(C506) Metropolis Mailbag

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Durante dos años a principios de los 90, el escritor Dan Jurgens nos regalo a los fanáticos con una idea poco convencional y muy humana de lo que Superman hace en Navidad en un par de historias tituladas “Metrópolis Mailbag” o “Correo de Metropolis“.

La segunda historia, en realidad, cayó justo después de la muerte de Superman en 1992, por lo que, mientras que la primera se ocupó del costo emocional que implicaba a Superman  enfrentarse a una batalla interminable de un tipo diferente, la segunda fue más sobre los héroes del Universo DC  tratando de entender el tipo de diferencia que Superman hizo durante su vida.

El concepto giraba en torno a Superman visitando la oficina de correos y respondiendo el correo. Al igual que Santa Claus, Superman aparentemente recibe una gran cantidad de correo  y Jurgens se ocupó de eso diciendo que alrededor de Navidad, Superman  trataría de responder tantos correos como pudiera, haciendo una diferencia en la vida de la gente común en lugar de combatir supervillanos.

Superman dice que es su trabajo más ingrato y deprimente: si bien puede combatir villanos, el correo nunca termina … y mucho de esos correos son para vanalidades como  Propuestas de negocios y asi.

¿No se dan cuenta de que nunca harías algo así?” Dice Lois, que aparentemente está allí para escribir una historia para el Daily Planet; Clark le pregunta a su entonces prometida. “¿No entienden de qué se trata Superman?

Eso es, por supuesto, un gran impulso de esta historia. Durante la era posterior a la crisis, a los escritores como John Byrne, Marv Wolfman, Roger Stern, Louise Simonson y Dan Jurgens se les encargó reinventar a un Superman que había sido significativamente reducido de sus poderes y cuyos padres aún estaban vivos. Las historias de “Metropolis Mailbag” lo hicieron de dos maneras diferentes: demostrando su amor por la humanidad y su frustración con la aparente inutilidad de la tarea y aquellos que tratarían de aprovecharse  de su buena naturaleza.

La historia vio a Superman reuniendo  a una anciana sobreviviente del Holocausto con su hermana por primera vez en cincuenta años y la última vez antes de que falleciera su hermano enfermo.

¡Todavía no puedo creer que un hombre tan importante como tú tenga tiempo para ayudarme!” Dice la mujer cuando Superman la lleva a Alemania. “Deben de haber muchos asuntos más urgentes que requieren tu atención“.

Sin embargo, Superman descarta esta noción, y la historia nos recuerda que, en esencia, Superman es un héroe muy igualitario. No hay aquellos más o menos “dignos“, solo hay quienes necesitan ayuda, y Superman es alguien que puede usar sus grandes habilidades para brindarsela.

También transmitió su humanidad de una manera diferente: encontró una carta de un niño que le pedía ayuda para extirpar un tumor cerebral inoperable de su padre. Superman, quien fue a decirle al niño que hay cosas que incluso él no puede hacer, llegó minutos después de que el hombre había muerto y tuvo que explicar que, al final del día, no es un dios. La única esperanza que podría ofrecerles es muy humana: alentar a su esposa a ayudar a los demás mediante la donación de los órganos utilizables de su esposo.

Una tercera historia trató con recortes presupuestarios que habrían significado que los niños pobres no recibieran regalos y una visita de Santa, hasta que Superman accedió a sustituir a Santa y contactó a Bruce Wayne para que lo ayudara a financiar los regalos.

Metropolis Mailbag II“, de “Superman” # 76, vio a otros superhéroes retomando la costumbre impuesta por Superman que es pasar el día respondiendo a las peticiones de ayuda de personas cuyas cartas (dirigidas solo a “Superman”) terminaron en el archivo de la letra muerta en la oficina de correos de Metropolis durante todo el año.

La historia básicamente trata, entre otras cosas, de un joven llamado Mitch Anderson, cuyo hogar había sido destruido durante el combate cuerpo a cuerpo de la Liga de la Justicia con Doomsday. Escrito por Jurgens como un adolescente cínico que idolatraba a Guy Gardner y no veía el valor en Superman, la melodía de Mitch cambió cuando la Liga destrozada quedó inconsciente a su alrededor y Superman abandono  su pelea con Doomsday para regresar a la casa en llamas y salvar a la familia Anderson; esto es nuevamente, lidiando con la idea de que Superman no tiene duda de cuales son sus prioridades y brindar ayuda a quien realmente la necesita.

Como personaje, Mitch había crecido mucho en el tiempo transcurrido  entrecla caida de Superman y cuando llego la segunda Bolsa de Correo, como lo indicaba su visita a la tumba de Superman. Su historia fue doblemente conmovedora porque mientras luchaba con la culpa y la pena en Metrópolis con Jimmy Olsen, la Liga de la Justicia estaba ayudando a reconstruir su hogar en Ohio y reunir a su padre separado con los seres queridos que casi perdió.

Años más tarde, el personaje sería reciclado como un súper aspirante a los Superhombres de América, pero durante este mes, y debido a la profundidad y la emoción con la que se manejaron él y los otros personajes ayudó a celebrar no solo una gran historia de Navidad  sino tambien a una historia que respondió a una pregunta recurrente, “¿Por qué todavía necesitamos a Superman?“.

Si las historias navideñas se encuentran entre las más populares de la ficción popular, entonces ciertamente una figura brillante e inspiradora como Superman es casi perfecta para ellas. Probablemente ha habido docenas de historias de Navidad de Superman a lo largo de los años, pero hay algo conmovedor y humano en las historias de “Metropolis Mailbag” que las hacen destacar entre las que me ha tocado leer.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: C506
Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
Youtube: YouTube.

En otras noticias:

Más cerca de Kriptón. Microsoft logra almacenar la película de Superman ¡EN UN CRISTAL!

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario