(C506) El Trágico Final de las Vidas de Carrie-Leia en 3 Actos

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Primer Acto-Comienza el Camino

1977: una joven actriz americana llamada Carrie Fisher, está a punto de ver el estreno de su segundo largometraje cinematográfico. Anteriormente había trabajado en una sola película para el cine llamada Shampoo (estrenada en 1975), y en una película para televisión de 1969, con una pequeña participación. La actriz de apenas 20 años de edad en ese momento, sueña con una brillante carrera como actriz; sus genes la favorecen, no por nada es hija de la famosa y consagrada actriz de Hollywood, Debbie Reynolds, y del famoso cantante Eddie Fisher.

En esta segunda película para el cine, Carrie protagoniza por primera vez, pues el suyo es el único personaje protagónico femenino en una historia en la que predominan los protagonistas masculinos. Sin embargo, lo que sería un gran avance para una actriz que apenas comienza su carrera, quizás no lo sea tanto, pues se trata de una película “rara” de aventuras y ciencia ficción, por la que en principio no apuesta mucha gente, y que unos cuantos de los que tienen conocimiento del proyecto creen que va a pasar sin pena y sin gloria, como una más de muchas películas de ciencia ficción que son rápidamente olvidadas. La película se llama “Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza”, aunque originalmente se conocería simplemente como “Star Wars” (o “La Guerra de las Galaxias” en el mundo hispano).

En una galaxia muy, muy lejana… la princesa y miembro del Senado Imperial Galáctico Leia Organa, del planeta Alderaan, realiza un viaje en la nave espacial Tantive IV. Leia es una de las cabezas visibles de la oposición política al gobierno dictatorial y absolutista del Emperador Palpatine, y también es en secreto una de los líderes de los rebeldes que luchan para derrocar al Emperador en la Guerra Civil Galáctica; precisamente en ese viaje la senadora, princesa y líder rebelde transporta una información vital, los planos secretos de una poderosa arma de destrucción masiva que está siendo construida por el Imperio Galáctico, y que al estar operativa podrá reforzar el control del Emperador sobre la Galaxia y ayudarlo a aplastar la rebelión, al tener el poder de destruir cualquiera de los planetas de la Galaxia. Con esos planos los rebeldes esperan poder encontrar la forma de destruir esa arma, llamada “Estrella de la Muerte”.

Pero la nave de Leia es interceptada y asaltada por fuerzas imperiales, por los temibles Stormtroopers, que masacran a los guardias de Leia. Al frente de ellos está el siniestro y aterrador Darth Vader, mano derecha del Emperador, que apresa y tortura a Leia para obligarla a revelarle el destino de los planos… pero lo que parecía el fin de Leia, es solo el comienzo de un largo viaje, de una aventura prolongada en la que Leia unirá su destino a otros personajes y juntos librarán una lucha épica contra el Lado Oscuro, para derrocar al Emperador y restablecer la República Galáctica.

Segundo Acto-Luces y Sombras en la Travesía

1977-2015: sorprendentemente la película en la trabajó una jovencita Carrie Fisher se convirtió en un éxito gigantesco y espectacular en todo el mundo; con lo cual, la saga que nació con ella se convierte en un fenómeno de masas, un fenómeno épico de la cultura popular, marcando un antes y un después en la historia del cine. Hasta una religión nace de ella… generaciones enteras influidas por una epopeya, una historia épica que recoge, moderniza y potencia los arquetipos de la eterna lucha entre el bien y el mal, presente en la literatura universal desde los albores de la Humanidad. Con ello Carrie Fisher, la jovencita que apenas había trabajado en otra película antes de la que la catapultó a la fama, de pronto se ve alzada a lo más alto y asegura su lugar en la cultura universal, en la historia del cine, convertida para siempre en una leyenda, la eterna cara de la mítica princesa Leia Organa; el trabajo de Carrie en las dos siguientes películas de la saga asegurarán ese sitial de honor.

Pero lo que ha sido su bendición, en cierto modo también será su maldición. A nivel profesional, Carrie quedó eternamente encasillada en el personaje de Leia, como ha sucedido con otros actores y actrices que quedaron condenados a ser recordados y apreciados por el público por un solo personaje, pese a trabajar en muchos más. Carrie trabajó en muchas otras películas, y aunque es cierto que muchas fueron películas de bajo presupuesto y/o malos guiones, también hubo algunos buenos trabajos; pero en todos pasó casi inadvertida para la mayoría del público, que solo veían en ella a Leia, la princesa de Star Wars. En su vida personal, Carrie sufrió durante muchos años; como ella misma relataría hasta en un libro, la actriz tuvo graves problemas de adicción a las drogas y al alcohol, y una vida sentimental inestable e infeliz, con problemas con muchos hombres. La vida real de Carrie era mucho más oscura, deprimente y triste que la de su “otro yo”, la Princesa Leia Organa.

Siguiendo en una galaxia muy, muy lejana… la Princesa Leia Organa ha vivido una vida de aventuras desde que escapó del cautiverio a manos de Darth Vader; su destino ha quedado unido al aventurero Han Solo y a la joven promesa de los jedis, Luke Skywalker. Los tres han atravesado por muchas vicisitudes, han arriesgado sus vidas y han estado a punto de perderlas, cada uno de ellos ha sufrido por la suerte de los otros en más de una ocasión.

Leia ha descubierto el amor con Han Solo, en la típica relación que comenzó como odio o antipatía y terminó en romance, y además ha descubierto en Luke al hermano biológico cuya existencia desconocía, devolviéndole así el calor de familia que perdió cuando su familia adoptiva fue asesinada en la destrucción de Alderaan. Pero también ha descubierto que su odiado enemigo, Darth Vader, es el padre biológico de Luke y ella… pero la causa por la que tanto han luchado y sufrido, por la que han puesto en peligro sus propias vidas, finalmente triunfa y el Imperio es derrocado, el Emperador ha muerto, la Galaxia es libre y la República se ha restablecido como la Nueva República Galáctica, y Leia se prepara para vivir feliz con Han, y con Luke al lado de ambos. Pero a lo lejos hay oscuras sombras que se interponen en el camino de esa felicidad, aunque ahora los héroes no puedan verlas.

Tercer Acto-El Trágico Destino Final

Han pasado muchos años desde que la guerra terminó, la Nueva República Galáctica parece consolidada, pero Leia Organa no es feliz ni está tranquila. Al finalizar la Guerra Civil Galáctica, los partidarios del Imperio y los restos de las fuerzas militares imperiales se han reagrupado en unos cuantos planetas relativamente poco habitados del borde externo de la Galaxia. El gobierno de la República renuncia a hacer un intento por aplastarlos definitivamente y quitarles el control de esos sectores galácticos lejanos. Por lo que los ex-imperiales forman un nuevo Estado independiente de facto, un régimen dictatorial llamado la Primera Orden.

Con el tiempo otros planetas se separan de la República y se unen a esa Primera Orden. Leia teme lo que pueda hacer esa Primera Orden, y no entiende que la mayoría de los políticos de la Nueva República no puedan percibir el peligro como lo hace ella; ¿acaso piensan que la Primera Orden, como heredera del Imperio, se va a resignar eternamente a conservar solo una pequeña parte de todo lo que alguna vez fue suyo? ¿Creen que los líderes de la Primera Orden no van a intentar vengarse, que no van a rearmarse para intentar reconquistar toda la Galaxia? ¿Creen que la “paz” será permanente? Además, los habitantes civiles de los territorios de la Primera Orden siguen viviendo bajo la tiranía. No, Leia no puede quedarse de brazos cruzados, y con un grupo de valientes partidarios suyos ha formado la “Resistencia”, un pequeño pero aguerrido ejército rebelde que lucha contra la Primera Orden dentro de su propio territorio.

Pero a Leia aún le falta sufrir el más terrible golpe. Y es que su único hijo, el hijo que tuvo con Han Solo, se ha convertido al Lado Oscuro siguiendo los pasos de su abuelo, del padre biológico de Leia (Darth Vader), y se ha unido a las filas de la Primera Orden. Y al final, su hijo asesinara a su propio padre, al eterno amor de Leia, Han Solo… pase lo que pase, gane o pierda en su lucha contra la Primera Orden, Leia ha perdido, y su vida ha quedado rota para siempre.

2016: Carrie Fischer, aquella jovencita actriz que se convirtió en leyenda de la noche a la mañana, que grabó su imagen con fuego en la memoria de varias generaciones, y luego atravesó una pesadilla en su vida privada y un largo camino por el desierto en lo profesional una vez terminada la trilogía original, ahora ha alcanzado la paz y la estabilidad tanto personal como profesional.

Ahora con 60 años de edad, un año antes ha vuelto a vestir la piel de su personaje icónico, de esa princesa Leia Organa que para bien y para mal se ha fundido con ella hasta convertirse en su otro yo, como una dualidad de dos mujeres que convivieran en un mismo cuerpo. Las legiones de fans rugen de entusiasmo, aplauden a rabiar y hasta lloran, cuando la ven caracterizada como una Leia envejecida, una Leia que ha superado la barrera de la tercera edad y que por tanto ya no es la joven heroína. La princesa atípica que a diferencia de las de cuentos de hadas no se sienta a esperar al príncipe azul, sino que empuña ella misma las armas para pelear sus batallas.

Pero esta Leia digna, señorial y serena en su vejez, sigue siendo audaz y valiente, de la manera que lo son los veteranos que han sobrevivido a muchas batallas y han alcanzado la sabiduría. Carrie vuelve a vestir el traje de Leia, y el público la ama con renovada pasión; es una hora dulce para la actriz, que se pasea encantada y cordial como siempre por los eventos promocionales. Pero el maldito destino depara una ingrata sorpresa.

Vvolando en un avión, Carrie sufre un infarto… los fans y el público en general contienen el aliento, rezan, mandan palabras de apoyo… pero el cuerpo de Carrie no resiste. Muere la actriz que enamoró al público y que luego fue olvidada demasiado tiempo, muere cuando estaba de nuevo en la cúspide; muere entre dos secuelas de la saga, una estrenada y la otra por estrenar. Con ella se va la inmortal Leia, pues nadie jamás volverá a interpretarla como lo hizo Carrie y seguramente ni lo intentarán; juntas hasta en el destino trágico final, la una muerta en vida después de la muerte de su amado a manos de su hijo, y la otra víctima de un inoportuno infarto. Y atrás quedan millones de personas agradecidas a ambas por los momentos tan entrañables. Descansen en paz, unidas ahora y siempre en la Fuerza.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506–Comunidad Geek

Canal de Youtube: C506 Latinoamérica

Twitter: C506 Latinoamérica

Otro artículo recomendable en este sitio:

(C506) Debbie Reynolds, madre de Carrie Fisher falleció

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.