Bill y Ted: Salvando El Universo – Reseña *Sin Spoilers*

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Aaaaah la resurrección de los íconos de nuestra infancia. En medio de esta ola que trajo de nuevo a la costa a tantos de ellos, volvió la banda numero 1 de nuestros corazones: Los Wyld Stallynz.

Pero, ¿ha valido la pena su regreso? ¿Están mancillando el buen nombre de Los Sementales? Suban a la vieja cabina y lo averiguaremos juntos.

31 años después de su primer aventura, Bill (Alex Winter) y Ted (Keanu Reeves) aun no logran encontrar la canción que unirá a la humanidad y de esa manera cumplir con la vieja profecía que les fue revelada por Rufus (el finado y homenajeado George Carlin). Su éxito se esfumó y ahora tocan donde pueden, siendo la vergüenza de aquellos que no conocen la historia y que no les creen de sus viajes en el tiempo.

Sus esposas, Las Princesas (o Las Bebas para los que  vimos las anteriores dobladas al español) son las que trabajan para mantener a este par de balagardos y agreguen que tienen 2 hijas que son su viva imagen (al menos en la forma de ser): Thea y Billie. Esto ya ha empezando a hacer mella en sus incondicionales mujeres.

En medio de todo esto, son llamados por el consejo de lideres en el futuro, presidido por la esposa de Rufus (Holland Taylor) que les dice que tienen 7 horas para componer y tocar la canción de la profecía o el universo tal y como lo conocemos colapsará, siendo el fin de los tiempos.

Ante tal presión, deciden viajar en el futuro para “tomar prestada” de si mismos la canción. No es plagio porque ¿es posible robarse a si mismo? Pero sin saberlo, por eventos que ocurren, recibirán algo de ayuda de sus hijas. Y ya no diré más porque los spoilers no son cool.

El mayor temor en la época de lo políticamente correcto es que al traer viejas sagas o personajes, estos van a ser o rechazados, revisados (“funados” como es el término de moda) o adaptados a los parámetros actuales. Y es para mi muy grato decir que aquí no sucedió.

Bill y Ted siguen siendo los mismos idiotas (con cariño) de hace 31 años, no han perdido su esencia, aunque ahora por el paso del tiempo han pasado de ser cool a un par de chavorrucos (como muchos de nosotros).

Alex Winter no tendría mucho problema para revivir a Bill, pero Keanu Reeves, después de Neo, John Wick, Constantine, etc. generaba dudas acerca de su interpretación, sin embargo se nota el amor de Keanu al proyecto y al personaje, pudiendolo traer de vuelta con éxito aunque es gracioso verlo actuando de esa manera con su aspecto actual.

“¡PE PE PE PERO TIENEN HIJAS! SEGURO SON FEMINISTAS NO BINARIAS PAÑUELO VERDE MARY SUES ¡AAAAAAAGH! *Espuma por la boca*”

PUES NO. Como mencione antes sus hijas son iguales a ellos, se la pasan todo el tiempo escuchando música, comiendo cheetos tienen mas de 20, aun viven con ellos y hasta se hablan igual. Tantos años de escuchar música les ha dado de manera involuntaria un basto conocimiento de apreciación musical, géneros e historia de la música sin necesariamente saber tocar un instrumento, a diferencia de sus padres. El guión justifica las habilidades de las chicas, tirando por un barranco la idea de las Marie Sue. Y siendo básicamente sus padres pero en mujer, no tocan temas de la agenda actual, dotando a la película de neutralidad en ese aspecto.

Mención aparte es el gran trabajo de casting para ellas. Billie (Brigette Lundy-Paine ) es muy parecida (en momentos idéntica, solo vean el póster) a Ted cuando era joven y  Thea (Samara Weaving), no se parece a su padre (afortunadamente), pero es muy a parecida a su madre, la Princesa Joanna (Jayma Mays) dandole un plus a la cinta. Además la interpretación de ambas es muy buena, cerrando todo el paquete.

El guión de Chris Matheson, guionista de las 2 originales es carente de pretenciones, lleno de referencias a las películas anteriores, por lo que se recomienda verlas antes de ir al cine, rellena de inmediato un aparente hueco derivado de la segunda película, aunque crea algunos huecos menores por lo complejo que es escribir de viajes en el tiempo, además es algo predecible.

Tal vez es por haber visto cine tanto tiempo o por cinismo, pero en los primeros 10 minutos adiviné el climax y final de la película, pero si algo nos ha enseñado esta saga es que no solo el destino, sino el viaje, mientras sea excelente. Eso si, el final se siente muy abrupto.

 

(OJO: HAY ESCENA POST-CRÉDITOS)

Los nuevos personajes no desentonan con el aire retro y son mucho más complejos de lo que aparentan al inicio, aunque sean unos simplones, como Dennis.

El trabajo de dirección de Dean Parisot viene del mismo lugar de donde vino todo lo demás: el amor por la saga. Se nota que se divirtieron haciendo el proyecto (incluso se bajaron sueldos) y eso vuelve más sencilla esta labor, además de estar libre de presiones.

En conclusión, Bill y Ted: Salvando el Universo respeta la esencia de la saga, cierra el círculo después de 31 años y nos lleva a los que crecimos con los Sementales Salvajes a esos tiempos donde no teniamos mayor preocupación que hacer la tarea. O resumido en una palabra:

¡EXCELENTE!

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito a leer:

A 12 años del Death Magnetic, ¿es el albúm mas infravalorado de Metallica?

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario