Los videojuegos son los menos culpables de los tiroteos escolares y aquí te decimos porqué

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

En días pasados en México vivimos un hecho terrible donde un menor de 11 años ingresó a su escuela con dos pistolas, para posteriormente matar a una maestra y herir a varios compañeros más, y no, esto no es normal, y no, tampoco es culpa de los videojuegos ni de las abuelas que no revisan la mochila.

Si vives en México, o estás familiarizado con las noticias sobre este hermoso país, sabes bien las masacres y asesinatos están a la orden del día, tanto es así que desayunar viendo las noticias es una prueba de acero para los estómagos sensibles, o encontraron una fosa nueva con 300 restos humanos, o “aparecieron” 3 decapitados en la plaza principal.

Pero al parecer las violentas realidades del país no son tomadas en cuenta cuando hablamos de influencias en niños que comentan actos ultra violentos como lo ocurrido en Torreón. Y es en esa búsqueda instantánea de culpables para deslindar responsabilidades, que muchas veces se crean enemigos ipso facto aunque los argumentos carezcan de cualquier acercamiento científico o mínimamente de sentido de la realidad.

Y es por eso que muchas personas, algunas pueden ser tu tía en el grupo de Whatsapp, el vecino que no recoge la caca de su perro, o el gobernador o presidente de tu país, que buscando encontrar una salida fácil y rápida que dé respuesta a este complejo entramado que es vivir en sociedad, señalan como responsables de estos hechos a situaciones ilógicas, como los videojuegos o escuchar a Marilyn Manson.

El caso de Torreón no fue la excepción, la cacería mediática no se hizo esperar y con el aval del gobernador se creó un móvil con la vieja confiable “es culpa de los videojuegos”, nunca de que en México no existan los programas ni instituciones que funcionen (a lo mejor existen pero de que sirvan es otra cosa) para proteger a la infancia en situaciones vulnerables, ni de que las escuelas no cuenten con conocimiento ni psicólogos de planta para ayudar a los pequeños que sufran de bulliyng o algún tipo de maltrato, ni absolutamente nada para identificar a menores en situación de riesgo.

Así que debido a toda esta oleada de noticias falsas, desinformación y justificaciones dignas de un Razzie por su alta concentración de mediocridad, en C506 hemos preparado una lista de razones por las cuales los videojuegos no hacen y ni harán que un niño de 11 años tome dos pistolas para cometer una masacre en su escuela.

1-No hay un vínculo comprobado entre los videojuegos y la violencia que provoca tiroteos masivos.

2-Japón y Corea del Sur –países con la más alta la inversión per cápita en videojuegos en el mundo– tienen uno de los índices más bajos de muertes violentas por uso de armas. (click en la imagen para ampliar)

3-Cuando hay picos en la popularidad de los videojuegos, lejos de aumentar, se reduce la violencia juvenil. (click en la imagen para ampliar)

4-Puede haber un aumento de pensamientos agresivos poco después de jugar, pero que esto no se traduce en un aumento en el comportamiento violento.

5-La Universidad de Villanova publicó en uno de sus estudios recientes que los hombres que comenten severos actos de violencia, en realidad juegan menos videojuegos que el promedio.

El estudio puede adquirirse aqu

Y no solo eso, los videojuegos han sido acusados ​​erróneamente de todo tipo de comportamiento violento. Un nuevo informe sugiere que no solo está equivocado; se basa en suposiciones profundamente arraigadas sobre la raza.

De acuerdo a la revista Psychology of Popular Media Culture, se realizó un experimento para medir la vinculación entre violencia y videojuegos donde los participantes, que eran 88% blancos y 65% ​​mujeres, leyeron un relato inventado de un tirador masculino de 18 años que se decía que estaba obsesionado con los videojuegos. La mitad de las historias de los participantes incluyeron una foto de un hombre afroamericano; la otra mitad recibió una foto de un hombre blanco.

Se les pidió a los estudiantes que calificaran su acuerdo (1 totalmente en desacuerdo, 7 totalmente de acuerdo) con dos declaraciones: que el autor se perturbó por jugar videojuegos, o que los videojuegos no tenían nada que ver.

Los resultados fueron: cuando el atacante es blanco se responsabilizaba a los videojuegos, cuando era negro o latino los videojuegos quedaban fuera del espectro de la narrativa.

En otro estudio realizado por el Research Laboratory at Villanova University, se analizó cómo es que la prensa arma las narrativas de los tiroteos de masas. Se demostró que los periodistas pintaron diferentes imágenes de intenciones criminales dependiendo de la raza de un tirador. De hecho, los videojuegos tenían más de ocho veces más probabilidades de ser mencionados en un artículo de noticias sobre un presunto tirador que era blanco.

Puden leer dicho estudio aquí

Cuando este tipo de cosas aparecen en los medios, o los políticos especulan sobre la causa de por qué un tirador pudo haber cometido un asesinato en masa, puede no parecer muy importante en el contexto de los propios crímenes. Sin embargo, reforzar los estereotipos que nos enferman como sociedad solo refuerzan la idea de unos cuantos están bien y los demás mal, de que un grupo de personas está sana y otro está enferma, además de que nos alejan a encontrar soluciones integrales y reales de cara a los diferentes fenómenos de violencia.

Señalar que un niño de once años comete un crimen de este tipo por un videojuego es irresponsable y anti-ético, semejante escenario nos aleja más los uno de los otros y pone en riesgo una verdadera búsqueda de la verdad para entender por qué actuó así y lo más importante, cómo prevenirlo. 

No olviden seguirnos en nuestras redes para más noticias del séptimo arte.

Página de Facebook:C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram:C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

No dejes de leer:

¡Ya tenemos los nominados al Oscar!

 

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario