Mi pequeño análisis de “Ready player one”

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

¿Alguna vez te has sentido atrapado en el inicio de un videojuego debido a un “tutorial” que parece infinito?, Uno de esos “tutoriales” que si bien, tienen la intención de mostrarte cada una de las opciones del juego, se vuelven cansados, molestos y que después de media hora te hacen gritar:
SI, YA SE, DEJAME JUGAR DE UNA VEZ, ¡MALDITA SEA!
Este efecto se debe a que consideramos al tutorial una cosa aparte del juego, no aprendemos jugando, aprendemos “aprendiendo”, se nos dice, camina usando flechas, brinca presionando “A”, Dispara presionando “B” etc. Cosas que muchas veces ya sabemos, pero en lugar de transformar el proceso de aprendizaje en parte de la dinámica del juego, se nos prohíbe el disfrute de este hasta que “completemos el nivel de tutoría”.

El medio audiovisual es complicado, transformar ideas escritas en composiciones visuales muchas veces termina por evidenciar grandes problemas o mimetizando el medio en el que la idea se originó, y es tarea del director resolver estas y otras faltas transformándolas en oportunidades, todo esto viene al punto de mi análisis gracias a una frase de Anton Chekhov quien dijo alguna vez:

“No me digas que la luna esta brillante; muéstrame el destello de luz sobre vidrios rotos”.

O en menos palabras e ideas mas simples se puede decir cómo, “Muéstralo, no lo digas”.

Entre a ver “Ready, player one” tan desmotivado como podría estarlo, la novela nunca llamó mi atención realmente, alguno de mis amigos tiempo atrás insistía en que “alguien como yo debería leerla”, cuando, lo que en realidad quería decir era que, “a ti que te gustan los videojuegos y las cosas de ñoños”, tras días y semanas de insistencia, por fin acepte tomar el libro, leerlo y honestamente, siempre pensé que “Ready, player one” era una novela para gente que creció en los 80’s y 90’s enamorados de series, videojuegos y películas en los cuales encontraban un mundo alejado de las problemáticas de la realidad, de las cabezas metidas en el basurero después de clases o de las chicas que miraban con desdén mientras leías comics en una esquina del patio de receso, y, para “alguien como yo” que vivió en esa versión de los 80’s y 90’s la novela nunca realmente conectó conmigo, vivir en el Oasis, por muy romántico que ello sonara, siempre fue una falacia para mí, una especie de negación al mundo real, y aunque una parte de mi entendía muy bien el sentimiento de James Halliday, la idea no era para mí.

Así que, cuando casi 20 años después de haber leído la novela se anunció la adaptación a película y de las manos de ni más ni menos que el mismísimo Steven Spielberg, amo de las taquillas ochenteras no pude contener el encoger los hombros y resoplar un indiferente “meh”.
Recuerdo que me enteré de la película, pues una de mis compañeras de trabajo compartió el articulo tan pronto como salió, misma chica que pasa sus tardes jugando Overwatch en su canal de Twitch y que no pierde la oportunidad de ir a cuanta convención de comics existe para tomarse fotos y “conectar con sus fans” usando camisetas de superhéroes de los cuales pocas veces conoce el nombre y quien con emoción proclamaba en todas sus redes que esta seria la “mejor película nostálgica” (creo que entienden por dónde voy).

Asistí a ver la película totalmente desmotivado, rodeado de chicos y chicas que durante toda la función no hicieron otra cosa que hablar sobre cada referencia que podían encontrar, no diré que es una mala película, no lo es, es tan disfrutable y entretenida como cualquier otra película de acción lo es, no diré que es una película fea, pues ciertamente los efectos especiales están al nivel de cualquier producción hollywoodense hecha por Spielberg y no diré que la historia no tiene nada que ver con la novela, pues tiene algunas referencias fuertemente plantadas en el libro y ciertamente tiene un aire formal a la fuente de la cual proviene, pero si diré que su pecados son mucho mas grandes que una historia mal contada o malos efectos especiales.

Ready player one, es una película barata, no porque haya sido económica de realizar, es una película barata, pues recurre a todos los estereotipos clásicos que hemos visto mil veces antes, un protagonista que vive sus días sin “explotar su potencial” y que un día se ve envuelto en los dramas del “mundo real” y que gracias a su “talento inherente” logra superar a todos a su alrededor “transformándose en un héroe legendario” al final se queda con todo aquello que siempre deseo, pero nunca supo que necesitaba, la historia se vuelve predecible, no hay riesgos ni grandes peligros que se sientan reales, peca de ser barata pues no nos cuesta nada, no emocionalmente, ni siquiera intelectualmente, es entretenida, es visualmente impresionante y es culturalmente icónica, pero eso no la hace ser buena. ¿Recuerdas el ejemplo que ponía al principio?, Ready player one, es el equivalente a un tutorial constante, donde nada se te muestra, todo se te dice, donde las misiones se tienen que explicar una y otra vez para tener en claro el propósito, donde las historias de los personajes no se exploran mas haya de lo meramente necesario, es un tutorial constante, donde las horas se te pasan en diálogos seguidos de chistes y un poco de acción, esta película peca de ser un ensayo para jóvenes enamorados de una imagen romántica de los 80’s y los 90’s pero solo “por encimita” solo lo cool, lo radical, lo tubular que se quedó, no de lo que valió la pena.

Pero no tomes mi palabra como ley, ve, observa y disfruta otra película de acción basada en una novela, instalada en un futuro caótico donde nuestro héroe tratará de salvar su mundo y quedarse con la chica en el camino.

Si te a gustado mi pequeño análisis y quieres seguir leyendo cosas interesante, te invito a revisar este articulo:

https://www.collectible506.com/jtl2018-steam-y-el-movimiento-maker-revolucionemos-juntos-la-manera-de-aprender/

Para más noticias interesantes síguenos en las redes sociales

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario