allá de los 70’s (fácil, verdad?). Y aunque actualmente la palabra “math” (como en math-rock, no como en mathematics) describe por lo general las características antes mencionadas en un género musical, como el Dr Theo Cateforis en su «How Alternative Turned Progressive: The Strange Case Of Math Rock» lo define como “la ausencia de un pulso estable y divisible”, es así como “math” se utiliza para describir cualquier modelo de estructura en disonancia, esto incurre en un problema de delimitación, ya que con estas características podríamos incluir cientos sino miles de intérpretes y bandas que cumplen con estos requisitos pero cualquier fan rápidamente los descalificaría como parte del género (a este apartado volveremos después). Mas, no todo es leche y galletas para el género, durante los 80’s la palabra tomó una connotación derogativa en la escena “alternativa” la cual implica una innecesaria elaboración y virtuosidad, esta connotación cobra fuerza por la tendencia en la escena underground hardcore que deja un poco de lado la estética de la música per se para concentrarse en un paradigma social más marcado.

3 hombres sosteniendo pepinos con la boca mientras vierten leche uno encima de otro y un tercero sostiene dos peces dorados
Como esto…

El género se afianza como tal en la segunda parte de la década de los 80’s principalmente en las zonas de Pittsburgh y Chicago, con nombres como los pioneros del género Don Caballero y Hella que dieron forma y contenido al mismo, aportaron ese estándar por el cual los interesados podían anclar un criterio y hacer comparaciones, al mismo tiempo sembrando la fundación de lo que el sonido primordial del math rock debería ser, a partir de ahí el baile no solo fue esparciéndose sino fusionándose con otras sensibilidades y tomando otros matices, hasta llegar a grupos como los geniales This Town Needs Guns y Maps and Atlases que iremos tomándolos con su debida calma más adelante. Pero algo pasó en la tierra del Hinomaru, donde la aceptación de este sonido se detonó en clubes de escena underground de la mano de bandas con una “voz” propia y aportando ese je ne sais pas que da el oriente, con bandas como Toe o Ling Tosite Sigure, incluso Ruins o Kōenji Hyakkei con una influencia grande en el mundo del Zeuhl.

Ahora bien, antes de entrar en la modernidad del math-rock, considero propicio que nos demos una vuelta por aquella época de hierbas y ácidos, cuando algunos dementes comenzaron a jugar con las métricas y compases de música. Algo que el jazz tenia décadas de hacer pero al ser significativamente “más blanco” ganó aceptación más rápidamente.

Morogoro jazz band posando
Por desgracia… “progresivo”, no siempre significa “progreso”

Bueno pacientes lectores esto será por esta semana, para la próxima semana estaremos de lleno con la década de los 70’s y los alocados 80’s.

Ya está disponible la segunda parte: Hablemos: Mathrock II –  Fred Frith, Fred Frith… Fred Frith

Muchas gracias por darse la vuelta y ya que están por aquí déjennos un poco de amor en nuestras redes sociales.

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

¿Qué!?  ¿Siguen por acá? ¿Te gustan los misterios? Entonces brinca en esta lancha:

Alternate Reality Games: cifrados, una guía básica

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Un comentario sobre “Hablemos: Mathrock I – ¡Todo menos matemática!”

  1. Excelencia el Math. Pero me preocupa el estado del autor, tanta levadura en un solo lugar y saber que no contiene alcohol debe hacer estragos en la psique humana.

Deja un comentario