(C506) Creepypasta de Un Show Más (Regular Show)

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Al día de hoy, me sigo preguntando si lo que estoy a punto de revelar ocurrió en verdad o fue una jugarreta de mi desgastada mente, una pesadilla con los ojos abiertos que me aterró a tal punto de no poder dormir, de sentirme agobiado con el simple hecho de recordarlo o de querer escapar por una puerta falsa.

Fue hace un par de años. Estaba cursando los últimos años de la carrera y las entregas de trabajos finales siempre eran un martirio. Había días en los que sólo llegaba a dormir dos o tres horas o definitivamente no dormía por hacer los trabajos y estudiar para los exámenes; así que para lidiar con aquellas maratónicas noches, preparaba una enorme jarra de café negro, compra todas las bolsas de dulces y chocolates que podía y me encerraba en mi habitación mientras escuchaba música, a volumen considerable, para no despertar a mi familia.

Octubre agonizaba, pero mi memoria me traiciona y no recuerdo el día exacto. Me senté a hacer un trabajo para la materia más exigente desde las 8:00pm y, cuando miré el reloj, faltaban diez minutos para las 2:00am. Mi cabeza se sentía atrofiada, como si mis neuronas estuvieran haciendo corto circuito. Sentía el estómago irritado por el café y las golosinas y mi espalda me dolía. Detuve la música y encendí el pequeño televisor que tenía en mi habitación.

Cambiaba de canal buscando algo de distracción para despejar mi mente y después seguir trabajando. Creí que no había nada interesante hasta que sintonicé Cartoon Network. En ese momento, estaban transmitiendo Un Show Más (Regular Show); siempre he sido un gran entusiasta de las animaciones y esa serie era de mis favoritas. Por aquel entonces, ya había visto todos sus episodios  y cuando uno nuevo se estrenaba no me lo perdía por nada. El episodio emitido en aquel momento ya lo había visto, desde luego, pero lo disfrutaba aun así.

Poco a poco, el dolor de cabeza y la fatiga acumulada hacían que mis ojos se sintieran pesados y se cerraran. Me dormí aunque no por completo, pues estaba tan preocupado por aquel trabajo que no podía darme el lujo de sucumbir a mi deseo de descansar plenamente.

Entre sueños, escuché el inicio de un nuevo episodio. Abrí sólo mi ojo derecho para saber qué capítulo era, y terminé abriendo ambos ojos ante el sobresalto de descubrir que era uno que nunca había visto, llamado Benson’s Fall (La caída de Benson).

¿Cómo era posible que no supiera de la existencia del ese episodio? Supuse entonces que quizá con tarea y estudios en los días pasados, pasé por alto su estreno. Me incorporé y puse toda mi atención en el televisor.

El episodio comenzaba con Benson reuniendo a todo su equipo de trabajo como siempre, delegando tareas y coordinando todo con diligencia. Al final de la reunión, Mordecai y Rigby le preguntan a su jefe qué tarea tiene para ellos, a lo que Benson responde que es algo muy importante y les pide seguirlo hasta una bodega. En ella, Benson les muestra un par de podadoras montables recién adquiridas. Les encarga podar todos los jardines del parque con ellas, advirtiéndoles al par de amigos no perder el tiempo por ahí y evitar descomponer las podadoras, pues le resultaron bastante caras, tan es así, que uso parte de su propio dinero para pagarlas.

No pasa mucho tiempo hasta que Rigby reta a Mordecai a una carrera de podadoras quien acepta un poco inseguro ante la advertencia de Benson. La carrera va dejando destrozos por todo el parque, provocando incidentes y situaciones graciosas. El juego termina cuando la pareja choca sus podadoras contra un árbol, haciendo que a Mordecai se le atore el pico en el tronco y que Rigby salga disparado de manera aparatosa. Mortecai consigue salir de su trampa y comienza a buscar a su amigo.

Hasta este momento, el episodio había fluido de manera normal, sin cosas extrañas, sin ninguna irregularidad en argumento o animación, incluso las voces de los personajes eran las mismas; sin embargo, todo se distorsiona en el momento en que Mordecai encuentra a Rigby.

