Batman #85, reseña del polémico final de la etapa de Tom King

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

¡La sorprendente conclusión de “City of Bane” ya está aquí! ¿Cómo será vencido Flashpoint Batman de nuestra dimensión? ¿Qué será de Gotham Girl ahora que ha traicionado todo lo que sabe? ¿Cómo se las arreglará el bati equipo sin Alfred? ¿Catwoman se quedará? ¿Quién reconstruirá la ciudad de Gotham? ¿Batman volverá a ser Batman? El evento del verano ahora cierra el año, preparando el escenario para un camino completamente nuevo para el Caballero Oscuro. No te atrevas a perderte el extra grande, capítulo final, de la épica carrera de Tom King en Batman, ¡y todo conduce a la nueva serie de Batman y Catwoman!”

Llegamos, al fin concluyó la serie de Tom King (Grayso, The Vision, Miracle Man), este gran escritor, ganador de varios premios Eisner, que en esta serie tuvo sus momentos polémicos, desde el fallido matrimonio del murciélago con Selina Kyle, alias Catwoman, en aquel lejano #50, el protagonismo de la misma Catwoman, el asesinato de Alfred a manos de Bane o el regreso del Batman de Flashpoint, Thomas Wayne, el padre de Bruce que asume el manto del murciélago tras la muerte de su hijo al salir de aquel cine en una realidad alterna.

Desde el número 75 vimos que Gotham City se encuentra bajo las órdenes de Bane, quien gobierna y controla con mano de hierro la ciudad, haciendo uso de los “criminales” para realizar labores de vigilancia, con Thomas Wayne y Gotham Girl a su servicio, todo gracias a Psyco Pirate, su manipulación de emociones y al amor que infunde en los villanos logrando su lealtad.

Es en este contexto que Bane amenaza matar a Alfred, a quien mantiene cautivo, si algún integrante de la batifamilia ingresa a Gotham City para combatir a Bane y a sus aliados, como no podría ser de otra forma, Damian Wayne ignora las advertencias y provoca la muerte del famoso mayordomo a manos de Bane.

Es, a raíz de esto que Bruce, apoyado por Selina y los demás integrantes de la su familia que planean el regreso a su tierra para derrocar a Bane y su reinado de terror, así, en el número 80 vemos a Bruce y a Selina atacando a los villanos de Gotham, derrotándoles de una manera muy sencilla, lo que le quita mucha fuerza a la historia, en el número posterior vemos a Robin y el resto de la familia tendiendo una trampa a Thomas mientras Batman y Catwoman continúan combatiendo a los “soldados de a pie” de Bane, entre las revelaciones del número, nos enteramos que el origen de los poderes de Gotham Girl provienen de una variedad muy extraña del “Veneno” que usa Bane.

De una forma inverosímil, Thomas derrota a la batifamilia y nos enteramos que Bruce ha infiltrado a Clayface en las filas de Bane, la derrota de la familia echa por la borda el plan de Bruce quien enfrenta a Bane, utiliza, a su favor, el engaño y la ayuda de Catwoman, en un acto que a muchos lectores les pereció reprobable, a otros les pareció lógico, Batman vence a Bane con la ayuda, invaluable, de Selina, sin embargo, el desenlace es inesperado por la aparición de Thomas.

En el número 83 Bruce despierta frente al cadáver de Alfred, es un hecho, ha muerto y el número es un homenaje a nuestro mayordomo favorito, la voz en “off” durante todo el número es una despedida de amor de Alfred a Bruce, una oda de ternura de padre a hijo, lleno de admiración y respeto, con un sacrificio final para evitar ser una carga en la lucha entre Thomas y Bruce, un gran número, que concluye con la confrontación ambos.

El penúltimo número de esta serie nos muestra la historia de Thomas Wayne, cómo llegó a este universo y lo que ha sufrido para llegar a este punto, lo más importante, ¿Qué lo ha motivado a tomar las decisiones que nos han traído hasta acá? ¿Por qué ha presionado y empujado a Bruce todo este tiempo? Vemos que es quien ha estado detrás de cada acontecimiento reciente y que todo lo ha hecho pensando en lo que es mejor para su hijo, desde su perspectiva, por supuesto, buscando evitarle sufrimiento. En este punto y a pesar de lo bien contada que es la historia por Tom King, me sentí igual que cuando niño veía a los Caballeros del Zodiaco y algún caballero de alto rango prácticamente mataba a Seiya o algún otro caballero de bronce con tal de que no enfrentaran a un enemigo al parecer invencible, lo que siempre me causó risa, “para evitarte problemas mejor yo te destrozo”, lo que desde cualquier punto de vista es una tontería, pero bueno.

