(C506) Neuroeconomía: ¿Qué es?

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

La neuroeconomía es un tema de moda, junto con su hermano el neuromarketing (del cual verán mil seminarios que les prometen cielo y tierra… cuando algo parece demasiado bueno para ser verdad, recuerden que en efecto es demasiado bueno para ser verdad).

La neuroeconomía es un intento de estudiar la toma de decisiones integrando la psicología, la neurociencia y la economía.

Este intento surge gracias a varios elementos históricos importantes, por un lado la facilidad de medir activación neuronal sin usar técnicas invasivas, como la tomografía por emisión de positrones (que requiere inyectar elementos radioactivos en el cuerpo), gracias al desarrollo de la resonancia magnética funcional (fMRI), el conflicto surgido entre la escuela económica conductual y la de elección revelada o también llamada neoclásica.

La escuela neoclásica tiene un modelo crudamente predictivo organizado alrededor de axiomas, a los cuales la economía conductual fácilmente produjo contraejemplos que ponían en tela de juicio los axiomas neoclásicos.

Por otro lado la producción de los economistas conductuales se orientó a buscar nuevas pruebas matemáticas y nuevos set de datos para poner a prueba estas teorías, conceptualizando las escogencias como procesos computacionales. Una de estas propuestas es la de los sistemas duales, donde dos agentes o procesos independientes están en conflicto y cuando se observa una selección que no es óptima, es debido a que estos agentes están en un mal equilibrio. Un ejemplo de estos sistemas puede apreciarse en la obra de Daniel Kahneman (2011).

Para darle sentido a los datos es necesario poseer una teoría científica, la misma también fue razón de debate y que dio lugar a una división aún vigente en neuroeconomía, unos argumentaron a favor de utilizar la teoría de la señal (dirigidos por William Newsome) y otros se inclinaron por la teoría neoclásica (dirigidos por Paul Glimcher).

En este corto artículo de divulgación veremos un poco de la neuroeconomía derivada de la teoría neoclásica, para la cual hay tres órdenes alrededor de los cuales gira la toma de decisiones. El interno (la mente, el cerebro), el externo (el orden social) y el extendido (el mercado).

El nivel interno. Sin la neurociencia mucho de este nivel sería un misterio, por ejemplo, si la preferencia se codifica en valores absolutos o relativos, haciendo mediciones de activación neuronal en la corteza orbitofrontal de monos en respuesta a los estímulos, fue posible determinar que las comparaciones se hacían relativas a dos opciones (Tremblay & Schultz, 1999).

El sistema de reforzamiento inherente a nuestro encéfalo se comprende como parte de una red que estima utilidad. Esta utilidad está relacionada a la satisfacción de necesidades, las cuales es placentero satisfacer, el dinero también puede brindar una sensación de placer, esto parece ser posible debido a que estimula precisamente los mismos receptores que son parte de nuestra red de reforzamiento (Thut et al ., 1997; Schultz, 2000, 2002). El dinero es reforzante por sí solo.

El orden social. Hay una serie de juegos que llamamos de “confianza”, donde involucra el dar dinero al otro y tomar una decisión de cuánto de ese dinero devolver aumentado o dejarse el dinero. Siendo que se pueden establecer como eventos aislados o series de intercambios en una situación, conviene no colaborar y en la otra condición conviene promover el establecimiento de una relación mutuamente beneficiosa. Sin embargo, se ha apreciado que las personas colaboran más de lo esperado en los eventos aislados. La duda que surge es: ¿no actúan óptimamente por que no están analizando racionalmente (a través de inducción retroactiva) o es porque la persona está actuando altruistamente?.

Si se les informa a las personas que se hará otra tarea no definida después de la primera, aumenta la cooperación (Smith 2008). Cuando las personas saben que los experimentadores no tienen acceso a información sobre su identidad, baja la cooperación.

Cuando las personas deben ganarse el dinero antes de hacer el juego de confianza, la cooperación se disminuye radicalmente (97% – 100% de las personas no dan nada, Cherry et al., 2002 y Oxoby & Spraggon, 2008). Quien provee el dinero hace una diferencia sustancial que se conoce como el “problema del dinero del otro”.

Esto plantea algunos problemas de investigación: ¿Cómo son afectados los procesos mentales por la procedencia del dinero? ¿Por qué las personas no maximizan su ganancia y colaboran en los juegos de confianza? ¿Cambia el grado de colaboración cuando las personas realizan inducción retroactiva para analizar su decisión? Entre otros.

El mercado: Se ha visto que sujetos sin educación, pueden llegar a convergir en un equilibrio de mercado sin instrucciones de cómo lograrlo y ellos mismos no son capaces de explicar cómo lo lograron. Las personas sin consciencia de lo que hacen, establecen reglas de interacción y las instituciones del intercambio mercantil.

Si bien esta aproximación a comprender la toma de decisiones se muestra prometedora, aún carece de suficiente poder predictivo como para estar lista para aplicaciones mercadotécnicas, a pesar lo que algunos quisieran hacer pensar.

Referencias

Cherry , T. , Frykblom , P. , and Shogren , J. ( 2002 ). Hardnose the dictator. Am. Econ. Rev. 92 , 1218 – 1221 .
Oxoby , R. and Spraggon , J. ( 2008 ). Mine and yours: property rights
in dictator games . J. Econ. Behav. Org. 65 ( 3–4 ) , 703 – 713 .
Kahneman, D. (2011). Thinking, fast and slow (1st ed.). New York: Farrar, Straus and Giroux.
Schultz , W. ( 2000 ). Multiple reward signals in the brain . N ature Rev.
Neurosci. 1 , 199 – 207 .
Schultz , W. ( 2002 ). Getting formal with dopamine and reward .
Neuron 36 , 241 – 263 .
Smith , V. ( 2008 ). Rationality in Economics: Constructivist and Ecological
Forms . Cambridge : Cambridge University Press .
Thut , G. , Schultz , W. , Roelcke , U. et al . ( 1997 ). Activation of the
human brain by monetary reward . NeuroReport 8 , 1225 – 1228 .
Tremblay , L. and Schultz , W. ( 1999 ). Relative reward preference in
primate orbitofrontal cortex . Nature 389 , 704 – 708 .


La cultura GEEK es una terapia de recuperación

Encuentranos en redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario