Todos los caminos llevan a Roma… O a San Diego Comic Con

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Antes que todo, quisiera agradecer personalmente al equipo que conforma C506 por el apoyo brindado en todos estos meses laborados. Pero especialmente quiero agradecer a mi colega editor Johann Morales porque, así como yo, es terco, obstinado, pero que ha sabido apoyarme en muchos momentos, logrando cosas que solo el puede realizar.

Hay algo a lo que me gusta llamar “balance universal” ¿Qué es esto? Es como la tercera ley de Newton: Ante una acción, hay una reacción contraria, de igual o mayor fuerza. Menciono esto porque mi vida se ha hecho así, con un equilibrio cósmico difícil de explicar, difícil de entender, pero que ahí está. Mientras hay varias noticias o eventos infortunios, a los días inexplicablemente pasa algo que mantiene la balanza en su posición. Es decir, todo como debe de ser (Thanos referencee check).

Muchos de nosotros encontramos un refugio en los cómics, cuando nuestros días son oscuros. Nos hacen separarnos del mundo actual, llevándonos a un plano existencial completamente diferente, inmerso en nuestra cabeza. Por eso, este tipo de eventos nos llenan el alma y nos alegran el corazón.

San Diego Comic Con es el santo grial de las convenciones. Es el templo de los geeks, donde últimamente ha tenido relevancia por la presencia no solo de editoriales de cómics, si no también de estudios de cine que hacen sus anuncios de películas venideras en los próximos años. El mundo se paraliza esos 4 días por querer saber qué tanto se esta comunicando.

No es secreto que entre los que vivimos en el medio, estamos obsesionados con esa convención, ya sea por ser parte de ese evento, ir tan siquiera a las inmediaciones del centro de convenciones, o recorrer sus pasillos, para saber que tanto puedes encontrar ahí. Y porque, más allá de obsesión o no, es casi un grito desesperado de vivir la emoción de ser partícipes de este magno evento. Como si se tratara de algo de vida o muerte.

Al saber que estaría presente en esta edición, mi mundo se paralizó. Aquel sueño y promesa de un joven que le gustan los cómics y las películas relacionadas con ello, se empezó a materializar. El poco tiempo que he estado en este medio me ha abierto las puertas a muchas cosas, pero jamas me imaginé que me abriría las puertas al Olimpo.

Pero los sueños no se materializan por si solos. Detrás de uno hay un trabajo que se tiene que hacer, que hay que chingarle, hay un equipo de trabajo que te apoya, te respalda y que se podría decir que son igual de tercos que uno. Todo es posible en este mundo, si uno se pone de objetivo eso. Porque si un chavo que salió de una ciudad tercermundista, va a poder visitar la convención mas grande del mundo, significa que todos pueden. Ten fe en ti. Confía en ti. Practica en ti.

Así que aquel joven que hace años prometió que iría, ahora convertido en pseudoescritor con aires de grandeza de una de las páginas con una comunidad increíble de latinoamericanos, se presentará a esta fiesta de la cultura geek. Porque, a final de cuentas, todos los caminos llevan a Roma… O a la San Diego Comic Con.

Gracias C506, por tantas alegrías en tan poco tiempo.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: C506
Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
Youtube: YouTube.

Te invito a leer:

(C506) San Diego Comic Con: Celebrando 50 años Geek

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario