(C506) Blackwake: el multijugador de acción pirata

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

José de Espronceda escribía por mediados del 1800, la que quizá fue su Magnum Opus con la pluma: La Canción del Pirata, una oda a la bucanería, los navíos y al enorme sudario del mar, que se mece hoy como lo hacía millones de años atrás.

“…Que es mi barco mi tesoro,                                                                                                 Que es mi dios, mi libertad                                                                                                   Mi ley, la fuerza y el viento                                                                                                   Mi única patria la mar…”

Reza una de las estrofas de la célebre obra artística, la cual también fue tomada para una musicalización intacta de sí, a cargo de un grupo de correligionarios de su autor original. Es inevitable que Espronceda y su escritura no se me pasen por la mente al jugar Blackwake, un prometedor juego en acceso temprano de Steam.

Para nosotros los entusiastas de la época de oro de los piratas, han sido pocos los juegos que han dejado un sabor rico en la boca. Talvez el mejor de todos ellos se lo lleva la cuarta entrega de Assassin’s Creed, y precisamente por eso: no era un Assassin’s Creed. Era un simulador de piratería y pillaje en el mar abierto del Caribe, en el que muchos de nosotros vimos pasar a nuestro frente horas y horas de diversión. Incluso para los no tan fanáticos del período histórico en el que estaba ambientado.

Las empresas grandes han dejado un poco de lado lo que estaba en Black Flag; esos fantásticos simuladores de navíos antiguos repartiéndose hierro entre cuantiosas tempestades y olas, llenos de bucaneros borrachos y sudorosos, deseando trocear a alguien con sus espadas o hacerlos morir mediante arteras balas de mosquete o pistolas llaves de chispa. Ha sido tanto así, que hasta la fecha que tengo la oportunidad de jugar Blackwake, me vuelvo a sentir como lo hice cuando jugaba Black Flag, aunque sea por lapsos más cortos que los de la historia de Edward Kenway.

Este juego de desarrolladores indie (dicen los rumores en internet que sólo está siendo desarrollado por la sorprendente suma de dos personas) nada alrededor de la época, enfrentando a dos bandos de 7 o 13 jugadores como la Marina Real, o unos piratas de agua salada. Las antagónicas posiciones de cada equipo, no varían demasiado la jugabilidad de los mismos: cada quien tiene un trabajo que hacer en el navío. Nos encargamos de puntos que engloban muchos aspectos: levantar las velas, izar la bandera, subir al punto más alto del mástil a buscar más naves enemigas, reparar huecos en el barco, usar la bomba de presión para sacar el agua, acomodar los cañones para su próximo disparo… En fin, son cosas que un jugador nada más, nunca podría hacer. Siempre hay una labor que estar haciendo en nuestro barco, siempre hay un puesto o puestos; que ocupan llenarse para ganar la batalla marítima. A excepción del de Capitán del barco, el jugador que tenga ese honor es el único encargado de mover la nave entre las olas. Esto, es Blackwake.

(Me disculpo por la voz de los jugadores, pero es raro encontrar un gameplay de este juego sin gente hablando cada segundo)

Por ende, el trabajo en equipo y la comunicación son más que vitales si queremos tener una experiencia buena al jugar el título. Aquí, no venimos a hacer los quickscopes 360 1v5 ni mucho menos a jugar del héroe, sino que el barco que ocupamos es una enorme máquina de Guerra que debe estar a su tope de funcionalidad siempre. También, si resultase que nuestro capitán es un inútil, el resto de la tripulación puede optar por amotinarse y devolverlo a los bajos rangos a limpiar cañones o reparar velas… Mejor que caminar por la plancha o ser fusilado, claro está.

La explicación de arriba suena casi académica, pero que esto no signifique que el juego no goce de su buena dosis de diversión. Las partidas son frenéticas, y ya sea que duren sus 20 minutos o sus 5, cada una es bastante divertida de experimentar. Hay partidas en las que lo primero que se hace es embestir al barco enemigo para matar su tripulación, abordando al propio estilo de la infame época; mientras que en otras son batallas a distancia donde el menor error al cargar o apuntar un cañón nos puede entregar a las fauces del inmisericorde océano.

Sin embargo, no es un videojuego que pasaría horas de horas jugando, al contar únicamente con un modo de juego. Pero bien es cierto que el juego se reinventa poco a poco, y es muy posible que en el futuro se expandan sus modalidades un poco más. Para ser desarrollado por dos personas, es una entrega bastante prometedora.

Blackwake está disponible en la plataforma digital Steam por $19.99.

¿Listos para hacerse a la mar, grumetes? Dános tu opinión sobre el juego en nuestras redes oficiales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

¡Qué emoción! (algo que nadie diría):

(C506) ¡Se filtra el trailer de Battlefront 2!

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.