(C506) Reseñas de clásicos, Planetary, mi comic favorito

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Aprovechando el tiempo libre de estos días, he vuelto a leer la serie completa de Planetary, el comic del equipo creativo conformado por el escritor Warren Ellis (Transmetropolitan, Hellblazer, The Authority) y el dibujante John Cassaday (Astonishing X-Men, Captain America, Teen Titans) publicado en forma intermitente durante 10 años (de abril de 1999 a diciembre de 2009 y una aparición en un preview de la editorial en 1998) bajo el sello editorial Wildstorm de DC Comics.

La historia es relativamente simple y gira en torno a los tres personajes principales, Elijah Snow, un personaje centenario, uno de los “hijos del siglo”, uno de los personajes de Wildstorm que nacieron el 1 de enero de 1900, todos con habilidades especiales, incluso conoceremos a algunos de ellos a lo largo de la serie, el mismo Elijah Snow es capaz de manipular la temperatura y es un amante de los secretos, ha dedicado su vida a resolver los misterios del mundo y en algún momento de su juventud fundó la organización Planetary, con presencia a nivel mundial, con una enorme cantidad de personal y recursos financieros para continuar con esta búsqueda personal.

Elijah Snow perdió parte de su memoria y es rescatado por Jakita Wagner, una joven con fuerza y velocidad sobre humana, además de mayor resistencia y durabilidad, visión telescópica y resistencia al envejecimiento, ella es, en ese momento, la líder de campo de Planetary y recluta a Snow, después de perder, en una misión, a su compañero Ambrose Chase.

El tercer miembro de campo de Planetary es The Drummer, un joven con habilidad natural para el manejo de información y sistemas electrónicos, su poder es la mecanoquinesis o tecnopatía, término utilizado para describir la capacidad de algunos personajes para controlar mentalmente construcciones tecnológicas, computadoras, robots, hardware y otros dispositivos que pueden denominarse “tecnología”, así mismo, tiene un sistema de protección natural que hace que las cámaras y los dispositivos de grabación no funcionan cuando están cerca de su persona, entre otras habilidades relacionadas.

Así, Planetary nos va mostrando a lo largo de su historia, diversos acontecimientos extraordinarios, exponiéndonos el lado oscuro del mundo, vemos fantasmas, héroes que salvan al mundo en el completo anonimato, campos de concentración donde se llevan a cabo experimentos con resultados de ciencia ficción, ciudades asombrosas perdidas en el África, islas repletas de monstruos gigantes (kaiju), naves espaciales perdidas hace millones de años, planetas ficticios, gigantes milenarios que nombraron las cosas del mundo y muchos misterios más, englobados en el concepto del multiverso con forma de copo de nieve, compuesto por 196,833 universos y realidades paralelas.

Los antagonistas de está fantástica serie son The Four, un equipo homenaje a The Fantastic Four de Marvel Comics, pero de quienes son sus contrapartes “malvadas” viajeros que adquirieron sus poderes en un viaje espacial y que, desde entonces, han controlado a la Tierra desde las sombras, seres super poderosos y completamente amorales, durante la serie vemos algunas de sus acciones que ejemplifican su lado siniestro y enorme poder. Así, John Snow se decide a combatir y eliminar a The Four.

Los números de la serie presentan, casi en su totalidad, historias auto conclusivas, pero secuenciales y aunque se enmarcan en el mismo universo de Wildstorm se pueden leer perfectamente sin tener conocimiento de otras series de la misma editorial.

Lo maravilloso de esta serie son las continuas referencias a otros personajes, ya sea reales o ficticios con muy interesantes giros en cada uno, dando la oportunidad al lector de reconocer, por un lado, al personaje o suceso del cual se toma la inspiración y por otro, disfrutar las características propias para que no sean una vil copia.

Así vemos homenajes a los héroes de la época pulp enfrentar a versiones oscuras de la Justice League de DC Comics, referencias al cine de monstruos japoneses o al cine de acción coreano, vemos personajes que evocan a la Trinidad de DC Comics destruidos por The Four, a Shazam y al báculo de Thor, conocemos a Sherlock Holmes, pero también a los monstruos clásicos, Dracula, Frankenstein (si, ya sé que así se llama el doctor, no el monstruo), menciones a Robur o al hombre invisible, incluso al mítico The Gun Club de Julio Verne, hasta un gran número dedicado a la invasión inglesa de los comics, con énfasis en John Constantine y a Spider Jerusalem.

La serie no sería la misma sin los hermosos trazos de un John Cassaday en su mejor momento, y los impresionantes colores de Laura Martin, cada número está perfectamente trabajado y en ningún momento se siente forzada la acción, según los autores, es el resultado de trabajar cada detalle y no ajustarse a los tiempos de entrega tradicionales, tal vez por ello se tardaron solo 10 años para entregarnos estos 27 números de la serie regular, aunque recordemos que existen 3 números especiales con aventuras independientes, fuera de la continuidad, más cerca del formato Elseworlds que ya conocemos en otras series.

Como dato curioso, en México los primeros números fueron publicados por Editorial Vid, los primeros nueve números se publicaron “solos”, ante las bajas ventas, los siguientes cinco números se publicaron en formato Flip Book que incluía, también, las aventuras de The Authority, sin embargo, la serie fue cancelada definitivamente en el número 14 y los mexicanos tuvimos que recurrir a las ediciones originales para poder terminar de leer la serie.

¿Ya la leíste? ¿Te gustó? Coméntanos.

Calificación 10 /10

Síguenos en nuestras redes:

Página de Facebook:C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito a leer:

Reseña de la carrera de Todd McFarlane y de su máxima creación, Spawn

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario