Hablemos de Comics – El Run de Todd McFarlane en Spider-Man

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Todd McFarlane es sin duda uno de los mejores artistas que han trabajado en el mundo de Spider-Man. Su interpretación del personaje es icónica e influyente.

Realmente capta el sentido de Spider-Man como un personaje que debería ser desconcertante o inquietante, un personaje que es parte insecto, cuyas extremidades pueden doblarse y retorcerse de formas que parecerían poco naturales para un observador casual.

Su run en “The Amazing Spider-Man” con el escritor David Michelinie es uno de los comics de Spider-Man más populares jamás producidos.

McFarlane estaba trabajando en Marvel cuando la compañía estaba empezando a  invertir más poder en sus artistas; ya que cada vez más frecuentemente, los artistas se estaban volviendo más esenciales para el proceso creativo, y estaban siendo acreditados como “conspiradores” o “escritores“.

Jim Lee estaba arrebatando el control de la franquicia X-Men del veterano escritor Chris Claremont. Rob Liefeld estaba escribiendo y dibujando en su popular X-Force, aunque en realidad estaba haciendo lo mismo desde New Mutants.

Bajo este contexto, tenía sentido el permitir que Todd McFarlane trabajara escribiendo y dibujando  su propio título de Spider-Man. Este titulo seria publicado simultaneamente  junto a “The  Amazing Spider-Man“;  y el Spider-Man sin adjetivos de McFarlane vendio 2.5 millones de copias en su lanzamiento inicial a principios de los 90 y sigue siendo uno de los comics más vendidos de todos los tiempos.

Al igual que muchas de sus series contemporáneas desarrolladas por artistas, Spider-Man de McFarlane es un vistazo a la mentalidad de la industria del comic, una instantánea de las tendencias que aún se estaban desarrollando en esa epoca.

La escritura de McFarlane podría estar un poco forzada, su trama un poco débil y puede que no tenga el sentido más fuerte del tema o estructura.

Sin embargo, el arte de McFarlane es absolutamente espectacular, y hay algo muy fascinante en el intento de McFarlane de escribir Spider-Man como un comic de horror.

La noción de hacer a Spider-Man como un comic de horror es intrigante.

El personaje es un superhéroe icónico, y su diseño, al igual que el de sus villanos, es brillante y alegre. El esquema de color tradicional del comic se compone de tonalidadaes heroicas de rojo y azul, contrastando con las tonalidades verdes y púrpuras de los malvados.

El personaje lucha tanto con ladrones de bancos y delincuentes callejeros, asi como con espectaculares supervillanos con diseños llamativos. En la superficie, es una representacion de superhéroe muy convencional.

Al mismo tiempo, siempre hay algo vagamente inquietante acechando justo debajo de la superficie del mito de Spider-Man. El personaje está inspirado en una araña, una criatura para nada popular.

Puede colgarse a las paredes y balancearse usando su telaraña; Tiene un sexto sentido que raya en la premonición. Gran parte del comic está anclado en la ansiedad nuclear: Peter Parker fue mordido por una araña radioactiva, y el comic está poblado de ciencia que salió terriblemente mal.

Agregando el tema bestial presente en  su icónica galeria de enemigos (¡y duendes!), Es fácil ver por qué Spider-Man podría ser adecuado para un comic de horror.

McFarlane  enfatiza este lado de Spider-Man de una manera que ningún artista lo hizo antes y ningún artista lo ha vuelto a hacer desde entonces.

Sin cambiar drasticamente al personaje ni alterar la mitología, McFarlane fue capaz de alterar las cosas un poco, ofreciendo una visión a través de una lente distorsionada de un mundo donde Spider-Man es un extraño híbrido de un comic de horror y un comic estándar de superhéroes.

Este es McFarlane jugando con  sus propias fortalezas, ya que su arte es adecuado para las imágenes de horror que presentan sus historias. Tiene un don para dibujar formas corporales distorsionadas y grotescas, como si estos personajes escaparan de nuestras pesadillas.

Los villanos como el Hobgoblin se vuelven mas largos, delgados y puntiagudos, mientras que otras formas corporales parecen exageradas e inquietantes.

La elección de los personajes que aparecen en Seste titulo, deja en claro que el artista estaba tratando a Spider-Man como algo inquietante y misterioso. “Torment” tiene a Spider-Man enfrentandoze a un lagarto mas bestial y vicioso que nunca; Todd reimagina  al Hobgoblin como una forma demoníaca ; “Sub-City” trata de un grupo de mutantes subterráneos gobernados por Morbius, el vampiro viviente;  mas que apropiado dado que “Sub-City” fue el último arco que McFarlane terminó antes de fundar Image.

Como nota curiosa, el principal secuaz de Morbius tiene un extraño parecido con el Violator del futuro Spawn de  McFarlane.

Hay algo muy interesante en meter a Spider-Man en una historia de horror.

Es interesante lanzar a un personaje como Spider-Man a un mundo mucho más cínico y nihilista, observando cómo este reacciona.

Aunque Todd explica la trama al lector,  Spider-Man se encuentra atrapado en medio de una serie de eventos horribles sin contexto ni razón para explicar por qué están sucediendo. “Es el hecho de que ser un héroe el que te convierte en un objetivo“, resume la narración final. “Ataques no provocados que no tienen sentido, que no dan respuesta”.

Es una yuxtaposición agradable y efectiva ya que subraya cuán aleatorio puede ser el mundo;  cómo a menudo ponemos en marcha eventos que no tomamos en cuenta y esos eventos tienen consecuencias que posiblemente no podamos comprender.

Spider-Man es un extraño en la historia de “Torment“, un superhéroe que se metió en la narrativa equivocada.

Hay otras oportunidades narrativas que ofrece este contraste. Las introducciones un tanto forzadas de Todd McFarlane hacen un punto para mencionar cómo Spider-Man efectivamente “se eleva por encima” del horror que se desarrolla a su alrededor.

Esto es quizás más obvio en “Masques“, donde Spider-Man se encuentra atrapado en una pelea entre el demonio Hobgoblin y el vengativo Ghost Rider, negándose a tolerar la forma violenta de retribución de Ghost Rider contra el Hobgoblin.

Al mismo tiempo, hay una sensación de que McFarlane no es completamente consistente en este tema. Por mucho que Spider-Man siga siendo un héroe en gran medida en el transcurso de estas historias, su efectividad tiende a variar.

En “Perceptions“, Spider-Man se une a Wolverine para investigar una serie de asesinatos infantiles en la ciudad ironicamente llamada  “Hope (Esperanza)“, situada en Canadá. Naturalmente, sus métodos entran en conflicto ya que Wolverine es todo enojo y venganza, mientras que Spider-Man es más optimista e idealista.

Los métodos de Spider-Man no obtienen resultados“, opina Wolverine. Entonces, naturalmente, los dos entran en conflicto sobre cómo lidiar con este tipo de violencia.

Sorprendentemente, McFarlane efectivamente deja de lado a Spider-Man para el clímax de “Perceptions“, lo que le permite a Wolverine resolver el caso por sí solo y encargarse del  asesino con su propio estilo de justicia.

Lo malo es que esto se siente como algo que debilita a Spider-Man como héroe, que destruye la integridad del personaje.

Hay otros momentos incómodos en los que parece que McFarlane es algo cínico en su acercamiento a Peter Parker. En “Sub-City“, Spider-Man se aventura en las alcantarillas para investigar una serie de desapariciones.

Los medios y las autoridades no están interesados ​​en las desapariciones de las personas sin hogar, pero Spider-Man no está dispuesto a dejar que sigan desapareciando sin dejar rastro. Cuando se enfrenta a Morbius, este afirma que solo se estaba alimentando de los “malos“. Spider-Man responde: “¿Crees que estaría aquí si no hubiera nada más que narcotraficantes y asesinos perdidos?“.

Esto es un poco de doble estándar. Por un lado, “Sub-City” está indignada porque los medios de comunicación podrían hacer la vista gorda ante la desaparición de los marginados.

Por otro lado, parece extraño que Spider-Man estaría perfectamente de acuerdo con el hecho de que Morbius continue alimentándose de criminales.

¿No se merecen esos criminales un trato justo? ¿Terminar  como comida de vampiro no es un castigo cruel e inusual?

Es difícil imaginar que Wolverine esté demasiado conmocionado por la idea de alimentar a los vampiros con criminales, pero se siente raro que Spider-Man lo apruebe tácitamente.

Para ser justos, parece que el corazón de McFarlane está en el lugar correcto.

Historias como “Percepcions“y “Sub City” se llenan de indignación moral sobre los medios de comunicación, disgustados por la forma en que la violencia casual se ha convertido en algo tan común que se oculta silenciosamente en las notas posteriores de los servicios informativos, mientras que las noticias sensacionalistas ocupan la primera plana.

McFarlane realmente no tiene la delicadeza de hacer justicia a este tipo de historia, pero lo está intentando.

Hay una energía entrañable en todo esto, una sensación de que McFarlane al menos está tratando de involucrarse con los grandes problemas de ese tiempo.

Por supuesto, todo esto baila en torno al hecho de que Todd McFarlane todavía era un escritor relativamente inexperto cuando tomó las riendas de Spider-Man.

Tiene ideas interesantes y excelentes efectos visuales, pero da la sensación de que carece de la habilidad práctica para unirlos.

El comic está plagado de yuxtaposiciones torpes que hacen parecer que McFarlane está tratando de emular el trabajo de escritores de comics más exitosos y aclamados como Frank Miller y Alan Moore.

Hay una sensación de que Todd se está esforzando demasiado. Uno puede sentir la influencia de Frank Miller en su trabajo en este titulo. Las portadas de Spider-Man parecen hacer alusiones frecuentes al “Caballero Oscuro“.

Hay elementos del Spider-Man de McFarlane que se sienten casi como una parodia de las tendencias del comic “más oscuras y vanguardistas” que se estaban arraigando en los años noventa.

En particular, Spider-Man está repleto de niños muertos e imágenes religiosas, que se sienten un poco demasiado forzados, como si McFarlane estuviera tratando demasiado de perturbar al público o incomodarlo.

Del mismo modo, McFarlane parece batallar con el personaje de Mary Jane.

Al igual que David Michelinie, él sugiere que la pareja disfruta de una vida sexual saludable (aunque ligeramente perversa), pero Mary Jane a menudo se siente un poco superflua en estas historias.

Aún así, a pesar de estos problemas, Spiderel -Man de Todd McFarlane se erige como un monumento a un momento particular en la historia de los comics: un comic muy impulsado por el artista, que disfruta de una libertad casi absoluta para llevar su visión única a Spider-Man.

Las imágenes son sorprendentes, incluso años después. En cierto modo, este titulo parece haber capturado perfectamente un momento en la historia del comic, una instantánea de principios de los noventa en los comics convencionales.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito a leer:

McFarlane Toys: Todd McFarlane anuncia Kickstarter de la figura ‘Spawn’ de los 90s

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario