Muere Anne Rice, la Reina de los Vampiros

No tenían miedo a las estacas, ni a los crucifijos, ni a los ajos. Tan sólo el fuego o la luz del sol podía dañarlos y no siempre, todo dependía de su poder. «Para mí, los vampiros eran personas elegantes, trágicas y sensibles», dijo Anne Rice en una entrevista ‘The Daily Beast’ y se notaba que los consideraba como parte de su familia, como su marido, el poeta Stan Rice con el que convivió más de 40 años o su hijo, también escritor, Christopher, quien comunicó hace unas horas que su madre había fallecido con 80 años.

Anne Rice era de aquellas escritoras capaces de hacerse amiga de la muerte y aprovechar su buena relación con ella para seguir produciendo obras en las que recuerda el lado oscuro de la bondad y el lado bueno de la maldad. En las que es capaz de revisar, actualizar y dotar de una trascendencia casi existencial sus narraciones sobre cualquier personaje clásico de la literatura de terror, desde las momias hasta los licántropos pasando por las brujas. Más allá de historias de miedo son tratados sobre emociones, relaciones perturbadoras y espejos cuando te adentras en el pozo del alma humana.

Y es que su muerte no sólo ha dejado huérfanos literarios a vampiros, a los que fue capaz de humanizar de tal modo que con su ‘Entrevista con el Vampiro‘ (1976), el primer libro de ‘Crónicas Vampíricas‘, generó una legión de seguidores por todo el mundo fascinados por las aventuras de Lestat, Louis, Magnus o Akasha, entre muchos otros. Cierto es que la película de Neil Jordan de 1994, con un Tom Cruise haciendo una caricatura de Lestat, un Brad Pitt hierático y un Antonio Banderas que aún no sabe si es un actor o un vampiro que juega a serlo, ayudó a dar a conocer sus libros más allá de Estados Unidos.

Sin embargo se consolidó y generó fieles con la fuerza de sus personajes; la melancolía y el sobrecogedor paisaje de ese Lousiana místico y mágico en el que pasan sus historias, y la capacidad para relatar y desmitificar desde su ateísmo. Es sublime ver cómo nos ofrece la particular visión del demonio, el ángel que más quiso a Dios, de la creación humana y la predicación de Jesucristo en ‘Memnoch el diablo’ al mismo tiempo que nos muestra la desesperación de un vampiro sediento de sangre ante una mujer con el periodo.

Si Dios no existe, nosotros somos las criaturas de mayor conciencia del universo. Sólo nosotros comprendemos el paso del tiempo y el valor de cada minuto de vida humana. Y lo que constituye el mal, el verdadero mal, es el asesinato de una sola vida humana», dejó escrito en ‘Entrevista con el Vampiro’ para demostrar que sus vampiros eran superhéroes con conciencia humana, cargados de maldad y de bondad, como dioses de un nuevo Olimpo, con todos los vicios y virtudes de los hombres pero inmortales.

Anne Rice también fue capaz de encontrar el lado sórdido de personajes en principio inocentes y puros como ángeles y protagonistas de cuentos infantiles, como Blancanieves; aparcó su ateísmo militante durante décadas por un cristianismo practicante, publicando obras sobre Jesús con la trilogía de ‘El Mesías’ o dejó libros inquietantes sobre violinistas diabólicos con amores tóxicos desde el más allá como ‘Violín’. «Y, cansados por fin de esta complejidad, soñamos con el tiempo lejano en que nos sentábamos en el regazo de nuestra madre y cada beso era la consumación perfecta del deseo», suena en ‘Lestat, el vampiro’ con esa pasión y complicidad que establecía Anne para todos sus personajes incluso llegando a mezclar con tintes incestuosos series literarias como las de vampiros y brujas.

El mal siempre es posible. Y la bondad es eternamente difícil». El lado oscuro siempre nos atrae y vamos hacia él con una sonrisa feliz cuando nos llevan de la mano con delicadeza y amor por la senda tenebrosa. Como hizo Anne y como seguirán facilitando sus libros.

«Me rompe el corazón informaros de que esta noche, temprano, Anne falleció debido a complicaciones resultantes de un derrame cerebral«, explicó su hijo Christopher por las redes sociales. Tenía 80 años. La autora será enterrada en el mausoleo familiar del cementerio de Metairie en Nueva Orleans en una ceremonia privada. Allí estarán Lestat, y Louis, y Pandora, y, como siempre, Stan quien dejó escrito: «Pon tu boca sobre la mía. Abandónate al rayo y al ardor, pues el miedo son escenas soñadas de lo que sucede tras la muerte».

Ven a nuestras redes para compartir gustos y Cultura Geek:
Follow C506 in Social media for more Geek News:

Facebook: C506

Comunidad/Group Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

Video: YouTube

Puedes seguir leyendo cualquier nota de C506 :

https://collectible506.com/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.