Así, llegamos al gran número final donde todo, realmente todo, se resuelve, primero vemos el enfrentamiento de Bruce con Thomas, es mucho más que una confrontación física, es la visión de Thomas, como padre, de lo que debe hacer Bruce, contra los deseos e ideales de éste, el resultado es predecible, pero interesante, una declaración de King respecto al amor padre-hijo y cómo se siente que estos asuman sus propias decisiones.

King hace uso del recurso del flashback, una reunión casual entre desconocidos en un bar para ver la conclusión de un partido, una jugada final da pie a dos visiones del mundo, una donde el resultado es tristemente predecible y otro, donde las posibilidades son infinitas y cualquier desenlace es viable, nuevamente, una confrontación de ideas respecto a las posibilidades, en el tenor de lo que mejor hace el escritor.

A lo que mayor peso le da King, en este número y en general en la serie, es a la relación de Bruce y Selina, justo para dar pie a la nueva próxima serie del escritor con el personaje, Batman/Catwoman que veremos en enero ya publicada, el escritor nos fuerza a entender que Bruce solo será feliz si esta con Selina, hay hermosos textos al respecto, pero creo que, en parte, es una de las mayores falencias del escritor respecto a Batman, durante todos estos números hemos visto la dependencia emocional de Bruce respecto a esta relación, poniéndola por encima de su relación con Alfred, su verdadero padre, en el sentido formativo, es más, su despedida es anticlimática, por decir lo menos, sin olvidar, por supuesto, la bati familia, los cuales son pasados a un segundo plano brutal por King, son personajes de relleno sin peso en las decisiones de Batman, no son consultados, no aportan gran cosa a la trama, excepto para ser vencidos de forma inverosímil, son desechables para Batman.

En los últimos números nos explican que la idea de “rescatar” a Alfred fue de Batman y en parte, también del mismo mayordomo para evitar ser una moneda de cambio, sin embargo, la culpa cae en Damian, nunca se explora bien el peso de estas acciones en el niño, a King no le importa, es solo una justificación para la trama.

Por último, de las cosas que me molestaron mucho de lo que hizo King fue, Thomas Wayne, Batman Flashpoint, completamente desperdiciado, un muy mal padre y un peor villano, su final, si bien catártico para Bane, es ilógico, el potencial del personaje se pierde, por momentos era súper poderoso, como cuando vence el solo a toda la bati familia, pero una sola patada de Catwoman le vence, no puede ser, su uso de un arma en la cabeza de Bruce, después de lo que han pasado no me parece justificable.

Catwoman, por otra parte, increíblemente poderosa, capaz de vencer a cualquier oponente, para ella no hay enemigo invencible según nuestro escritor, Batman es completamente dependiente de ella, ella se va después de la boda fallida y después regresa a lado de Bruce sin mayores explicaciones, se van a casar nuevamente, pero lo olvidan y deciden vivir el amor sin necesidad de papeles, está bien, pero ¿entonces para que esperamos 35 números después de la boda inconclusa? Psyco Pirate completamente desperdiciado, el final irrelevante o completamente esperado por el lector, Gotham Girl y la kriptonita platino, un invento de Tom King totalmente desechable, en fin, si bien si cierra las tramas pendientes, la verdad es que no me gustó el desenlace, habrá que esperar a ver qué hace el próximo escritor James Tynion IV (Amazing X-Men, Batman and Robin, Batwoman) quien tomará las riendas de Batman a partir del próximo número.

El dibujo, por otro lado, es buenísimo, el trabajo de Mikel Janin (Action Comics, Batgirl, The Flash) sostiene todo el número, capaz de transmitir perfectamente las emociones que busca King en los personajes, apoyado por Tomeu Morey (Action Comics, Azrael, Batman/Superman) y su paleta de colores azules entregan un número perfectamente balanceado en el aspecto gráfico, en algunas páginas son apoyados por Hugo Petrus (Abattoir, Grayson, Iron Man/Hulk/Fury) quien hace buen trabajo, pero sus trazos desmerecen, solo un poco, si lo comparamos con lo hecho por Morey.

Sin duda en lo económico y en la atención mediática recibida, el Batman de Tom King fue un éxito, el autor se aleja del Batman super poderoso que vimos en Metal de Scott Snyder, se enfoca en su humanidad y sus carencias y eso se agradece, sin embargo, sus decisiones con el personaje y su entorno se ganaron muchos detractores, es un hecho que, al igual que a mí, no les gustó el enfoque dado al personaje ni la utilización de Catwoman como personaje insignia, veremos qué tan permanentes son las consecuencias de su arco, ahora con los siguientes escritores.

¿Tú ya lo leíste? ¿Te gustó? Coméntanos.

Calificación 7.5 /10

Síguenos en nuestras redes:

Página de Facebook:C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito a leer:

 

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario