(C506) El engaño de China al descubierto: Wuhan estaba infectado desde meses antes

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

NBC News tuvo acceso a documentos confidenciales que daban cuenta de que el sistema sanitario de Wuhan, el epicentro de la pandemia del coronavirus, ya estaba colapsado desde noviembre de 2019.

A fines de diciembre, cuando China anunció por primera vez la existencia del brote de COVID-19, los funcionarios del país tenían muy claras algunas cuantas cosas: la mayoría de los pacientes contagiados con coronavirus habían estado expuestos en un mercado de alimentos en Wuhan, la ciudad que aún es el epicentro del brote.

La información llegó a poder de los analistas por medio de comunicaciones interceptadas pero sobre todo con imágenes que mostraban un incremento sostenido en los centros de salud de aquella ciudad. Los reportes, de acuerdo a ese medio independiente, no fueron formalizados por falta de material concluyentes por lo que no fueron transmitidos a la Casa Blanca, situación que confirmó el Departamento de Defensa de los Estados Unidos en una comunicación hecha en la noche del jueves.

¿Por qué lo ocultó?

El primer caso ocurrió el 12 de diciembre, de acuerdo con las autoridades sanitarias. Para aquél entonces, no existió evidencia clara de transmisión de humano a humano, lo que significa que el virus aún no se había propagado de persona a persona para esa fecha. Por ello, las evidencias nos mostraron en ese momento que las personas podrían haberse enfermado directamente de los animales en el mercado. El inesperado brote del virus nunca hizo pensar a los expertos en salud se propagaría con tanta rapidez por el mundo, y mucho menos, que iba a ocasionar tantas muertes.

Fue el diario South China Morning Post el que mediante una investigación periodística contradijo la información oficial del régimen e indicó que la fecha exacta en que ya se conocía la existencia del nuevo virus era en verdad el 17 de noviembre. Recién el 31 de diciembre una agencia internacional pudo conocer que una nueva cepa estaba haciendo estragos en China.

“Expertos chinos están investigando un brote de enfermedad respiratoria en la ciudad central de Wuhan que algunos ven relacionado con la epidemia del SARS de 2002-2003”.

Decía el informe de The Associated Press.

En enero, la revista científica The Lancet publicó un estudio para ayudarnos a entender por qué los expertos en salud fallaron en sus pronósticos sobre esta pandemia mundial. Los autores, quienes son investigadores y médicos chinos que trabajan en Wuhan, pintaron un retrato muy diferente de los primeros días del brote. Ellos incluso, sugieren que el virus, y su propagación entre los humanos, despegó semanas antes de lo que informaron los funcionarios chinos.

Las mentiras del regimen

Las primeras víctimas del ocultamiento que hizo Beijng sobre el nuevo brote virósico que afectaba a una población neurálgica de aquel país fueron los propios chinos, quienes se vieron imposibilitados de obtener la información necesaria para proteger sus vidas. Recién el 23 de enero, casi tres meses después de que surgieran los primeros casos, el régimen central ordenó el aislamiento absoluto de Wuhan y su entrada en cuarentena. Ya era tarde, el virus había comenzado a expandirse al resto del planeta.

El primer paciente conocido no tuvo exposición al mercado y esa persona se enfermó el 1 de diciembre, casi dos semanas antes de lo que las autoridades sanitarias de Wuhan habían sugerido sobre el primer caso.  El estudio también informa:

“No se encontró ningún vínculo epidemiológico entre el primer paciente y los casos posteriores“.

Esto indica que la propagación del virus en Wuhan probablemente ocurría desde meses antes. Así, los investigadores creen que existieron dos posibilidades de contagio en Wuhan:

“Si no se infectaron en el mercado: se infectaron de un animal que tenía el virus. En segundo lugar, se infectaron de otra persona, por lo que ya había propagación de persona a persona“.

China minimizó deliberadamente la emergencia de salud, como lo hizo durante el brote de SARS de 2003. En aquel entonces, China fue muy criticada por reaccionar lentamente, retener información sobre el brote durante demasiado tiempo y poner a la economía por delante.

Las nuevas informaciones de inteligencia confirmarían lo que muchos creen: que de haberse conocido de inmediato la información referente al nuevo virus, la comunidad internacional hubiera podido combatir con mejores herramientas al brote que ya es pandemia y se cobró la vida de más de 100 mil víctimas alrededor del mundo y paralizó la economía de manera brutal.

¿Que esperas para seguirnos en nuestras redes sociales?

Facebook: C506
Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
Youtube: YouTube.

Te invito a leer:

Laboratorio chino avanza en segunda fase para prueba en vacuna contra covid 19

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario