(C506) Los siete pecados capitales en videojuegos

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Se dice que los pecados o vicios capitales, son aquellos a los que la naturaleza humana toma como origen para muchos otros.

Estas conductas están condenadas en la mayoría de las doctrinas o corrientes espirituales. Son comportamientos prohibidos, mal vistos. Condenados desde el punto de vista espiritual, social e inclusive judicial. Los pecados capitales son siete y siguen este orden: lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y vanidad (orgullo).

Y como el pecado es parte intrínseca de la naturaleza humana, según algunas doctrinas, es natural pensar que estos pecados se vean reflejados en la creación humana, como son los videojuegos. Precisamente hablaremos de esos personajes que son vivo y oscuro ejemplo de cada uno de estos pecados.

Larry, culpable de lujuria

Aunque existen muchos haciendo fila en este pecado, como es el videojuego Grand Theft Auto: Liberty City Stories o 7 Sins, escogeremos a Larry. Este personaje es un señor bajito, con un encanto y habilidades cuestionables, quien a través de los años ha logrado mantenerse como fiel representante de la lujuria.

Desde 1987, la misión de Larry ha sido la misma… aventuras gráficas, en las que su fin son llevarse a la cama a todas las mujeres posibles. Y estas mujeres con atributos exagerados en general, con actitudes poco realistas y que a veces resultan cómicas como fáciles de convencer, son la base de este videojuego. Obviamente, su creación está orientada a un público que gusta de darse ciertos placeres visuales, adornados con una capa de humor, por el aspecto desenfadado y poco imponente del protagonista.

En su relanzamiento de 1992, inclusive se le debió hacer cambios y varias censuras, pues era un poco “salido de tono” y se adentraba en un territorio que no tenía cabida en ese momento. La propuesta de Larry siempre se ha movido de manera confusa entre lo cómico y lo erótico, pero lo cierto es que sus primeras aventuras gráficas, desarrolladas por Sierra, divirtieron a muchos y se ha convertido en todo un clásico.

Snorlax, culpable de pereza

La pereza es un pecado que nos ataca a todos. Y en los videojuegos, tenemos muy buenos representantes de este pecado. Por ejemplo tenemos a Mario en Super Mario 64, que se duerme después de batallar por un rato, o a Talon de The Legend of Zelda: Ocarina of Time, que lo vemos durmiendo repetidas veces en el juego. Pero el mayor exponente de la pereza, es el personaje de Snorlax de Pokémon.

Snorlax, es un Pokémon tan fuerte como amante del descanso, que suele curar sus heridas durmiéndose. Snorlax es famoso porque solo conseguimos moverlo con una Pokéflauta, que emite una suave melodía que lo molesta, lo pone violento y nos ataca.

Y adivinen qué, si le hacemos daño, se vuelve a dormir dentro del combate, para recuperar puntos de vida. Snorlax suele tener los ojos cerrados y su tamaño es enorme, tal como manda su modo de vida sedentario. Rara vez lo veremos correr.

Pac-Man, culpable de gula

Aunque hay muchos glotones en el mundo de los videojuegos, hay un personaje que se caracteriza porque su objetivo es comer, y logró convertirse en todo un clásico haciendo eso… comiendo incontrolablemente.

Pac-Man es un veterano en esto de los videojuegos, convirtiéndose en la imagen principal de Namco originalmente, hoy en día Bandai Namco. Es todo un clásico y un auténtico “abuelo” de los videojuegos.

Y es que este personaje come todo, desde puntos comestibles, frutas, hasta fantasmas. Y por supuesto tiene a su compañera de juego, la igualmente representante de la gula la señora Pac-Man. Este es un videojuego adictivo, en donde muchas opiniones dicen que el sonido característico aún les da hambre.

Kratos, culpable de ira

Kratos, como su nombre lo indica, es la personificación de la fuerza y el poder. Y que mejor exponente de la ira que este personaje especialmente violento y rabioso. Y claro está, no estamos hablando del Kratos de la próxima entrega para PS4, sino del clásico, del que llegó a convertirse en el auténtico dios de la guerra en Grecia durante todas las entregas hasta la fecha.

Kratos no solo lucha, destroza, forcejea y atraviesa de la boca a la garganta los monstruos que intentan resistirse. Kratos combate decenas de enemigos a la vez, y lo mejor es que sale victorioso casi siempre. Kratos es la ira pura. Aunque también lo mezcla con otro pecado capital, como lo es la lujuria en forma de mini juegos que hacen que tengas que bajar el volumen si estás con compañía en tu casa.

Liquid Snake, culpable de envidia

Liquid Snake es el perfecto ejemplo de envidia. El gemelo de Solid Snake, no podía estar más enojado por sus genes, y esto porque creía que Solid se había llevado los mejores. Él solo añoraba ser la viva imagen de Big Boss, o mejor aún, superarlo. Liquid no soportaba que su padre hubiese sido considerado un soldado perfecto y él no.

Liquid, llegó a ser más fuerte que el propio Big Boss. Pero su envidia hacia Solid lo lleva a perseguirlo hasta morir, llevándose por delante a sus propios aliados. Resulta irónico pensar que en realidad era él quien tenía los mejores genes de los dos. También su carrera en el ejército es impecable, enfrentándose a las peores condiciones y actuando como comandante en jefe de FOXHOUND y de los Soldados Genome. Esta personalidad auto destructiva lo lleva a despreciar a los propios miembros de su bando, a los que tacha de inútiles cuando caen frente a Solid. Pero bueno, eso hace la envidia, ciega y envenena el alma.

Wario, culpable de avaricia

Maldito y sensual Wario… siempre ha sido la antítesis de Mario. Wario, representa todo lo desagradable, como queda reflejado en su aspecto físico y sus modos.

El gordinflón de traje amarillo, con su bigote en forma de W y su actitud malévola, suele representarse rodeado de monedas. Él quiere riqueza y así lo demuestra. Tan irreverente es a veces, que en algunas de sus mejores aventuras no puede ni morir.

Además, es un auténtico descentrado, y haría la competencia a estos famosos que hacen cualquier espectáculo por dinero. Su avaricia lo llevó incluso a poseer su propio castillo lleno de monedas de oro. Este es otro individuo que coquetea con otros pecados capitales, como la envidia y el orgullo.

Dante, culpable de vanidad (orgullo)

Dante es un demonio que lucha contra los seres del infierno. Es poderoso, fuerte, hábil, rápido y extremadamente inteligente. Pero también es un auténtico vanidoso. Disfruta de sí mismo, cada pirueta y daño que le hace a sus enemigos, es principalmente para su disfrute personal.

Dante es rebelde, atrevido y no tiene respeto por la autoridad o la sociedad, no tiene respeto más que por sí mismo. Es bastante prepotente, altivo y arrogante, aunque su personalidad dual, también lo hace ayudar a quien lo necesita.

Con una personalidad egocéntrica, rebelde y arrogante, llegó a mostrar neurosis aguda en Devil May Cry 3. La última versión de Dante, es más juvenil, pero también se caracteriza por su orgullo, sus habilidades y su nivel de comentarios cómicos.

Estos son los exponentes que hemos escogido de los siete pecados capitales. ¿Cuáles creen ustedes que debieron estar reflejados aquí?

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También pueden seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito que sigas leyendo:

[urlpreviewbox url=”https://www.collectible506.com/c506-persona-5-impresionante-comparacion-de-las-locaciones-del-videojuego-vs-reales/”/]

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo