Abracemos la verdadera Fe con The Cult of the Lamb (Reseña)

Los amigos de Devolver los llevan atreves del camino de la verdadera Fe, en este juego nos podremos en los zapatos del último cordero que, al momento de ser sacrificado en honor y gloria de lo religión que se cierne sobre este mundo.

Al momento de nuestra muerte, nos encontramos con un antiguo dios, que decide revivirnos, pero claro, eso no será de gratis. Si no, que nos pide a cambio crear un culto en su nombre y dar a conocer la verdadera Fe, y ese hecho es el que desencadena toda nuestra aventura, debido a que tenemos que luchar contra otros 4 falsos dioses.

Entrando en la mecánica del juego, vamos a tener una interesante combinación entre un Rogue like y un juego de gestión, perfectamente equilibrado. Pero detallemos cada uno de estos.

En la gestión como tarea principal, debemos de ir haciendo crecer este nuevo culto, donde debemos tener un control sobre elementos típicos como manera, piedra y oro, pero debemos añadir un muy importante, como es la fe de nuestros fervientes seguidores.

La fe, debemos administrarla de la mejor manera, y podemos obtenerla, ya sea dando nuestro sermón, obteniendo fidelidad de los miembros del culto, aspecto que debemos tener siempre muy en cuenta debido a que, si esa fe empieza a bajar, podemos empezar a escuchar chismes entre nuestros feligreses.

Con el tiempo, debemos ir mejorando el área donde nos encontramos, y para eso agradecemos la gran cantidad de estructuras que podemos encontrar, y todas las dinámicas que eso encierra.

El progreso dentro de nuestro culto nos va a hacer invertir horas y horas, pero que no llegan a aburrir, como si sucede en algunos similares del género, además que, en este escenario, podremos visitar otra área del mapa, que nos van mostrar nuevas e interesantes interacciones. La única pequeña queja que podemos tener es que en algunas ocasiones el reloj interno, transcurre muy rápido el tiempo que es de día, y no nos alcanza el tiempo para todas las acciones que nos gustarían en un solo día, como por ejemplo bendecir a todos los miembros del culto.

Pero, para poder continuar en esta gran aventura, no solo tenemos que tener nuestra granjita a punto, perdón culto. Si no, que debemos enfrentarnos a cuatro malvados y despiadados verdaderos dioses, para eso, debemos ingresar a los Dungeons que serán diferentes cada vez ingresemos.

Como particularidad, al inicio de cada uno, se nos dará un arma al azar por eso, debemos de aprender lo mejor de cada una de ellas a lo largo del juego. Las mejoras para el personaje dentro de la mazmorra se presentan de maneras muy particulares, y gracias a eso iremos encontrando un sinfín de personajes que harán aun mas pintoresco los aspectos visuales.

Al momento de enfrentarnos, dentro de las mazmorras a las diferentes alimañas, nuestros fieles estarán atentos a cada uno de nuestros pasos, es por eso que, si perecemos en el intento, puede que su fe empiece a decaer, pero si salimos victoriosos, seremos recibidos con jubilo eterno. Pero estos aspectos pueden ser cambiados, por medio diferentes directrices que iremos inculcando con amor (guiño, guiño ese amor) a nuestros fieles.

Esperamos que los pequeños problemas de pantallas de carga y transiciones se puedan resolver cuanto antes, debido a que es uno de los poquitos puntos negros, que podemos encontrar en el juego.

En conclusión, The Cult of the Lamb, nos presenta de una manera divertida, despiadada y adorable, lo glorioso que puede ser tener nuestro propio culto. Altamente recomendado, hasta para los que no son amantes del género, en lo personal, use muchísimas horas las primeras veces, sin querer parar. Un juego que logra entretenernos por horas y horas de juego, que si nos apegamos únicamente a la historia principal, fácilmente nos puede dar unas 20 horas de entretenimiento.

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.