(C506 – COVIC 19) ¿Por qué estamos viendo tantos virus desde China últimamente?

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

¿Por qué los brotes de nuevas enfermedades siempre parecen comenzar en China?

La gripe asiática en 1956 mató entre uno y cuatro millones de personas en todo el mundo. El SARS en 2002 infectó 8.098 y mató a 774 en diecisiete poblaciones. El H7N9 surgió diez años después para afectar al menos a 1,223 personas y matar a cuatro de cada diez. Ahora, el COVID-19 más leve y aún más infeccioso ha enfermado a más de 70,000 personas en todo el mundo, resultando en 1,771 muertes.

Todos estos brotes se originaron en China, pero  ¿Por qué éste pais es un punto de acceso para nuevas enfermedades?

No es un gran misterio por qué sucede esto… mucha población concentrada, con contacto íntimo con muchas especies de animales que son contenedores potenciales, y no requieren una gran higiene. Es una tormenta perfecta  para cultivar este tipo de virus”.  Es la opinión del Dr. Steven Novella.

El centro sur de China es un “cultivo” para los virus, dijo el Dr. Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, a PBS en 2016. Hay mucha cría de ganado, particularmente aves de corral y porcinos, con saneamiento limitado y supervisión muy leve. Los agricultores a menudo llevan su ganado a “mercados húmedos” donde pueden entrar en contacto con todo tipo de animales exóticos. Las diversas aves, mamíferos y reptiles albergan virus que pueden saltar a otras especies y mutar rápidamente, incluso infectando potencialmente a los humanos. Los expertos están bastante seguros de que esto es precisamente lo que sucedió con el actual Coronavirus COVID-19, razón por la cual, el 30 de enero, China emitió una prohibición temporal del comercio de animales salvajes.

También hay razones culturales por las que China acoge grandes brotes.

Muchos chinos, incluso habitantes de la ciudad, insisten en que las aves de corral recién sacrificadas son más sabrosas y más saludables que la carne refrigerada o congelada“, escribió la periodista Melinda Liu para Smithsonian en 2017. “El gusto del público por la carne recién sacrificada y las condiciones en los mercados  crea una amplia oportunidad para que los humanos entren en contacto con estas nuevas mutaciones “.

Además, cuando padecen una enfermedad, muchos chinos primero buscan la medicina tradicional china (MTC), donde los profesionales diagnostican regularmente los síntomas, luego ofrecen acupuntura o remedios a base de hierbas o animales ineficaces como tratamientos. Esto aumenta drásticamente las tasas de mortalidad durante los brotes y permite que las personas infectadas regresen a lugares públicos donde pueden infectar a más personas. Las publicaciones de TCM, ampliamente vistas en China ya han promovido un líquido no probado compuesto por madreselva, casquete chino y forsitia llorona como tratamiento para COVID-19.

China también es conocida por su desinformación, secreto y censura, lo que aumenta las posibilidades de que nuevas enfermedades se infecten y se propaguen. A principios de enero del 2020, funcionarios del gobierno chino le dijeron al público que la propagación de la nueva infección se había detenido de manera efectiva. Esto no era verdad. Al mismo tiempo, el régimen autoritario intimidó a los expertos en salud que intentaron sonar alarmados. El joven doctor Li Wenliang intentó advertir a otros sobre el nuevo coronavirus. Fue ‘recompensado‘ con una amenaza de reprimenda por parte de la policía. Posteriormente, Li se contagio del COVID-19 y sucumbió a la enfermedad en la primera semana de febrero del 2020.

Hay algunas señales esperanzadoras de que China está eliminando algunos de los secretos que obstaculizaron las respuestas globales a brotes anteriores. El gobierno comparte muchos más datos que en brotes anteriores, y los científicos chinos están publicando una gran cantidad de documentos accesibles para la comunidad mundial. Aún así, queda por ver cómo, o si, el país instituirá políticas destinadas a prevenir futuros brotes. Prohibir permanentemente la venta de animales vivos en los mercados públicos, instituir y hacer cumplir las normas de seguridad alimentaria y desalentar el uso de la medicina tradicional china son opciones que deberían estar sobre la mesa.

Sin una acción en todo el país, es casi seguro que los 1.400 millones de ciudadanos de China volverán a estar expuestos a enfermedades infecciosas nuevas y peligrosas.

Te invito a seguirnos en nuestras redes:

Página de Facebook: C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Sigue leyendo:

(C506) Oferta y demanda en tiempos de Pandemia.

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario