Los magos han sido los protectores de la tierra de Mystralia por tiempos inmemorables, pero han caído en desgracia: sus números han decaído y han sido declarados como criminales. Sin embargo, Mystralia aún necesita ser salvada. ¿Serás capaz de lograrlo por tu cuenta sin que te pongan en prisión?

MoM011

Historia

El juego gira alrededor de la consigna que la magia ha sido declarada ilegal por parte del más reciente rey, después de que su predecesor, un mago poderoso, hubiese enloquecido y provocado destrozos a través de todo el reino. Es en este contexto en que Zia, la protagonista, descubre de la peor manera que es una hechicera: su poder se manifiesta repentinamente una noche y quema su casa, después de lo cual todo su pueblo la destierra, temerosos de lo que pueda hacerles.

Desconsolada, se encuentra con Mentor (sí, hay que reconocer que al nombrarlo no se jugaron demasiado la imaginación), quien se ofrece a entrenarla en las artes mágicas. En su primera misión, Zia encuentra un peculiar libro de hechizos, un grimorio que se comunica con ella y va guiándola también a su manera, por lo que Mentor no le entrega el que tenía destinado para ella.

Poco a poco se van develando piezas del rompecabezas que supone lo ocurrido realmente en Mystralia, algunos detalles más fáciles de anticipar que otros, en secuencias que si bien no son completamente atrapantes, sí lo suficientemente interesantes como para mantener la atención.

Jugabilidad

La dificultad del juego puede ser una de las 3 siguientes: Mage, Archmage y Extreme. La primera es la más sencilla, la que se centra más en la aventura. La segunda aumenta la necesidad de tener tácticas al salir al mundo. Finalmente, la tercera incorpora la dificultad de Archmage, pero con la adición de que si mueres debes iniciar todo desde cero.

Si bien Mages of Mystralia es un RPG que tiene un foco en las batallas, hay dos aspectos que se llevan gran parte de las alabanzas que pueda tener hacia el juego, y son su sistema de hechizos y los puzzles con los que puedes encontrarte en el progreso de tus misiones.

El sistema de hechizos es tan flexible y elegante que, dentro de su complejidad, no llega a resultar un obstáculo para jugadores más casuales.  Son cuatro los hechizos básicos, pero a medida que se avanza en el juego vas obteniendo runas, las cuales pueden potenciar o cambiar el comportamiento de estos hechizos de distintas maneras. Los hechizos son editables para agregar las runas que quieras (dentro de las limitaciones de cada una), e igualmente puedes tener una variedad de variaciones del mismo hechizo, aplicando distintas runas para diferentes efectos, siempre teniendo cuidado de no gastar todo tu maná para no quedarte indefenso.

Por otra parte, los puzzles pueden venir en dos modalidades, la primera tratándose de la lectura de inscripciones en las que tendremos que unir puntos de manera perfecta y única para desbloquear tesoros, mientras que la segunda se trata de usar hechizos para ir activando elementos en el escenario, siendo por lo general la recompensa nuevas runas.

Es cierto que para terminar el juego no es necesario tener todas las runas o aplicarlas a tus hechizos, de hecho es muy probable que tu estilo de juego te lleve simplemente a usar una y otra vez algún hechizo que te sea más cómodo por fuerza de repetición, al no querer cambiar tu estrategia por otra aunque no sea por más que por costumbre.  Sin embargo, más runas significa claramente más posibilidades de tener más combinaciones, siendo que algunas de ellas pueden fácilmente convertirse en tus favoritas.

Visuales

Los gráficos de Mages of Mystralia son hermosos, tanto en los distintos ambientes a los que te enfrentarás como en el diseño de los antagonistas. Personalmente, creo que el diseño de Zia en particular resulta algo… extraño de tanto en tanto, dependiendo de la toma, pero tampoco nada que no se pueda dejar pasar con facilidad. Destaca también el increíble arte de las pantallas de transición, que alivia en cierta manera el tiempo de espera, que a decir verdad sí es un poco más largo de lo que podría anticiparse.

Lo que sí puede provocar incomodidades ocasionales es la completa falta de control sobre la cámara, logrando que me encontrase en ocasiones moviendo la cabeza para ver si podía tener una mejor vista de lo que estaba enfrentando… siendo por completo inútil.

Sonido

La música, si bien no destaca demasiado, mucho menos molesta durante el transcurso del juego, lo cual no es menor, considerando que hay bandas sonoras que uno termina por silenciar para no tener que escucharlas constantemente.

Por el contrario, en los momentos de pausa, que siempre llegan, la música puede ser bastante calmante. Correspondientemente, al iniciar algún peligro la melodía de inmediato lo hace notar, aunque dicho peligro no sea aparente.

Conclusión

Mages of Mystralia es un juego hermoso, divertido e interesante, el cual recomiendo hasta el punto de decir que es uno de los mejores que he jugado últimamente. Mantiene tu interés, te atrapa y te hace querer continuar jugando, ¿y no es eso a lo que apuntan todos los juegos?

¿Crees que es un juego que disfrutarías? ¿Tienes ganas de ponerle los dedos encima? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Te invito a seguirnos en nuestras redes:

Página de Facebook: C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

¿Quieres más reseñas de juegos para la Switch? ¡Lee el siguiente artículo!

Gensokyo Defenders: Niñas anime jugando a la guerra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: