(C506) La historia no contada de los comics que redefinieron a Wonder Woman

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

En el amanecer de  1986, la mujer más famosa en el mundo de los superhéroes estaba en problemas. Wonder Woman se enfrentó a un villano más mortífero que cualquier megalómano o sádico engañoso: la irrelevancia.

Durante casi cuatro décadas, casi no había habido historias memorables de Wonder Woman“, recuerda Paul Levitz, historiador de comics y ex-ejecutivo de DC Comics. “Era inusual que uno de los personajes legendarios del campo de los cómics tuviera un período de sequía y de historias irrelevantes tan largo “.

Luego, llegó George Perez.

Si te quedaste  hasta el final de los créditos de la pelicula de Wonder Woman de Patty Jenkins, quizá pudiste haber notado  una lista de creadores de comics a los que los productores desean agradecer por haber creado ideas que influyeron en la película. Un nombre aparece en la parte superior de esa lista, más grande que todos los demás y con el orgullo de un salto de línea extra: George Pérez. Si has alcanzado un cierto nivel de fanatismo en los comics, sabrás muy bien por qué es así. Hace treinta años,  George Pérez, un escritor y artista de un talento asombroso, se convirtió en el hombre que reinventó a Wonder Woman y contó lo que podría decirse que sigue siendo su mayor historia.

Su influencia resuena con fuerza tanto en los comics como en el cine. Para ser justos, el nombre de George Pérez no es técnicamente el más grande para un personaje de comics en los créditos; ese honor, apropiadamente, es para el tipo que dio a conocer al personaje en 1941, William Moulton Marston. La historia de Marston y la de sus cuentos de Wonder Woman se han narrado extensamente, gracias en gran parte a los esfuerzos de la escritora Jill Lepore en su aclamado libro de 2014 “The Secret History of Wonder Woman”. Pero el impacto de Pérez no debe subestimarse. Cuando una fan le preguntó a la directora de Wonder Woman, Patty Jenkins, durante una sesión de preguntas y respuestas en Twitter, qué historias de los cómics influyeron más en el guión, solo citó a un creador además de Marston, y fue Pérez:

¿Qué hizo que el trabajo de este hombre fuera tan poderoso, y de qué manera ese poder se refleja en la pantalla en el debut en solitario de Wonder Woman? Las respuestas se encuentran en una historia que no se ha contado hasta ahora, pero que vale la pena explorar si desea comprender no solo las raíces de la película, sino también la historia de una era fundamental en los comics estadounidenses y, lo más importante, si quieres entender qué hace que este personaje icónico funcione.

La historia comienza en una época de crisis. A principios de la década de 1980, DC había luchado con un problema que alejaba a los lectores tanto antiguos como nuevos: la continuidad. En los comics de superhéroes, las historias se acumulan con el tiempo, lo que significa que Superman recordará las peleas que los lectores leyeron años antes, y lo que Batman hace en una historia podría afectar a Green Lantern en otra. Es un concepto genial para avivar la obsesión, pero también es peligroso, ya que décadas de continuidad pueden llevar a historias de personajes enrevesadas y contradictorias que son casi imposibles de seguir.

Ningún personaje sufrió más las dolencias de la continuidad que Wonder Woman. Presentada por primera vez en la década de 1940, sus historias  había sido representada como una guerrera con un lazo dorado llamada Diana perteneciente a una sociedad avanzada de antiguas amazonas provenientes de un lugar llamado Paradise Island. Era una mujer liberada antes de que la gente hablara generalmente de tales cosas, poseyendo una variedad de superpoderes que van desde la superfuerza hasta la percepción extrasensorial.  Ella viene al mundo de los hombres para luchar contra los nazis junto a un interés amoroso militar llamado Steve Trevor y su mejor amiga Etta Candy, una mujer de talla grande que  brinda un alivio cómico.

Esas primeras historias eran bastante simples, pero con el tiempo, fueron revisadas y reimaginadas una y otra vez hasta el punto de casi la locura. Los lectores se enteraron de que la Diana de la Segunda Guerra Mundial en realidad vivía en un planeta de una  realidad alternativa llamado Tierra-2, y que había otra Diana sobre la que habían estado leyendo retroactivamente durante los últimos años. Se examinaron varios relatos de su historia de origen que reescribieron no solo su narrativa, sino la naturaleza de sus poderes, y que no podian reconciliarse fácilmente entre sí con la continuidad existente. Luego Diana perdió sus poderes por completo y se convirtió en una mujer mortal que se entrenó bajo una caricatura racista llamada I Ching. Luego se convirtió en una superespía al estilo de Emma Peel durante un tiempo.

Diana había envejecido  de una manera en la que sus principales compañeros, Superman y Batman, no habían envejecido. Como resultado, ella era una especie de hijastra dentro de DC, rara vez recibida con entusiasmo por los creativos a quienes se les había asignado. “El personaje era una parte importante de la historia y el legado de DC“, recuerda la que fuera editora de Wonder Woman, Karen Berger, “pero no era el que buscaban escritores y artistas“. Por suerte para Wonder Woman, DC estaba buscando hacer borrón y cuenta nueva en toda su línea editorial. Llego la “Crisis on Infinite Earths” de 1985-6, un megaevento en el que el multiverso de DC fue destruido y reemplazado por una versión nueva y optimizada. Las versiones antiguas de los personajes morirían y, como un fénix, resurgirían como figuras jóvenes cuyos orígenes tenían sentido y que habían sido reinventado como ideales platónicos de sí mismos.

La crisis requería un artista (bueno, técnicamente, un dibujante: las obras de arte en los comics suelen ser realizadas por un dibujante, un entintador y un colorista, pero los dibujantes son considerados como la principal fuerza visual) que pudiera estar a la altura y tuviera un nombre que generaría entusiasmo en los lectores. Había una elección obvia: George Pérez. Un creador impresionante de detalles minuciosos y un espectáculo expansivo, un creador innovador de diseños de página y un maestro de la “actuación” facial, Pérez es uno de los mejores dibujantes de la industria, habiéndose hecho un nombre en una serie llamada “The New Teen Titans”. Junto al escritor de los Titans, Marv Wolfman, Pérez impresiono en Crisis y estaba en la cima de su juego.

Esa miniserie dibujada por Pérez cambió por completo el panteón de DC. A su paso, llegó el seminal  “Man of Steel” del escritor y artista John Byrne, una nueva visión de Superman que voló de los estantes. De manera similar, surgieron nuevas versiones de otros personajes en la alineación de DC. Incluso más allá de los títulos afectados por Crisis, fue un momento de reevaluación en DC:  Alan Moore  junto a  Dave Gibbons y John Higgins estaban publicando la deconstrucción de superhéroes conocida como “Watchmen”, y Frank Miller estaba escribiendo y dibujando el ahora legendario cuento de Batman The Dark Knight Returns con  Klaus Janson y Lynn Varley. Entonces, con Superman y Batman  siendo atendidos en esos títulos antes mencionados, el siguiente paso parecía natural, dice Levitz: “No estaría de más relanzar Wonder Woman“.

Inicialmente, a la editora Janice Race y al escritor Greg Potter se les encargó una lluvia de ideas para este reinicio. A Potter se le ocurrieron algunas nociones interesantes, como la idea de que las Amazonas podrían ser en realidad reencarnaciones de mujeres muertas a lo largo de la historia y que la historia principal podría estar ambientada en el Boston natal de Potter, convirtiendo Beantown en la propia Metrópolis de Diana o Gotham City. Pero la infusión no estaba del todo lista; como recuerda Pérez, no era progresiva en la forma en que lo habían sido las historias de William Moulton Marston y “el personal femenino no estaba tan contento con ella“. Pérez, al escuchar que Wonder Woman tenía un nuevo look, pensó que podría tener algo que agregar.

