(C506) Caso de Oculus Rift acumula un pozo de $4 billones

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

“Si pudieron haberlo construído, ¿por qué se apropiaron?”

Anthony Sammi, defensor de ZeniMax

Con esas palabras se refirió el abogado de ZeniMax, Anthony Sammi, durante los argumentos de cierre llevados a cabo el 26 de enero, donde el litigante encargado de representar a id Software y Bethesda solicitó a un jurado de Dallas fallar contra Facebook y acreditar $2 billones en compensación y otros $2 billones en daños punitivos.

El abogado de Oculus (Beth Wilkinson) refutó al mismo jurado que la demanda de ZeniMax solamente se encontraba apoyada por verguenza, celos e ira, no por hechos.
Ya rayando las 3 semanas del caso ZeniMax v. Oculus se acerca a su fin, ambas partes han expuesto sus argumentos de cierre. Los mismos, servirán para enmarcar lo que el jurado deberá considerar a la hora de tomar una decisión que podría costar $4 billones y otorgar legitimidad a quién verdaderamente desarrolló la tecnología detrás del headset de Oculus Rift VR.

Nos encontramos acá porque la defensa robó algo muy valioso,” dijo Sammi a los jueces, intentando sacar a relucir todo el ardid y, de paso, proclamando como una fantasía la historia que el cofundador de Oculus, Palmer Luckey, desarrolló el Rift por cuenta propia. Desprendido de este argumento, Sammi, remata exponiendo que el cofundador de id Software, John Carmack fue instrumental para la elaboración y creación del aparato.

Su argumento hace peso en el hecho de que Carmack fue un componente esencial para el éxito de Oculus. Mientras Luckey era un simple aficionado y no un experto en software alega Sammi, lo cual deja el desarrollo del kit software de Oculus en las manos del resto del equipo en Oculus. Esto basado en e-mails entre los ingenieros de Oculus y Carmack, la conclusión que Sammi produce a partir de esto, es que Carmack, una vez más, hace contribuciones vitales al núcleo de lo que convierte al Rift en una experiencia tan deseable en la Realidad Virtual.

John Carmack, CTO de Oculus

Sammi siguió adelante con la idea de que si la información necesaria para hacer una verdad la realidad virtual que estaba disponible en las bibliotecas y con los recursos en línea, entonces un montón de otras empresas estarían haciendo lo mismo. Esto significa que, Sammi dijo al jurado, la funcionalidad final del código de Oculus tenía que venir de algún lugar – y que en algún lugar estaba la tecnología de Carmack y ZeniMax con la plataforma de pruebas del Rage VR y Doom 3 BFG Edition, lo cual es una violación del acuerdo de no divulgación firmado por Luckey.

Sammi de igual manera, revisitó el testimonio del experto forense Andrew Rosen. Las computadoras habían sido borradas de toda su información apenas tres minutos antes que se les hiciera una imagen para este caso por recomendación de los abogados de Oculus en un mensaje. Esto se auna a los mensajes del cofundador de Oculus Brendan Iribe, instando a no usar comunicación vía e-mail debido a que estos son “permanentes” y a su intercambio con el CEO de Facebook anterior a su deposición, todo esto expone Sammi, muestra confabulación y destrucción o al menos ofuscación de la evidencia y en el caso de Zuckerberg, gran neglicencia por consolidar un negocio multibillonario en cuestión de 3 días.

Palmer Luckey, cofundador de Oculus

Asimismo, el abogado de ZeniMax detalla una lista de daños, donde de acuerdo a las tabulaciones variables del experto en daños Daniel Jackson, podrían ir de los $1.33 billones hasta unos $2 billones, a lo cual también habría que sumársele daños compensatorios que dispararían las deuda a un total de $4 billones.

Seguidamente, Wilkinson (abogada para Oculus) tomó la palabra siendo su cierre igual de convincente. Su argumento inicial fue una llamada a la decencia por parte del jurado, increpando a ZeniMax por subestimar a la defensa y sus testigos por ofrecer testimonio contradictorio durante la contra interrogación. “Están celosos, están molestos y están avergonzados” dijo, y pasando a citar a los demandantes llamando a Oculus un grupo de “payasos” y calificando a la Rift de “estúpido”.

Transcripción de argumentos de cierre

Encima de eso, Wilkinson trae a colación el hecho de que ZeniMax nunca valoró la realidad virtual, eso incluído sus propios secretos de mercado, y falló en hacer un reclamo oportuno para el uso de su tecnología. De igual manera, llamó al CEO de ZeniMax, Robert Altman, una persona centrada en juegos AAA y la catalogó como “una estrategia miope” donde la Realidad Virtual nunca sería tomada como algo viable, un correo en particular de Altman en noviembre de 2013 apoya el hecho de que intentos pasados de exponer al consumidor la Realidad Virtual habían fracasado y este intento no iba bien encaminado.

Aún así ZeniMax, de acuerdo con la defensa, había sabido todo acerca de lo que pasaba en las oficinas de Oculus desde un comienzo. Un e-mail fechado en enero del 2013 de Carmack urgía a ZeniMax liderar la inminente ola de Realidad Virtual que se aproximaba, pero ZeniMax insta a Carmack a concentrarse en Doom 4. Por esa época es cuando el president de Bethesda Vlatko Andonov también envía un e-mail apresurando al entonces presidente de IT de id Software, Toff Hollenshead, a distanciar el studio de Oculus, dado que el proyecto podría fallar.

De los dos empleados de ZeniMax, que los demandantes llamaron al estrado, ni Altman ni el Director de Creación de Software Id Tim Willits son expertos en VR. Willits, de hecho, declaró que no escribió una sola línea de código en id Software, y Altman dijo: “No soy una persona técnica“. Esto llevó a Wilkinson a implorar al jurado para que sopesara la credibilidad de los testigos, incluyendo los testimonios a menudo problemáticos ofrecidos por los expertos en informática de Altman y ZeniMax David Dobkin y Michael Gleicher. Ella citó las muchas veces que el Juez de Distrito Ed Kinkeade tuvo que interferir en la contra examinación de la defensa y obligar a los testigos a dar una respuesta directa.

Foto del desarrollo del juicio

La defensa cerró con un conjunto de respuestas a las acusaciones de ZeniMax. La experta forense Barbara Frederiksen-Cross no encontró pruebas de “copiado” en el código Oculus. Ambos Carmack y Hollenshead declararon que Oculus nunca obtuvo ningún código fuente real para la plataforma de pruebas del Rage VR o Doom 3 BFG Edition. Los primeros ingenieros de Oculus declararon que nunca vieron ningún código fuente de Carmack o confirmaron que su código se desarrolló independientemente. Y cada componente de secreto comercial (como la corrección de aberración cromática, modelado de cabeza y cuello) ya era público, conocido y tenía diferentes soluciones dentro de la industria.

El veredicto se prevé estará listo para esta semana.

Fuente: Polygon

Menténte conectado con las redes sociales de C506 para más información:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Y si quedaste con ganas de leer:

[urlpreviewbox url=”https://www.collectible506.com/c506-mr-nakamura-el-padre-de-pacman-muere-a-los-91-anos/”/]

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.