El pequeño mapache yace detrás de un arbusto con el brazo roto. La herida es demasiado visceral, demasiado gráfica para el tipo de contenido que suele verse regularmente. La sangre, a pesar de mantener la misma línea de animación, brota de manera realista. De igual manera, la expresión en el rostro de Mordecai era inquietante. La voz del actor de doblaje no estaba coordinada con lo que decía el personaje, se oía diferente y tartamudeaba mucho; pareciera como si ni siquiera el mismísimo actor se esperara lo que estaba pasando al momento de grabar la toma.

Justo cuando Mordecai se arrodilla a ver si Rigby se encuentra bien, hay un corte de escena abrupto, igual a cuando falla la edición. Ahora, vemos a los demás personajes y visitantes del parque viendo las podadoras chocadas en el árbol. Papaleta se veía muy aterrado, mientras Skips decía que eso haría enfadar mucho a Benson. De entre la muchedumbre aparece Benson preguntando: ¿Qué me va a molestar?,  y es cuando ve el accidente. El rostro de furia en él es anormal, ya no sólo para la serie, sino para cualquier tipo de animación. Una furia enfermiza y siniestra.

Musculoso hace un comentario hilarante, como suele hacerlo. Benson lo mira de reojo y, de la manera más cruda posible, le dispara en el rostro, aterrando a todos y disipando a la multitud.

Skips le grita a Benson: ¿Estás demente? ¡Acabas de dispararle a Musculoso justo en la cara, amigo!, y así como sucedió con Mordecai, la voz de Skips se oía temblorosa y temerosa. Benson lo mira y entre risas desquiciadas y voz extraña le dice: ¡Sí! ¡Justo en la cara! ¿No es así? Lo hice justo así y le dispara también en el rostro. La sangre de Skips cae en el rostro de Papaleta, quien está en un notable estado de shock, inmóvil y llorando. Benson se acerca a él y lame la sangre grotescamente al tiempo que se logra escuchar la voz del actor de Papaleta susurrando ¿Qué demonios está pasando aquí?

Hay más cortes abruptos de escenas que pasan a gran velocidad y sin dar tiempo de distinguir algo. Recuerdo haber visto a Benson correteando a Mordecai sosteniendo la cabeza cercenada de Rigby y escenas estáticas de los cadáveres de Skips y Musculoso llenos de gusanos y en avanzado estado de putrefacción.

En el último corte la noche ya gobernaba el cielo con cierta aura oscura. Benson camina de espaldas al espectador. Lleva una enorme bolsa negra de basura que deja un rastro de sangre. Se escuchaban unos sollozos que me estremecían y me congelaban. Los sollozos se convertían en largos y profundos lamentos insoportables de oír, acompañados de unas risas que calaban los huesos. El caminar de Benson se vuelve errático y cada vez más lento. Deja la bolsa detrás mientras sigue avanzando hasta caer arrodillado. Los sollozos y las risas callan de golpe y por diez eternos segundos. Benson voltea al espectador gritando. Su rostro luce demacrado y los ojos están completamente en blanco. Yo  no fui capaz de soportar tal escena, así que intente apagar el televisor. La manera en la que mis manos temblaban me impedía sostener el control remoto y apagar la pantalla. La desesperación se apoderaba de mí y no sabía qué iba a suceder.

Sin más, la escena se corta y todo se tiñe de negro. Hay estática por algunos segundos para luego mostrar una imagen de Cartoon Network en donde se veían personajes de Hora de Aventura, Un Show Más y demás series debajo del logo del canal acompañados de la siguiente frase:

Cartoon Network se disculpa por las fallas en su señal. En breve, continuaremos con la programación.

(Usted no ha visto nada)

Todo lo anterior musicalizado con el tema principal de la serie El increíble mundo de Gumball. Luego de breves momentos con esa imagen, inició un nuevo capítulo de Un Show Más, esta vez, uno que ya conocía.

No sabía exactamente qué pesar o sentir. No podía creer lo que acaba de ver y no me sentía para nada cómodo con el televisor encendido.

Tan rápido como pude, tome mi laptop y comencé a buscar en Internet el capítulo. Quería saber qué estaba pasando. Quería una referencia, un video, una imagen, un creepypasta, cualquier cosa que me ayudara a no sentir que todo había sido producto de mi imaginación, que me demostrara que en verdad sucedió. Algo que me alejara del umbral de la locura.

Cuando tecleé el nombre del episodio en el buscador, la página comenzó a tener un fallo como cuando se busca Zerg Rush en Google, impidiéndome encontrar algo. Fue entonces que sonó la notificación de que me había llegado un nuevo correo electrónico de alguien que se hacía llamar “CNRSF”.

Al abrir el correo, la pantalla de mi laptop se oscureció y sin previo aviso, brincó ante mí la misma imagen que había visto en la televisión: los personajes de Cartoon Network con la música de Gumball de fondo; sólo que, esta vez, el fondo era rojo sangre, los personajes no tenían ojos con el contorno ensangrentado y la música sonaba más lenta y con tonos más graves y ciertamente más tétricos y el mensaje “Usted no ha visto nada” con letras enormes y negras.

Mi laptop se apagó. Creí que se había descompuesto. Todo era demasiado confuso para mí en ese momento. Prendí el aparato esperando que funcionara, pero en verdad, esperaba no volver a ver aquella imagen. La laptop prendió con normalidad y sin ninguna falla aparente. Revisé la bandeja de entrada de mi cuenta, pero el correo de CNRSF había desaparecido. No estaba en spam ni en los correos eliminados. Cuando revisé el historial de búsquedas de mi explorador, no vi el nombre del episodio. Parecía que nunca hubiese buscado nada al respecto. No me atreví a volver a buscar, sólo me limité a apagar todo, recostarme en la cama y mirar al techo, totalmente inerte y sin poder dormir.

Las semanas siguientes fueron desgastantes. Durante el día, venían a mí fugaces recuerdos de lo ocurrido. Durante la noche, las imágenes vistas se materializaban frente a mis ojos con cada parpadeo. Cada que entraba a la casa y mi hermana menor estaba viendo aquellos programas, yo me sentía muy nervioso y seguía caminando sin detenerme. Incluso, cuando pasaba frente al televisor, podía ver la mirada de los personajes siguiendo mis pasos.

Así han sido los últimos años. Mi salud está considerablemente deteriorada. Mi familia y amigos han intentado todo por hacerme sentir bien, preguntando qué fue lo que pasó, pero yo no digo ni una sola palabra, no por temor a su probable incredulidad, sino porque ni siquiera yo sé qué fue lo vi. No me atrevo a narrar ninguno de los horrores que viví porque no creo que existan las palabras exactas para hacerlo.

Mi trauma es insoportable. No puedo llevar una vida normal desde entonces. Temo por mi salud mental. Temo cometer una estupidez. Es por eso, que decidí escribir esto con la intención de poder compartirlo con el mundo y esperando a alguien allá afuera que me diga que también lo vio, que todo es cierto, que no estoy sólo en esto.

Mientras escribo y me preparo para publicarlo, en el televisor a mis espaldas, comienza a sonar el tema de Gumball con las risas y los sollozos. El gran problema es que, desde lo ocurrido, no he encendido el televisor. En la laptop, suena de manera descontrolada la notificación de un nuevo correo electrónico, creo saber de quién es.

No sé qué vaya a pasar cuando este escrito sea publicado, sólo espero que mi historia sea escuchada y que, si llegan a ver un episodio de Un Show Más llamado La caída de Benson, lo eviten a toda costa. Quiero que esto acabe pronto, sea como sea. Ya no puedo más.

Ahora, la pistola que descansa sobre mi escritorio, luce más reconfortante que nunca.

¿Qué opinas de esto? No olvides compartir tus ideas con la comunidad de C506 y difundir este y todos los artículos con tus contactos. Cada día hay información nueva e interesante de la comunidad Geek.

Mantente al día de todas las noticias de nuestra comunidad sólo en C506. Aquí están los zeldas:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

¡Conoce a C506! Lee este artículo que podría gustarte:

Todos los caminos llevan a Roma… O a San Diego Comic Con

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario