Hablemos seriamente: ¿Son coleccionables o no los Funko Pops?

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Cuando iniciamos una colección, tal vez muchos no lo piensen o no lo hayan pensado en su tiempo, pero puede que desde niños hayamos agarrado esa fascinación por conseguir una figura o juguete que deseábamos con todas nuestras fuerzas. Desde ese momento, nuestra pasión florece y con los años, va madurando y agarrando hasta un sentido. Adoptamos un apego a esos viejos juguetes y que hoy en día miramos con nostalgia por la cantidad inmensa que hay en el mercado actual.

El hecho de empezar una colección no es fácil. Hace mucho tiempo, la mayoría de todos nosotros solo conocíamos a marcas como Hasbro o Mattel que tenían los anaqueles de los supermercados tapizados de sus bastas propuestas para todas las edades. Desde bebés hasta adolescentes, había algo que nos podía llamar la atención.

Las generaciones actuales tienen un amplio abanico de posibilidades de comprar juguetes. Hasta me atrevo a decir que las generaciones actuales nacen con un Lego bajo el brazo, marca de las mas populares entre niños actualmente. Un repunte en sus ventas a consecuencia de sus licencias, una maquinaria detrás encargada de la mercadotecnia de esta juguetera, películas, videojuegos, juegos de mesa, etc, han hecho de esta empresa una de las mas rentables en el mundo. Así como todas las demás distintivas compañías de juguetes para chicos y grandes que podemos mirar y hasta apreciar cada que vamos a hacer la despensa.

Pero, si vemos con atención, esto solo es la punta de un iceberg. Como comenté hace unos párrafos, uno crece y empieza a ver el abanico impresionante de marcas que producen juguetes. Te vas dando cuenta de todo el espectro comercial que hay, desde marcas selectas hasta las denominadas “gourmet” (apelativo puesto por mi). Con compañías como Neca, pasando por Mezco y Kotobukiya, hasta llegar a los pesos pesados como Hot Toys, Sideshow o Prime 1  Studios, nos damos cuenta que lo que creíamos que eran figuras de colección era algo muy pero muy básico. Es como entrar a la fábrica de chocolate de Charlie, al ver todas las propuestas de estas marcas pueden ofrecer a un mercado más que emergente, establecido y exigente.

Entre todas estas marcas de juguetes y figuras coleccionables, hay una ramificación en este árbol que sigue causando controversia, polémica y acaloradas discusiones entre los mas puristas o “true collectors” en cuanto a coleccionismo se refiere: Funko.

Funko, una de las marcas mas importantes en el mundo de figuras, con presencia fuerte en las convenciones mas grandes del planeta, asociaciones con las mas grandes marcas de supermercados del globo terráqueo, con una película/documental en su haber, y hasta con una propia convención, sigue en el ojo del huracán aún a pesar de todos estos años y de consolidarse como una compañía de peso. Muchos se preguntarán ¿porqué es esto así? Si tiene una infinidad de licencias en su portafolio, una marca diversificada a varios modelos de mercado y con presencia en prácticamente todo este cuerpo celeste.

Sus principales detractores hablan de la curiosa forma en la que la línea Pop está hecha. Con cualidades que tienen como la cabeza exageradamente grande, sin expresión facial, además del pequeño cuerpo, hacen de esta línea una de las mas populares, si no es que es la más, pero también la que mas opiniones encontradas tiene. Con un precio muy razonable (aproximadamente $10 dls los mas básicos), se cree que podrían ofrecer mejor cosa con ese precio. Desde rebabas en las uniones, hasta pintura mal puesta, han dado herramientas para poder criticar a esta línea (ojo aquí, departamento de Calidad).

Un factor que también influye mucho en las discusiones sobre si es o no es coleccionable la línea de Pop Vinyl es el molde para las figuras que ponen en venta. ¡Casi todas las figuras cuentan con la misma forma! Salvo que cambie alguna característica corporal de la figura por hacer, es casi un hecho de que son similares entre ellas. Podemos notar esta singularidad sobre todo en los muñecos de sus primeros lanzamientos, y algunos años posteriores. Actualmente, esta distinción ha pasado a un segundo plano, ya que muchas de las figuras actualmente lanzadas ya incluyen una pose diferente, algunas incluyen hasta un accesorio o un elemento extra (como alguna mascota), inclusive llegando a encontrar una línea de 10″ y una deluxe.

Otra razón por la que los coleccionistas más “puros” no consideran a este marca como coleccionable es por la llamada “línea de manufactura”. ¿Qué quiere decir esto? Que no hay limitantes en su fabricación, salvo algunas excepciones. Hablando puramente de la línea Pop, el proceso de elaboración de estos curiosos muñecos es por miles, si no es que millones, lo cuál no limita su producción y, por consecuente, no tienen una revalorización. Con unas cuantas peculiaridades que pudieran encontrarse en algunas figuras (como errores en la caja, alguna rareza en el muñeco mismo o funkos retirados del mercado), estás no alcanzan un valor alto en el mercado.

Sin embargo, hay que aclarar que los Funko Pop también cuentan con algunos limitados. Los que salen para convenciones, son piezas muy reducidas echas para la convención en si, al igual que las figuras que salen para alguna tienda exclusivamente (como Hot Topic o Gamestop) y en las famosas cajas temáticas de sus mejores licencias (Star Wars, Marvel y DC Comics). Que de igual forma, cuentan algunas piezas con la peculiaridad de ser afelpados, con brillantina, entre alguna otra variación.

Otro punto a favor de Funko son sus licencias. Cabe decir que la marca no escatima en sacar figuras de películas, series, videojuegos, etc. y que solo ellos han decidido de publicar, sin que otra marca ya lo haya hecho. Hay figuras que Funko a sacado y que ninguna otra marca prestigiosa lo haya echo, haciendo de ellos la única fuente asequible si quieres tener un muñeco que nadie mas a fabricado de algo que a ti te gusta. Creo que gracias a ellos, las demás compañías de juguetes han visto un área de oportunidad ahí y empiezan a recrear la misma formula, vendiendo nostalgia y recuerdos a los mas grandes.

Así que, después de mostrar los pros y las contras, la pregunta del millón se puede contestar ¿es o no es Funko Pop coleccionable? Y la respuesta es… Si, claro que lo es. Todo en lo que respecta a este planeta es coleccionable. Desde corcholatas, piedras y estampas postales hasta tenis, carros y relojes… incluso el maquillaje en si, se puede usar como pretexto. Lo que hay que aclarar nada mas es de que si los coleccionas como una inversión, déjame decirte que empieces a buscar otra opción. Los muñecos no cuentan con un valor intrínseco, lo que conlleva a que el valor de estos sea algo muy subjetivo al valor dado por el mercado.

El coleccionismo es una actividad muy bonita, si es que cuentas con el tiempo y el efectivo para hacerlo, ya que las colecciones varían unas a otras. El valor de cada una se lo da el dueño mismo; cuando algo te apasiona, automáticamente el valor por eso aumenta. Aquí les hago una pregunta: ¿Porqué el mundo del cómic es muy coleccionable y muy bien pagado? Por la gran cantidad de personas que comparten el mismo gusto y pasión. Igual es en el mundo de las figuras y juguetes, que hasta hay un gran porcentaje de individuos que buscan y retienen, con una efervescencia, las denominadas figuras “bootleg”. Desde Megablocks hasta McFarlane Toys, desde Marvel Legends hasta Banpresto, desde Black Series hasta Quantum Mechanix y desde Funko hasta Iron Studios, todos son bienvenidos.

Todos podemos coexistir en el mismo mundo del coleccionismo. ¿Tu coleccionas algo? ¡Cuéntanos que es! ¡Te leemos!

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te recomendamos también:

(C506) John Wick 4 y 5 se rodarán una tras otra, ¡esto se va a descontrolar!

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario