(C506) Reflexiones: Gran K. Un dios del cómic

La concepción del comic no sería la misma sin él. Claro que hubieron artistas geniales o muy singulares antes, como Chester Gould, Lee Falkland, Alex Raymond, o Harold Foster, pero Jack Kirby asentó unas pautas que el tiempo no borró, ni creemos que vaya a hacerlo. Un artista que conoció dos grandes épocas de éxito, y que ya en vida fue reconocido como un genio de su campo tanto por otros autores como por el público.

La primera gran época de Kirby, tras unos cuantos trabajos anteriores, El conde de Montecristo entre otros, llegó con el Capitán América, en 1941, de la mano de Timely comics, que en plena guerra mundial fue un gran éxito que duró hasta un tiempo después de finalizada la contienda.

A finales de los años 40 y en los 50 recaló en DC comics donde, entre otras muchas cosas, llegó a hacer de Green Arrow un personaje con más personalidad de la que había tenido hasta el momento. Con Challengers of the unknown empezó a apuntar en una dirección en la que profundizaría más adelante. Los cincuenta fueron también la época en la que volvería a Timely, ahora llamada Atlas, dibujando comics románticos y de monstruos, ya habiendo desarrollado el estilo de dibujo energético que le caracteriza, algo diferente al utilizado en su trayectoria en Capitán América de principios de los 40.

El regreso a Atlas le dio cierta libertad creativa, a diferencia del encorsetamiento de DC con el que había tenido problemas. El problema era que los personajes que se le planteaban eran un tanto ridículos y milagros no podía hacer. Eso duraría hasta 1961, año muy crítico para Atlas, en el que se lo jugaban todo a una sola carta. Lee y Kirby, pendiendo de un hilo, urdieron Fantastic Four, un concepto muy diferente a lo que se les había sugerido que hicieran, y fue la decisión correcta. En el transcurso de los primeros números de Fantastic Four comenzaron a llegar cartas de lectores, interesándose en los personajes, las historias y en los autores, a los  que felicitaban por su inventiva.

Fantastic Four dio paso a un nuevo camino, Atlas pasó a ser Marvel y la familia creció. Thor, Ant man, Hulk, Iron Man, X-men, Avengers y muchos más, que conformaban, y aún lo hacen, un universo propio y conectado. A cada paso, la poderosa creatividad e imaginación de Kirby se hacía con más espacio. Además de una rapidez insólita, su fertilidad creativa parecía no tener fin, introducía más ideas en un comic que otros en colecciones enteras. Es por ello por lo que Stan Lee siempre le proponía abrir nuevas colecciones, además de ser presentado como ejemplo de lo que esperaba de otros dibujantes. Cada página de Kirby desprendía energía y dinamismo de una forma muy espectacular e inimitable.

Hubo artistas que fueron influenciados directamente por Kirby, como Jim Steranko, o Barry Windsor Smith: se puede deducir fácilmente a través de sus primeras páginas publicadas. Y es que Kirby no es que marcase una época o una generación, es que marcó a la industria del comic al completo, da igual el año que sea. Sin Kirby no se podría explicar el comic americano. Es más, la influencia va más allá, ya ha llegado a las galerías de arte y a las salas de cine, porque las películas basadas en comic no es que utilicen personajes que el creó o ayudó a crear, como Thor, Darkseid, o el Capitán América, es que en toda la concepción de la película y en su ambientación se ve la mano de Kirby, aunque ya hace tiempo que no esté. Quizás la grandeza de Kirby, o parte de ella, es que sus creaciones tienen vida y su esencia misma, de las que aficionados al comic o no, seamos conscientes o no, seguimos bebiendo, puesto que dejó el ambiente impregnado de él a través de sus extraordinarias invenciones que traspasaron más allá de su país y de su época incluso en vida, páginas que desprenden una energía sin parangón ahora y siempre, incluso podría decirse que desprenden vida, de una forma que no alcanzamos a explicar, pero que percibimos como algo titánico a nivel instintivo, y que no percibimos en otros autores, aunque Steve Ditko y Jim Steranko le siguen de cerca. En la actualidad ese efecto parece ir a más, y nosotros encantados.

¿Qué opinas de este grande de los comics? Deja tu opinión en los comentarios.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Si te ha gustado esta nota, este otro artículo te hará soñar:

(C506) Marvel y las posibles historias que llevaría al cine

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.