(C506) Comic, El Noveno Arte: Akira… de Katsuhiro Otomo

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Hola Estimado lector, en esta semana continuaremos explorando y recomendando otro título que se antoja imperdible en cualquier colección de fanático del noveno arte. En esta ocasión hablaremos de la obra maestra de Katsuhiro Otomo (Nacido en 1954 en la prefectura de Miyagi en Japón.) La multipremiada AKIRA.

Akira se publicó entre los años 1982 y 1990. Curiosamente, el manga concluyó dos años después que la película homónima (de 1988) que adapta esta historia, dirigida por el propio Otomo.

Inicialmente fue serializada en las páginas de Young Magazine, una revista de manga seinen y luego fue recopilado en seis volúmenes tankōbon por su editor Kodansha entre 1984 y 1991. Fue publicado en los Estados Unidos por Marvel Comics bajo el sub-sello de Epic Comics, convirtiéndose en uno de los primeros mangas en ser completamente traducido al inglés. Actualmente es publicado por Kodansha Comics en Norteamérica. El arte de Otomo se considera excepcional y un punto de inflexión tanto para el autor como para el manga. Akira también es famoso por generar la adaptación cinematográfica de anime cyberpunk de 1988 del mismo nombre.

¿De qué trata Akira?

Podemos decir que la historia es mas que la suma de sus partes y una simple sinopsis no alcanza a describir la complejidad de la historia, pero haremos el esfuerzo… Lo demás depende del lector, si desea leer (o releer) para entender que la hace tan especial, y relevante, aún después de tantos años.

Tras una hecatombe nuclear que destruyó la ciudad de Tokio, unos años atrás,  estamos en el año 2019 (2030 en la versión norteamericana) en la ciudad de Neo-Tokio, construida sobre las ruinas de aquella. Kaneda, el protagonista, junto a Tetsuo y otros amigos, forman una banda de moteros que no son más que un reflejo del caos en el que vive la ciudad. 

La trama comienza cuando Tetsuo tiene un accidente al intentar evitar chocar con un niño extraño que aparece en medio de la carretera. Esto hará a Kaneda conocer a personajes como Kay, Chiyoko o el Coronel, entre otros muchos, que le van a llevar a descubrir un proyecto secreto de experimentos de niños con super poderes.

Además, supondrá el primer paso de la caída de Tetsuo, el verdadero personaje con peso dramático en la historia. Y todas estas tramas llevan a un mismo misterio: ¿Quién es Akira?

La trama se vuelve frenética casi de inmediato, no hay muchos  momentos de descanso. Aunque parezca increíble, la historia no para de explotar (figurada y literalmente) una y otra vez.

Así se siente Akira, es como un paseo febril en motocicleta alimentado por la ultra violencia callejera y las drogas de las peligrosas pandillas juveniles de Neo Tokio. La sensación que no te puedes quitar de la cabeza es que Katsuhiro Otomo tenía muchas ideas pensadas, pero no una trama concreta. La propia historia le iba llevando, al más puro estilo de Jack Kirby en el Cuarto Mundo (más que un concierto planeado, se siente como un recital de Jazz.)

De hecho, el propio Otomo tuvo muchas dudas sobre cuál iba a ser el final de Akira, por eso el de la película y el del cómic son tan distintos.

Neo-Tokio y el mundo post apocalíptico que nos presenta es un lugar horrible. Lleno de escombros, drogas, delincuencia, abusos de poder. Hay experimentos en niños, vidas destruidas, corrupción gubernamental, mentiras y fanatismo. 

Es un universo lleno de psicodelia y de ciencia ficción.

Sus personajes no son ni buenos, ni malos; ni blancos, ni negros… más bien viven y se comportan en una compleja gama de ambiguos grises. Impulsados por los más simples instintos y las mas bajas pasiones humanas.

El éxito universal de esta obra no es una coincidencia, Otomo procuró que su Akira fuera accesible tanto para el publico oriental como para el occidental. Desde su lanzamiento el formato guardaba ciertas similitudes con el formato de grapas americanas.

Rápidamente fue publicada en Estados Unidos, a todo color (realizado por el maestro Steve Oliff, quien desarrollo específicamente para esta obra un programa de coloreo por computadora) y con un sentido de lectura occidental, por deseo del propio autor, que quería llegar a este público. El hecho de que Akira fuese probablemente, el primer manga que fue todo un fenómeno en occidente, no es solo cuestión de formatos.

El dibujo de Otomo ayuda mucho. Los diseños de sus personajes, en este ambiente cyberpunk post-apocalíptico (aunque la atmósfera es bastante más cyberpunk en la película) se volvieron enseguida, parte del imaginario colectivo y (junto con cintas como Mad Max 2) referente para el género. No todos han visto o leído Akira, pero la gran mayoría conoce la moto o la chamarra roja de piel  de Kaneda.

El estilo de Otomo es una mezcla perfecta entre la narrativa y estética japonesa, la americana y obviamente la europea, el nivel de detalle de algunos paneles nos recuerdan muchísimo al trabajo de  Moebius o Geof Darrow.

Y usted estimado lector ¿ya tuvo la oportunidad de leer (o releer) esta obra considerada por muchos como una de las mejores producidas en Japón? Mi recomendación es que si no lo ha hecho, aproveche y lo haga ya que en toda Latinoamérica se encuentra recopilada en seis tomos y aún a la venta. Leerla será toda una experiencia. Como siempre, su opinión es lo más importante. Esperamos sus comentarios.

Te invitamos a seguir a C506 en sus distintas redes:

Página de Facebook:C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito a leer:

(C506) Escena Otaku: Noticias Semanales

 

 

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario