(C506) Review de Dead Rising 4

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Los zombies han vuelto. Y ya no representan una amenaza. Pero sí representan un magnífico festival de gore y diversión.

Así es, me he puesto manos a la obra con el último título de Capcom. ¿Las opiniones? Son diversas y subjetivas (¿cuáles no lo son?), comencemos.

Uno de los más característicos modos de juego de la saga ha sido removido. Ya no contamos con un tiempo límite para completar las etapas, y las misiones no están tan cuidadosamente cronometradas como en las entregas previas de la saga. Una base que era un estandarte del primer juego en que encarnamos a Frank West.

Hablando del famoso reportero que cubrió guerras, él ha vuelto. Con otra voz y el peso de los años encima de sí, pero una habilidad para patear trasero zombie tan increíble, que ni siquiera Leon Kennedy puede igualar.

Ugh, con solo escribir “Leon Kennedy”, recordé a Ashley pegando alaridos de ayuda… Volviendo a Dead Rising, los años no solo han pasado por Frank, sino por el juego también. Es notable la calidad gráfica y el acabado de los personajes y lugares; y la multimatanza entre humanos y zombies nunca se ha visto tan excelsa como en este título. La optimización, algo que ha sido un factor no muy bueno de los pasados juegos; rompe la vieja realidad y nos da un producto pulido por el que justamente se pagó. A diferencia de coff Mafia III coff otros títulos.

Las armas son variadas, y las múltiples formas de llevar a cabo la masacre zombie parece nunca pasar de moda.

Dichas mejoras no serían nada si no estuvieran acompañadas por un sonido de calidad. Y el sonido, francamente, es aceptable. No hay que confundir: el splash de las armas al tocar carne zombie es gratificante, como las explosiones y las armas de fuego. Lo que sí parece deficiente, son las voces y la actuación. Sencillamente, no me la creía.

En un frenesí navideño de esas proporciones, ¿alguien se creería algo? Con 84564654 cabezas de zombies que aplastar, todo parece ser irreal. Lo que nos lleva a otro punto: el modelo propio de los zombies y sus vestimentas. En realidad, se ven extraños. Como que cada persona lució su mejor gala de colores llamativos el día en que se transformaron en muertos vivientes. Así que, el 90% del tiempo estaremos matando una copia, de una copia, de otra copia de 10 copias más. Con más ganas los matamos -otra vez-.

El juego está retratado en la víspera de noche buena, y su acción transcurre en el mall original de Willamette (que muy cambiado está a comparación del juego original) y la propia ciudad en el que está situado. Es bastante bueno saber que tenemos toda la libertad y el tiempo para explorar hasta el último de sus rincones, pues la barrera cronometrada fue removida. Lo cual haremos durante bastante tiempo, pues la historia es remotamente interesante y llevadera. Yo solo esperaba que la escena terminase para continuar con la masacre.

Y no solo zombies hay en el platillo principal para Frank. ¿Recuerdan a los Psicópatas de la saga? Otro viejo característico. Los psicópatas han sido reemplazados, y ya no es solo una persona, sino un grupo de ellas. Ahora se llaman Maníacos. Sea como sea que se llamen, es de obviedad que un legado Mansoniano corre por sus genes. En cuanto a su juego y diseño, es una sensación agridulce. Por un lado, era divertido e intrigante que este humano loco esté frente a nosotros lanzando injurias y demás, pero, por otro lado, no deja de ser emocionante darse con varios tipos de enemigos nuevos. En lo personal, yo hubiera metido a ambos en el juego, ¿por qué no?

También, como en las entregas pasadas, tenemos enemigos humanos que andan por ahí, sin ser maníacos o zombies. Dead Rising nunca ha gozado de una buena inteligencia artificial, pero, lastimosamente, el 4 rompe también esa realidad. Y lo que antes era malo, ahora es pésimo. Pareciera que los soldados ni intentan llevar a cabo su función. Corriendo de un lado a otro, quedándose atascados en paredes como si anduvieran en una máquina de correr, disparando desde fuera de cubierta a menos de 2 metros y una completa ceguera hacia el flanqueamiento. Los desarrolladores, nos hacen creer que deberíamos concentrarnos en los zombies.

Por otra parte, no solo los humanos han cambiado sus estrategias para querer matarnos. Hay una nueva clase de infectados, los zombies “frescos”, y tal como su nombre lo indica, son criaturas que recién han tenido su roce con la infección, gozando de más agilidad y brutalidad. Esto, es algo de la saga a lo que le doy una gran bienvenida, pues le añade un poco más de dificultad y diversidad al combate.

Otro punto a destacar de la matanza, son las nuevas armas y combinaciones, la verdadera cremita del juego. Quisiera resaltar en este punto al Exoesqueleto, una herramienta tan divertida como mortífera. Con ella, Frank mismo se vuelve el arma, y casi cualquier cosa que podamos imaginar la vuelve capaz. Tornados, congelamientos o abrirnos paso a puñetazos, son pan de cada día cuando nos metemos en la metálica armadura. Súper fácil y divertida de usar, con el exoesqueleto tenemos mucho tiempo de diversión a cuestas.

Poco más de 15 horas, y la historia ya ha sido completada por mi persona, pero me entregan un mundo abierto que explorar, lleno de enormes cantidades de zombies con los que acabar. Dead Rising 4 es una balanza bastante difícil. Vale su precio, eso sí, pero no se siente tan conectado a la saga en un sentido estructural. Justifico el término de balanza, pues para muchos puede ser el primer vistazo a esta hilarante saga de Capcom, y por encima de todo, el camino fue muy divertido.

Recuerda visitarnos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Hablando de videojuegos ¿Sabías esto?

(C506) Crash Bandicoot vuelve en el 2017

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario