La cocina geek C506: Delicias turcas inspiradas en “The Falcon & The Winter Soldier”

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

The Falcon & The Winter Soldier, ha terminado y nos ha dejado no sólo con el nuevo “Cap”, personaje que extrañamos pero quedamos contentos con Sam como nuevo Capitán América.

Pero no sólo eso nos dejó la serie, también hubo otro personaje que a pesar de su pasado, se ganó el cañiro de varios fans del UCM, y ese el Barón Zemo, que además de mostrarnos sus más sutiles pasos de baile, también nos dejó por acá su receta de las delicias turcas para que las hagas en casa.

Primero, definamos la procedencia aunque suene un poco redundante.

Es un tipo de dulce blando hecho con almíbar y algún gelificante, como por ejemplo la gelatina. Está hecho a base de almidón y azúcar o miel o melaza, con sabor a  de fruta comúnmente, y muy popular en los países balcánicos (Bulgaria, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Albania, Grecia, Rumanía), Siria, Líbano, Libia, Túnez, Arabia Saudita, Egipto y por supuesto Turquía.

Delicias turcas con agua de rosas

Ingredientes:

1 litro a litro y medio de agua.

1 kilo de azúcar.

1 cucharadita de jugo de limón.

160 gramos de almidón de maíz.

1 cucharadita de cremor tártaro.

4 cucharadas de agua de rosas.

Colorante alimentario rojo.

100 gramos  de azúcar glass.

½ sobre de gelatina neutra (opcional).

Aceite de girasol para engrasar la bandeja, o spray desmoldante.

Preparación:

En una olla, agregamos a calentar a fuego lento el azúcar, 375ml de agua y el jugo de limón.

Remover hasta que el azúcar esté disuelto y llevar a ebullición, dejar hervir hasta que alcance los 120ºC (podemos usar un termómetro para caramelo) debemos tener muchísisimo cuidado, porque el azúcar quema bastante más que el agua.

Alcanzada la temperatura indicada retiramos la olla del fuego.

Mezclamos el almidón de maíz con el cremor tártaro y tamizamos.

Después mezclamos con 250ml de agua y removemos  hasta que esté todo bien integrado y disuelto.

Ponemos 475 ml de agua en una cacerola metálica también con base gruesa y llevamos a ebullición.

A continuación, poco a poco en modo de chorrito constante, vamos incorporando esta agua hervida a la mezcla de almidón, cremor tártaro y agua sin dejar de remover.

Pasamos la mezcla a una olla de base gruesa y la cocemos a fuego medio sin dejar de batir hasta que espese y burbujee. Alcanzará una consistencia densa y gelatinosa.

Añadimos el almíbar caliente poco a poco sin dejar de remover.

Llevamos a ebullición y dejamos hervir a fuego lento, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera para que no se pegue, porque se hace caramelo y adquiere un tono marrón.

Seguiremos durante 1 hora y cuarto, hasta que la mezcla tenga un color dorado claro. Adquirirá mayor consistencia si alargamos más la cocción, pero con mucho cuidado de que no se pegue ni se queme.

Normalmente no lleva gelatina, pero si queremos una consistencia más firme, o no correr riesgos en la primera prueba, podemos añadir medio sobre de gelatina neutra en polvo al jarabe justo antes de apagarlo y mezclar bien y disuelve en un poco de líquido antes de agregar.

Retiramos del fuego, agregamos el agua de rosas y el colorante para que adquiera un color rosa pálido, si deseamos un color más intenso podemos aumentar la cantidad de colorante alimenticio.

Untamos ligeramente en aceite o con spray desmoldante un molde completamente cuadrado, de unos 23 X 23 cm. Es importante la medida para alcanzar el grosor deseado al verter la mezcla, de ser más grande o más pequeña el resultado sería demasiado grueso o demasiado fino. También es importante que no tenga cantos redondeados para que al cortar los cubitos resultantes sean todos cuadrados.

Vertemos la mezcla final en el molde y dejamos reposar al menos 12 horas.

Mezclamos el azúcar glass con lo que nos sobró de almidón y tamizamos para que no haya grumitos.

Sobre una superficie de trabajo cubierta de almidón y azúcar glass desmoldamos la lámina resultante con mucho cuidado de no romperla.

Con un cuchillo untado con un poquito en aceite cortamos las delicias turcas en cubitos de unos 2,5 cm. procurando que sean cuadrados y no rectangulares.

Pasamos los trozos por la mezcla de azúcar y almidón.

Conservamos en el refrigerador dentro de un recipiente con  de cierre hermético para que no se sequen.

Podemos variar la receta y añadir jugos, aromas, esencias, otros colores, frutos secos enteros, e incluso rebozar con coco rallado en vez de azúcar glass. Hay muchas variaciones pero recordemos que los de rosas fueron los primeros, los que tomaban en el palacio otomano. Un delicioso viaje en el tiempo con sólo darles un bocado.

Esperamos sea de su agrado.

Y por si te lo perdiste….. Aquí también te dejo el baile de Zemo.

Ustedes ¿qué opinan, se comerían un pastel de Alien?

Ven a nuestras redes, les esperamos!

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

(C506) ¿Qué hay de comer en Alien day?

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.