(C506) Reseña de Los 2 Papas

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Las entregas de premios que galardonan a lo mejor de lo mejor en la industria cinematográfica se aproximan y, con ello, los estudios se relamen los bigotes para estar soltando sus bombas para ser consideradas entre todos los principales premios que se avecinan.

Con las suscitadas “polémicas” por parte de la industria del streaming al querer competir en los mejores premios, se han apartado un poco de su esencia que era exclusiva para la televisión para dar paso a proyecciones especiales en cines a fin de ser consideradas sus películas. Con ellos, Netflix, Amazon y otras cadenas están migrando algunos estrenos anticipados a salas de cine.

Y justamente uno de ellos, Netflix, acaba de hacer una proyección especial de una de sus películas más fuertes para competir en la próxima temporada de premios: Los Dos Papas.

Los Dos Papas trata de la relación que tuvieron el papa Benedicto XVI y el papa Francisco (o Jorge Mario Bergoglio) durante uno de los episodios más oscuros de la iglesia católica en la era moderna. Y es que, mientras más se avanza en el tiempo, la filtración de documentos se hace cada vez más recurrente, incluso en la corporación más poderosa del mundo.

Pederastia, pedofilia, abusos, ocultamiento de datos y protección de sacerdotes violadores son algunos de los problemas que hizo cimbrar los cimientos de la iglesia católica en años recientes. Si uno como creyente ve que esto ocurre en la religión más popular del mundo, entonces ¿A qué se reduce nuestra fé?

La cinta nos muestra diferentes épocas para poder profundizar y empatizar un poco más con el papá Francisco. Si no era suficiente que este papa fuera un papa “cool”, aquí nos demuestran que hasta la persona más creyente del mundo tiene un oscuro pasado del que se avergüenza.

Los papeles de los papas Benedicto y Francisco fueron interpretados por Anthony Hopkins y Jonathan Pryce respectivamente. Déjenme decirles que las interpretaciones de ambos son brutales… BRUTALES. La caracterización de Hopkins como Joseph Ratzinger es para volar mentes. Un acertado cast que se nota que le puso empeño al papel, ya que además de la impresionante caracterización física, estudió muy bien los movimientos de este papa, tanto el peculiar modo de caminar, los pequeños tics que tenía, hasta la forma de hablar y la forma de mover las manos.

Y ¿Qué decir de Jonathan Pryce? Nació para interpretar al papa Francisco. Su impresionante parecido físico del actor con el otrora cardenal hace que nos impregnemos más de lo que sucede en todo el tiempo que transcurre el film. Sin duda, estos dos caballeros los veremos en los premios más importantes de actores próximamente.

La dirección muy bien hecha. La fotografía es una chulada visual, ya que utilizan técnicas no muy recurrentes en películas (como tomas con un dron), las escenificaciones muy bien recreadas hacen que este film, en el apartado técnico, sea sobresaliente. Cabe aclarar que el 80% del largometraje se filmó en Roma, específicamente en la ciudad del Vaticano, así que las escenas dónde estén dentro de un salón o en algunos pasillos del Vaticano, es porque de verdad estuvieron ahí. El otro 20% fue grabado en Argentina para las tomas dónde sale el papá Francisco en su territorio natal.

Un granito negro dentro de esta película es el conflicto principal. Sabemos que el tema que se toca es fuerte, no es cualquier cosa, pero de las 2 horas que dura el film, solo se toca el tema unos 5 minutos. No más. Aunque hay que aplaudir también que dan una muy buena introducción al problema central como para saber la magnitud tan cabrona que gestó todo, desde la perdida de feligreses hasta la caída de un papado. Además de que intentan “limpiar” la imagen que se tenía de Benedicto XVI, haciendo alusión a qué el no era tan mala persona, y posiblemente no lo sea, pero el daño (y la imagen que dejó) es casi imposible de reparar.

Sin duda, es una película que deja satisfechos a los más fieles de esta religión, y que reafirma el ateísmo/agnosticismo de las personas no creyentes. Una película que toca un tema fuerte muy de manera “light”, pero que se sobrepesa con las actuaciones magistrales de estos dos grandes histriones, además del apartado técnico y fotográfico usado. No cabe duda de que pueda competir en muchos premios importantes. Un plus también que agregaron aquí y que me encanta que los películas hagan, es el de colocar imágenes reales de los acontecimientos. Eso agrega, a mi punto de vista, veracidad al producto.

Y tú, ¿Te interesa verla? ¿Qué esperas de esta película?

Te invito a seguirnos en nuestras redes:

Página de Facebook: C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

En otras noticias:

Disfruta hasta este viernes de SKALAR en México. Siguiente parada: Amsterdam

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.