Curiosamente,  George Pérez no había crecido como fan de Wonder Woman. “La mayoría de las cosas que leí, desafortunadamente, no fueron la serie en su apogeo”, dice. Un hombre con inclinaciones feministas, encontró muchas de sus narrativas irritantes por motivos de género: “Las historias eran bastante tontas. Ella era básicamente el concepto masculino de lo que era una heroína, con el rasgo estereotipado que le daban a muchos de sus personajes femeninos, en el que estaba más preocupada por tener una cita que por salvar el mundo“.

Solo se sintió intrigado por ella cuando comenzó a trabajar con ella en sus días previos a la gran Crisis. Hizo un run  en la Liga de la Justicia de América, del cual ella era miembro, y se encariñó con ella. Pero el punto de inflexión llegó durante una historia de New Teen Titans que llevó a los titanes a Paradise Island. La historia de Marv Wolfman hizo que el equipo se enfrentara a los Titanes de la mitología griega. Asi se engendro una idea en la cabeza de George Pérez.

Antes de esa historia, había visto a los creadores representar a Wonder Woman como una “mujer Superman“, pero de repente, vio lo que la hacía diferenciarse: no es un extraterrestre ni un dios; ella es un mito. “Ella era más un personaje de fantasía“, dice. “Ese era el trasfondo del personaje de Wonder Woman, que sentí que también era lo que la hacía única como personaje, y pensé que se había minimizado para convertirla en una superhéroe estándar“.

Entonces, cuando Pérez obtuvo luz verde para coescribir (con Potter) y dibujar a Wonder Woman, se propuso esforzarse en el ángulo de la mitología clásica y pasó meses investigando textos sobre el tema. Decidió cambiar el nombre de Paradise Island  a Themyscira, el hogar de las Amazonas del mito griego clásico. Habría dioses del Olimpo entrometiéndose en los asuntos de los mortales. Habría discursos deliberadamente ornamentados sobre la virtud y el destino. Habría una explicación de por qué un personaje de una civilización helenística tendría el nombre romano de “Diana“. No habría superespías ni recursos de novelas románticas baratas. Esta sería una Mujer Maravilla que merecía lo mejor.

Pero también iba a ser una serie que abordara los peligros y peculiaridades de la forma en que se trata a las mujeres en el mundo. Quería hablar de violencia doméstica, discriminación, misóginia y no convertir a Diana en un objeto sexual. Esa última parte no fue fácil, dado que quería mantener intacto el clásico y escaso disfraz de Wonder Woman, pero aún así hizo cambios estéticos: se deshizo de los tacones altos de su disfraz, por ejemplo. Después de todo, dice, “Eso no tenía sentido en una isla llena de Amazonas, particularmente sin ningún sentido de las modas en el mundo exterior“.

Pérez dice que Berger, la nueva editora del proyecto después de que Race lo dejó en su etapa prenatal, fue una gran influencia y una caja de resonancia vital, proporcionando perpetuamente “ese punto de vista adicional desde el lado femenino de la historia“. Dice que quería que el personaje fuera una “archifeminista“, pero también una “humanista“, un creyente en el bien fundamental de todos los seres humanos, sea cual sea su género. Como recuerda Berger, “George se esforzó tanto para convertirlo en un cómic que las mujeres también quisieran leer, especialmente las jóvenes. Eso era inusual para un tipo que había estado haciendo cómics de superhéroes toda su vida. Eso me impresionó“.

Armado con esta filosofía de asombro y feminidad, Pérez se puso manos a la obra, y DC hizo crecer la anticipación a lo largo de 1986. Lanzaron un póster con Diana volando a través del texto que decía “PRIMERO EL CABALLERO OSCURO. ENTONCES, EL HOMBRE DE ACERO. AHORA, DC LO HACE OTRA VEZ. GEORGE PEREZ, GREG POTTER Y BRUCE PATTERSON ”- el entintador -“ PRESENTAN A LA NUEVA MUJER MARAVILLA. DISPONIBLE EL 6 DE NOVIEMBRE “. Cuando llegó ese día, apareció el primer número, con una de las mejores portadas de comics de todos los tiempos: la figura de Diana ocupaba gran parte de la página en una versión modificada del Hombre de Vitruvio de Da Vinci, con las muñecas cruzadas sobre sus voluminosos mechones negros. Un panteón de dioses femeninos se cierne en las nubes alrededor de su cabeza, Themyscira vibra debajo, mujeres guerreras a caballo están listas debajo de eso, y dos mujeres, una la madre de Diana, la otra un misterio enmascarado, se paran de perfil junto a una enorme lanza. y escudo. Era la grandeza encarnada, como una versión divertida de un mural antiguo.

La historia en el interior fue igualmente abrumadora y conserva su poder hasta el día de hoy. De hecho, dio inicio a un arco de 14 números que sigue siendo la mejor introducción posible al personaje para los no iniciados. Lo que The Dark Knight es para Batman y  el All-Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely es para el Hombre de Acero, el primer par de arcos narrativos interconectados de Pérez es para el tercer miembro de la maxima trinidad de DC Comics: una historia autónoma con un principio, un medio y un final que, sin embargo, te deja con hambre de más historias sobre la figura axiomática sobre la que acabas de leer.

Desde la primera página, la historia se declara sin miedo a ser audaz e idiosincrásica. Comienza con una cita oscura del historiador francés Ferdinand Lot: “Los dioses están muertos, asesinados por un solo dios. Entre los hombres de la nueva época y los de la antigüedad ya no habrá un pensamiento en común “. No se le atribuye un significado específico, pero sugiere que la historia que estamos a punto de leer desafiará la afirmación de Lot y mostrará cómo se ve cuando se demuestra que los dioses son reales y su emisario llega entre estos “hombres de lo nuevo“.

Sin embargo, no lo entendemos de inmediato. La primera escena tiene lugar en el 30.000 a. C. y se centra en un caso primordial de violencia doméstica. Un hombre de las cavernas, humillado por haber perdido una mano en una pelea con un tigre dientes de sable, regresa a su cueva y descarga su ira contra su compañera, matándola, luego ve que una especie de energía sale disparada de ella hacia los cielos. Es un comienzo surrealista, totalmente libre de superhéroes o cualquier tipo de iconografía tradicional de superhéroes.

Pronto nos enteramos de que la energía era el alma de la mujer, viajando al inframundo, donde se encuentra en una especie de almacenamiento hasta que un grupo de deidades griegas trama un plan para mejorar a los humanos. Ese plan implica tomar a todas estas almas femeninas que vieron sus “vidas truncadas por el miedo y la ignorancia del hombre” y renacerlas en forma física como una nueva raza de mujeres nobles que inspirarán a la humanidad con su buen ejemplo: las Amazonas. Por supuesto, no todos en el Olimpo (asombrosamente interpretado por Pérez como una especie de país de las maravillas de MC Escher que desafía la gravedad y altera la perspectiva) están a bordo con este plan, y el dios de la guerra, Ares, declara que guiara y mejorara a  la humanidad a través del terror y la guerra. Este conflicto, entre el miedo y la inspiración, forma el núcleo de la saga.

Y qué saga es. Nos enteramos del ostracismo de las Amazonas por parte de humanos xenófobos; vemos su batalla con el archimisógino Heracles, durante la cual van a la guerra y sienten una gran vergüenza por haber recurrido a la violencia; vemos a la reina Amazona, Hipólita, anhelar un hijo y obtener una hija  moldeándola con arcilla bendecida por los dioses; vemos que la niña recibe el nombre de Diana por misteriosas razones; vemos a Diana probada en combate contra un arma que poseen las Amazonas por razones igualmente misteriosas; y vemos el fatídico día en que Steve Trevor aterriza en Themyscira, dando a las mujeres su primer vistazo de un hombre desde Heracles. Sabiamente, Pérez eligió convertir a Steve en un hombre de mediana edad, para evitar que él sea un interés amoroso que lleve a Diana a una historia de amor barata.

En cambio, le ofrece la perspectiva de entrar en el mundo de los hombres o, como Pérez lo llamó, Patriarch’s World. Se le concede permiso para viajar a nuestra civilización después de que la diosa Atenea se aparece a las Amazonas y dice que Diana tiene un destino especial lejos de la isla. El dios Hermes los guía a ella y a Steve a Massachusetts como el siguiente paso en su camino hacia el destino. No voy a arruinarte cómo se desarrolla la historia, pero basta con decir que, aunque definitivamente es una historia sobre superpoderes, se siente como ningún otro super cuento jamás contado. Potter dejó el titulo después de un par de números y fue reemplazado por el coguionista Len Wein, pero Pérez siguió siendo la fuerza impulsora y su variedad de ritmos de la historia fue revolucionaria y fascinante.

Una madre trabajadora de mediana edad, la académica Julia Kapatelis, se convierte en la mejor amiga de Diana, y el comic habla explícitamente sobre los obstáculos que enfrentan las mujeres mayores. Otra nueva amiga, una Etta Candy renovada y atenuada, lucha de manera creíble e infeliz con problemas de imagen corporal. Cuando Wonder Woman hace su debut en el escenario mundial, ella es abiertamente religiosa, provocando el desprecio de los fundamentalistas cristianos y ateos por igual. El nombre “Diana”, el hecho de que su disfraz tiene elementos de la bandera estadounidense y la existencia del arma en Themyscira se explican con un buen toque. Es un torbellino de emociones y sorpresas.

Pérez es un maestro del medio del comic, usándolo para contar historias de formas que el cine y la prosa nunca pudieron. Claro, es tremendamente bueno capturando expresiones faciales matizadas y poses de acción, y puede ilustrar detalles minuciosos del fondo y el primer plano como nadie más, pero su fortaleza más notable proviene de sus diseños. Pérez hará cosas como mostrar una serie de paneles convencionales que representan una batalla feroz, pero superponiendo sobre ellos un enorme puño del tamaño de una página que aprieta una hoja reluciente y lleva un brazalete con una cadena rota, lo que obliga a su ojo a moverse no solo de izquierda a derecha. derecha, pero de centro a periferia y, a medida que la narración gira alrededor del puño y los pertrechos, traza tu mirada sobre diferentes detalles de la imagen central.

O tomemos, por ejemplo, una página en la que Ares tiene una visión sorprendente y se conmueve hasta las lágrimas. La parte inferior de la página tiene una cuadrícula de nueve paneles, de tres por tres, y se siente tentado a pensar que debería leerla pasando por la primera fila, luego por la siguiente y luego hasta la última. Pero relaja la mirada y verás que también se puede leer como una serie de columnas, con cada pila de tres mostrando tres aspectos del mismo momento desde diferentes perspectivas. Todo es fácil de consumir, pero sigue siendo experimental para la práctica del arte secuencial, especialmente dentro del campo de superhéroes.

Al final de esa saga introductoria de 14 números, hemos visto a Diana volverse completamente diferente al inquietante Batman o al sonriente Superman. Ella es algo más, algo compatible con esos dos, pero diferente. Es menos una superhéroe que una especie de embajadora sagrada. “Me dijo que no creía que el objetivo de su misión en Man’s World fuera convertirse en una luchadora contra el crimen disfrazada”, reflexiona un personaje de Diana en un momento. “Eso, dijo, implicaba violencia tolerada por la sociedad en nombre del orden. Aparentemente, el crimen se desconoce en Paradise Island, y en el orden hay un estado de respeto y amor mutuos. Diana creía que su verdadero destino era enseñarle al mundo el camino de las Amazonas ”.

Eso lo hizo durante los 62 números de Pérez en Wonder Woman. En su mayor parte, simplemente lo estaba escribiendo: “No soy lo suficientemente rápido para mantener un titulo mensual“.  Comenzó a hacer que los dibujantes de reemplazo trabajaran con sus diseños durante la segunda mitad de esa primera gran historia, luego dejó de hacer arte por completo después del número 24. Aunque toda la serie se considera un clásico, son esos primeros 14 números los que siguen siendo los más atractivos y accesibles, ya que están disponibles en un solo volumen  llamado “Wonder Woman de George Pérez Vol. 1″. Si estás buscando conocer al personaje o si quieres sumergirte en sus aventuras impresas después, ese libro debe estar como prioridad de tu lista de compras.

Su legado se puede ver a lo largo de la película, aunque menos en referencias abiertas que en una similitud tonal y temática general. La película de Jenkins se basa en gran medida en las notas mitológicas que Pérez emitió por primera vez, sumergiéndose en la historia amazónica y olímpica y nombrando el mundo natal de Diana como Themyscira. Como es cierto en la primera historia de Pérez, Ares se presenta como el último opuesto de Diana, como el Joker es para Batman o Lex Luthor es para Superman.

Pero quizás la mayor similitud proviene del hecho de que Wonder Woman se presenta como una especie de un ser noble fuera de lugar, un ser nuevo en nuestro mundo pero apasionadamente involucrado en salvarlo. Como lo expresa un personaje en el run de Pérez al describir a Diana: “Entonces me di cuenta de la asombrosa contradicción que es. Por un lado, la naturaleza es inocente, su propia voz como una brisa cálida y reconfortante. Por otro lado, energía desesperada, siempre buscando salidas adecuadas. Ella es, en resumen, la semilla viva del cambio “. Como cualquiera que vea a la Diana de Gal Gadot, alternativamente confundida e indignada, surcando Europa puede decirte, esa es una descripción precisa de la encarnación de la mujer más famosa de los comics en la pantalla grande.

Pérez  dejó el titulo en 1992 debido en gran parte porque su amada Karen Berger tuvo que retirarse por permiso de maternidad, aunque también entraron en juego algunas diferencias creativas, y desde entonces ha evitado cuidadosamente prestar atención al personaje. “Es mi naturaleza y es mi defecto“, dice el hombre de 62 años. “Si no me gusta la interpretación  de la persona, digo, Dios mío, lo arruinaron, y si su version es mejor que la mia, también me siento un poco traicionado“.

Hoy, la saga de Pérez no se recuerda tan universalmente como sus épicas contemporáneas de Batman y Superman. Tal vez sea porque el diálogo es algo forzado y antinatural, pero eso es una característica, no un error, ya que la historia intenta evocar la formalidad de mármol de los clásicos. Tal vez sea porque hay muy poco en él que sea revisionista o deconstruccionista, pero el hecho de que algo adopte clichés de género no significa que no sea ambicioso. O tal vez se deba simplemente al hecho de que Wonder Woman no es un personaje tan amado a nivel mundial como sus compañeros encapotados.

Ha habido muchos creadores que le han hecho justicia a Diana (Gail Simone, Greg Rucka, Brian Azzarello, Cliff Chiang y Phil Jimenez), pero todos hicieron su creación a raíz de la interpretación del ícono de Pérez. “Gran parte del lugar en el que se encuentra el personaje ahora en el panteón de DC y la narración de DC está realmente en deuda con lo que hizo George“, dice Berger. Levitz está de acuerdo: “Creo que el legado de este run no es tanta innovación en la historia. El legado estaba demostrando que el personaje podía ser el centro de buenas historias para el mundo moderno“.

En cuanto al propio Pérez, ve su impacto en dos anécdotas. Uno fue conocer a la nieta de Marston, quien, en el relato de Pérez, le dijo: “Honras a mi abuelo“. El otro fue cuando una escritora le dijo que había leído su run y se sorprendió al descubrir que había sido escrita por un hombre heterosexual. “Estos son los cumplidos que realmente disfruto y me hicieron decir, está bien, hice la diferencia”, dice. “¿El hecho de que la gente todavía se esté refiriendo a ella ahora, que las personas que elogian o elogian la película dicen que mantiene el espíritu de la Mujer Maravilla que definí? Ese es un gran legado, ¿sabes? “.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

En otras noticias:

Transformers, War for Cybertron: Siege… Reseña (casi) Sin Spoilers

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario