(C506-Especiales) The Maxx: De indigente a “héroe”

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Hay comics que perduran en el recuerdo por siempre, otros solo se desvanecen en el olvido. The Maxx, para la mayoría es ese comic que si uno vivió durante la época buena de MTV, lo habremos visto como una serie oscura entre The Head y Æon Flux y tantas joyas de animación de ese tiempo (Vacalactica, Elvis Christ, Niño Migraña…).

The Maxx

De la mano del genial Sam Kieth (Sandman, Hellraiser, Zero Girl) y del ilustrador William Messner-Loebs (The Flash, Wonder Woman, Thor), se enmaraña una historia que a fin de cuentas es muy simple pero contada de forma elaborada para la confusión e interrogación.

Maxx es un vigilante privado casi un guardaespaldas, pero llamarlo de esa manera sería reducir su impacto. Aunque Maxx vela por Julie, inadvertidamente vela por todos nosotros.

Maxx, el héroe, es un psicópata abandonado obsesionado con su trabajadora social. Mr. Gone interpreta al villano, un mago tal vez, pero definitivamente un violador en serie.

Ese mundo real, oscuro y desordenado es el que se junta para crear ecos aún mayores en las tierras de ensueño de Julie. A medida que avanza la historia, las capas se van revelando poco a poco y al lector se le permite examinar la verdad oculta y desnuda de casi todos los involucrados. Y quién se esconde debajo de la máscara es un deselance que es totalmente irreal pero épico y obsesivo. Apoyándome en Heródoto donde establece que es mejor un irreal posible que un imposible real.

The mask 1

El contexto es casi novelesco… todos los personajes en The Maxx están destrozados por la desesperanza y la depresión. Tristes y bien enunciados actos de miseria que son interrumpidos por episodios regulares de intensa violencia. Julie y Sarah y Maxx no se sientan en la bañera quejándose de su infelicidad de la manera que Mr. Gone lo hace, siguen sus emociones y hacen cosas catastróficas. Actúan de la manera en que las personas desordenadas actúan, y así el pathos parece verdadero. Solo entonces algunos de ellos tienen que enfrentarse a monstruos reales en oposición a mentales.

La historia de The Maxx es de la siguiente manera:

Primeramente debemos saber que The Maxx comienza in media res (recurso clásico que nos tira en la acción cuando los eventos ya se han desencadenado, lo cual se presta para flashbacks y desenterrar un misterio del futuro con sus raíces en el pasado), Maxx es un vagabundo que se encuentra envuelto en un complejo de superhéroe, con grandes garras que emergen de sus manos y un traje morado, va por ahí tratando de hacer lo que cree correcto, esto no es interpretado de la misma manera por todos a su alrededor, especialmente la policía. Esto por lo general culmina en Maxx encarcelado, esta es la llamada a la persona en la que revoluciona la primera parte de la historia, Julie Winters, una trabajadora social independiente que hace lo posible por sacar a Maxx de problemas, darle ropa y cuidados básicos. La vida para Julie no es buena, sin dinero, pocos amigos y una perspectiva oscura, esto aunado a un pasado lleno de tristeza y abuso sexual.

Julie Winters

Maxx tiene un gran apego por Julie, y se considera (tácitamente) su protector. Julie siempre trata de ayudar a los demás, pero ella cambia las reglas cuando se lastima. Ahora ella ayuda a las personas que pueden ser ayudadas, pero que tampoco representen ninguna amenaza para ella, en su trabajo social independiente. Su tendencia a enterrar el dolor en lugar de enfrentarse a él es todavía tangible.

Una vez completado un rápido análisis por parte del creador de Julie, somos introducidos, uno de mis personajes favoritos y tal vez más intrincados tanto por cómo su personaje es representado, como por la manera en que rompe la cuarta pared y su general nihilismo ante las cosas. Mr Gone… que cuando comenzamos a digerir los eventos él está violando y asesinando a mujeres, usando su poder y sus sirvientes, los Isz Negros, para ayudarlo a doblegar a sus víctimas. Luego llama a Julie, a quien ha estado vigilando durante todos estos años, y le dice que lo está haciendo todo por ella. El Sr. Gone sabe mucho acerca de la angustia que ha sufrido Julie y del elaborado mundo de fantasía que ha construido a su alrededor, y cómo su lado oscuro sigue interponiéndose en el camino de su relación. Y Maxx siempre está demasiado confundido como para ver la imagen grande.

Mr gone
En su camino se encontrarán con Gloria, una depresiva aspirante a escritora que atará muchos cabos sueltos, y es la que en última instancia cierra el anillo del primer arco y comienza el segundo (pero no spoileo más).

Rarezas

Hace mucho tiempo en un país lejano hubo un canal de televisión que solamente transmitía música, según recuerdo se llamaba MTV. Con el tiempo MTV dio espacio a animadores experimentales, fruto de esto el mundo conoció MTV’s Oddities.

The Maxx fue escogido para ser parte de esta alienación, y en mi humilde criterio, es para mí una belleza, desde su gran fidelidad al material original (literalmente pueden ir viendo la serie y siguiéndola con el comic en la mano), su tono, las voces para los personajes no pueden ser más en punto.

Encontrar equivalentes funcionales para los dispositivos de un comic es un proceso mucho más difícil que importar personajes de comics establecidos. Los productores cinematográficos y televisivos solo ocasionalmente intentan transferir propiedades narrativas o estilísticas de los comics que están adaptando (como la versión cinematográfica de Dick Tracy (Warren Beatty, 1990) tomando prestado el esquema de color primario del comic). Al comprar los derechos de un comic, las compañías de producción suelen optar por comenzar de cero en la creación de la historia, y conceptualizar esa historia como un programa de cine o televisión, mientras que solo referencian los orígenes del comic. Tal vez debido a que muchos equipos de producción de cine y televisión crean rutinariamente una especie de tira cómica extendida llamada storyboard, la cual les permite imaginar la película antes de que comience la producción, muchos productores sienten que esta (limitada) experiencia con los comics les da familiaridad con las capacidades del medio. Esto los anima a asumir que la transición del marco del comic al marco de la película es una maniobra estética relativamente poco problemática.

No es así para Gregg Vanzo (The Simpsons, Futurama) y el estudio de animación Rough Draft, que adaptó el comic para MTV. Antes de que la serie de animación saliera al aire, el creador/artista/escritor del comic, Sam Kieth, dijo: “No creo que haya habido una caricatura que vaya a estar tan cerca del comic“. Aunque los creadores son conocidos por su hipérbole, esta afirmación parece estar confirmada en el producto terminado. La serie animada “Maxx” es una adaptación tan literal como se puede imaginar. Katz dijo que Rough Draft quería “duplicar el diseño del panel” del comic como una especie de “desafío” para ver si tal representación fiel de un comic podría hacerse. Además, querían ser fieles a los orígenes del comic de The Maxx debido a su respeto por el arte de Kieth, tanto en su dibujo como en sus encuadres. Con muy pocas excepciones, eliminaciones y adiciones, la serie de televisión “The Maxx” duplica la historia de The Maxx a un grado sin precedente en medios actuales.

La versión animada de “The Maxx” se destaca no solo por su fidelidad a la espeluznante, compleja y psicoanalíticamente arraigada historia presentada en el comic, sino también por su intento de traducir la estética del comic moderno a la televisión. El cambio en el ancho y largo de los encuadres nos recuerda que esto es una trasposición a un medio y no una apropiación. Logrando paneos horizontales para los encuadres más anchos en el comic y movimientos verticales para frames largos.

Estos movimientos de cámara funcionalmente equivalentes que suponen el tamaño de estos cuadros de comics, hace que el lector de los mismos eche un vistazo hacia adelante y hacia atrás (o hacia arriba y hacia abajo) para analizar la información en el marco. El movimiento de la cámara en la animación simplemente hace la mirada por nosotros. Hay un argumento fenomenológico importante que se libra sobre lo bien que estos movimientos de cámara traducen el marco de comics. El lector de comics es libre de interactuar con el marco en un orden y el ritmo de su propia elección, pero el espectador de televisión está obligado por el orden y la duración del movimiento de la cámara, lo que lleva a preguntar hasta qué punto estos movimientos de la cámara son de hechos de forma equivalente a los comics que enmarcan. Por el momento, simplemente notaremos que estas estrategias estéticas televisivas parecen intuitivamente ser más o menos funcionalmente equivalentes a los dispositivos de comics que intentan traducir.

En fin, disculpen me perdí en la charla técnica de la serie la cual no queda de más, retomando el comic.

La trama se siente igualmente deliberada, incluso cuando Kieth y Messner-Loebs desorientan a los lectores. Quienes encontraron el debut muy confuso podrían sentirse decepcionados al descubrir que la segunda entrega plantea más preguntas que respuestas. Uno de los aspectos más convincentes de este comic hasta el momento, es la forma en que Kieth y Messner-Loebs logran mantener esta omnipresente sensación de ambigüedad de una manera que atormenta al lector más de lo que lo frustra.

El tratamiento de Maxx y la representación de las mujeres puede ser su aspecto más divisivo entre los lectores. Los pocos personajes femeninos que hemos visto hasta ahora son casi increíblemente sexys, con trajes escasos que no parecerían fuera de lugar en un comic de Zenescope. Todos ellos tienen pinceladas con agresión sexual, incluyendo a Julie Winters, quien antes muestra una actitud de “culpar a la víctima” hacia las víctimas de violación antes de ser secuestrada por el propio Gone, momento en el que ella lo involucra en una larga discusión sobre el feminismo.

Ha habido mucha discusión en los últimos años acerca de la prominencia de la violación en los comics, y si bien es cierto que demasiados de ellos cuentan con tales elementos de trama parecen interesados solamente en lograr el valor de choque y la excitación. The Maxx no necesariamente parece más sensible en ese sentido, pero Kieth no es descuidado sobre este tema tampoco. Parece que va a ir a algún lado con este tema, y sea lo que sea, probablemente se remonta a uno de los conceptos centrales de esta historia. Pero esto será para otra ocasión…

Mientras tanto consigan una copia de The Maxx y disfruten, es un comic hermoso con una serie que le hace justicia. Afortunadamente hace poco recibimos el regalo de The Maxx: Maxxed Out que comprende toda la historia en 3 volúmenes repintados y escaneados para nuestro disfrute a un precio más que cómodo.

Como siempre un gusto poder haber compartido unas líneas con uds.

Te invito a seguir nuestras redes sociales para más información de distintos vigilantes:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

¿Quieres más historias oscuras de vigilantes? Te recomiendo:

www.collectible506.com/c506-especiales-rorshach-es-hora-de-vigilar-la-noche/

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.