Reseña de Ruega Por Nosotros

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Desde hace unos días, llegó a las salas de cine en México la película Ruega Por Nosotros, protagonizada por Jeffrey Dean Morgan y producida por Sam Raimi, director famoso por haber dirigido la trilogía de Spiderman y la serie de películas Evil Dead, por mencionar algunas.

Después de un furor increíble en redes sociales, donde la película pasaba de post en post y de boca en boca, las expectativas eran grandes. Prácticamente, por semanas, podías ver hasta 10 post diferentes por día en varias redes sociales donde invitaban e incitaban a ir a ver esta película. Al ser de terror, obviamente la invitación era para ser acompañado y uno que otro valiente estaba decidido en ir solo.

La película sigue el camino del periodista Gerry Fenn (Jeffrey Dean), que sigue el rastro de un suceso paranormal y una potencial gran historia que pudiera catapultar su carrera de nuevo, después de un escándalo que tuvo. Para esto, llega a un pequeño pueblo donde conoce a una chica que, según ella misma relata, ha sido tocada por la mismísima Virgen María, lo que provoca un milagro que pasa de uno en un millón: recupera su sentido del oído. El problema surge en que, poco a poco, se dan cuenta que este suceso “milagroso” no es necesariamente bueno, si no que hay fuerzas demoníacas detrás y que la habilidad de poder escuchar y curar a los enfermos se esconde una plan siniestro para apoderarse de las almas de todo el pueblo.

Hasta aquí, pareciera una premisa interesante y que pudiera tener el potencial de poder provocarnos sustos a cada rato. El barajar posibilidades religiosas en filmes de terror siempre es un gancho en la audiencia, sobre todo en México, en donde casi toda la población del país es católica cristiana, y al tocar el tema de la mismísima Virgen María, potencializa está película para ser todo un éxito, por lo menos en la república Mexicana. El mexicano tiene una fascinación extraña con el terror católicos.

Contar dentro del reparto a Jeffrey Dean Morgan y tener de productor a Sam Raimi vaticinaba una película redonda, sobre todo por el calibre de actor que hay llevando la película en los hombros, pero nada dista de la misma realidad. Tenemos a Jeffrey muy apaciguo donde, a mi humilde opinión, no le crees NADA de que sea reportero. Nunca lo ves escribir, solo lo ves como un mediador a ciertos tiempos, además de la ¿extraña? Forma de tomar fotos (a los que se atrevan a ver la película, solo fíjense en la manera en que toma la cámara y captura fotos y vídeos). Un trabajo muy blandito para un actorazo como lo es, lamentablemente aquí no puede explotar todas sus funciones actorales, ya que realmente nunca conectas con el personaje y las ocasiones en las que está “en peligro”, no sientes realmente preocupación por el, por las limitaciones que le dio a su papel.

Sam Raimi sabemos que es un especialista en películas de miedo con bajo presupuesto, casi independientes; esto lleva a que, en sus películas no haya los efectos tan bien logrados como lo tuvieran producciones como The Conjuring o la misma Hereditary, pero aquí de plano pasa para el olvidó este apartado. El “ente” demoníaco se siente casi como si fuera un integrante de la banda Slipknot, su caracterización está muy por debajo de las expectativas y realmente nunca sientes un riesgo latente cada vez que hace su presencia. Aquí se tomaron la libertad de que el demonio tuviera una representación antropomorfa y tuviera contacto directo con los humanos. Literal, como si se tratara de otra persona interactuando con los personajes. Y reitero el bajo, muy bajo presupuesto para los efectos, que llega a veces a ser hasta algo cómico el verlos. Un pequeño spoiler para dar un punto a mi argumento anterior: cuando hace acto de presencia la “Virgen María” pareciera que estamos viendo al sol de los Telettubies, más que una presencia angelical o religiosa.

El soundtrack no te mete emoción en la película, la incesante adhesión de los famosos “screamers”, hacen que una película con un contexto interesante, se caiga a los pocos minutos de iniciar. Conforme avanza el film, se vuelve predecible todo lo que va a suceder, quienes van a morir, hacia donde van a dirigirse… Vaya, el factor sorpresa nunca lo sientes y lamentas que las expectativas que traías para esta película se vayan desmoronando conforme pasa el tiempo. La historia se pierde a media película, las muertes dan pena ajena, la verdad, y el desenlace lo sientes muy forzado, al igual que la resolución del conflicto. En pocas palabras, es un bodrio este largometraje.

En conclusión, podemos decir que la película es un desastre en todos los sentidos: historia, dirección, personajes, efectos, música, entre otros. Creo que pasará todavía algo de tiempo para poder ver algo que realmente nos sorprenda y nos mantenga al filo del asiento, casi implorando que se acabe esta insaciable sensación de miedo. Algo que si les puedo recomendar, es que vean las diferentes propuestas del estudio A24, donde han sacado joyitas en los recientes años en cuanto a terror psicológico y miedo se refiere, si en verdad quieren sentir esa extraña pero excitante sensación de intranquilidad.

Y tu ¿esperabas esta película? ¿la piensas ver, aún después de leer esta reseña? ¡Cuéntanos! ¡Te leemos!

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Te invito a leer:

Opinión de Zack Snyder’s Justice League *Con “Spoilers”*

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.