(C506) ¿Cuál es el problema de ‘Iron Fist’?

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Dejemos algo claro desde el principio, ‘Iron Fist’ no es una mala serie, su principal obstáculo es tener que cargar a sus espaldas con el éxito de tres producciones previas de la misma casa. Y si Luke Cage apenas pudo salvarse de la crítica con su increíble ambiente y música, la serie encabezada por Finn Jones la tiene aún más difícil.

Así que, para evitar comparaciones injustas, hablaré del Puño de Hierro sin involucrar los logros de sus predecesores, esperando así pintar una imagen más clara de lo que la serie tiene para ofrecer (las menciones que se hacen durante la historia a dichas producciones son asunto aparte).

Danny Rand protagoniza la historia y en los primeros episodios parece inspirado en el amigo hípster que no para de hablar de yoga. Recién llegado del místico K’un-Lun a la ciudad de Nueva York, harapiento y sin zapatos por alguna razón, la introducción cuenta una historia de supervivencia que pudo ir al grano desde el primer episodio, pero es alargada hasta el cuarto. Los espectadores estamos hartos de las historias de origen, sobre todo si no están bien contadas. Si puede hablarse de un punto bajo en toda la temporada, es en el inicio.

Contar una historia en Nueva York no es algo nuevo, y las escenas cobran vida en un ambiente mayormente corporativo, pent-houses y rascacielos con tonos grises. En un momento de suma frustración, nos muestran a Ward Meachum (antagonista y adicto) haciendo dos viajes en elevador y caminando lentamente por un pasillo enorme durante tres minutos con el objetivo de generar suspenso. El experimento obviamente no funciona, una y otra vez nos transportamos de una oficina a otra, deseando con todo nuestro ser un cambio en la escenografía. Cuando por fin salimos del edificio, Rand y el protagonista viajan a un dojo de artes marciales, caemos de nuevo en la trampa al pensar que habría más kung-fu y menos exposición.

La extraña producción hace que el niño rico entrenado por monjes de los Himalaya sea menos interesante que los problemas de Colleen Wing, la sensei del dojo, o la familia Meachum, con sus problemas de familia millonaria disfuncional. Me encontraba a menudo preguntándome que estarían haciendo personajes secundarios, en lugar de prestar atención a las juntas corporativas en las que Danny muestra su antagónica visión de negocios. La historia pierde demasiado tiempo introduciendo a los personajes, y como consecuencia, el nudo en la trama se siente apresurado, y es difícil seguir el hilo de la red de conspiraciones que los antagonistas tejen durante los trece episodios.

‘Iron Fist’ es como un libro entretenido, con una introducción aburridísima y larga que, de sobrevivirla sin quedarte dormido, – por ahí del punto medio de la serie – descubrirás que a la mitad del capítulo 5 estás interesado en la historia. Las escenas de combate son escasas si tomamos en cuenta que es una serie de peleadores místicos, pero están bellamente ejecutadas, la coreografía deja ver la dedicación que se puso en cada movimiento; es curioso que estas escenas sean donde el protagonista destaca en su actuación, pues mantiene la boca cerrada la mayor parte del tiempo. Desafortunadamente, el combate no se salva del escenario de oficina, algunas de las peleas se llevan a cabo en estrechos pasillos de los edificios corporativos y es difícil apreciar lo que está pasando.

Para no entrar en territorio de spoilers, solo diré que todos los personajes que formarán parte de los Defenders son mencionados en la serie, y si no pones atención al diálogo puedes pasar por alto las referencias, además de hacer mención al famoso “incidente” –palabra que utilizan en todas las series para referirse a los eventos de la primera película de los Avengers– Quien no se salva de aparecer en todas las historias es Claire Temple, la enfermera que parece siempre por casualidad involucrarse con los héroes, su actuación es siempre consistente y es un personaje muy carismático, nos agrada verla de vuelta ahora sacando de apuros al Puño de Hierro.

‘Iron Fist’ es una serie que te pedirá paciencia al inicio, y ese es su principal problema, pues es posible que pierdas el interés antes de llegar al punto donde la acción y la trama empiezan a tomar fuerza; los fans de Marvel no tendrán problema en encontrar algo que sea de su agrado en esta producción, y si no lo eres te recomendaría comenzar con alguna otra en el catálogo –Daredevil, por ejemplo–.  Aún así, en mi opinión la crítica ha exagerado al calificarla de manera tan negativa, si bien ‘Iron Fist’ está lejos de ser la mejor de las cuatro producciones de Marvel en Netflix, se las arregla para introducir al último de los Defenders de una manera decente, así como a villanos que posiblemente les darán en el futuro a un enemigo en común.

Síguenos en redes:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

¡Recuerda suscribirte a nuestro boletín semanal!

Sígue leyendo, checa el nuevo trailer de X-Men:

(C506) Marvel nos presenta un nuevo trailer de X-Men ResurrXionCollectible506 | Collectible506 Los X-Men vuelven, Marvel Cómics quiere recuperar la esencia de los X-Men volviendo a sus raíces. https://youtu.be/tUB0osYVJiY Marvel ha lanzado el primer y

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.