(C506) Flash: los efectos del realismo en los cómics de superhéroes

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

En esta ocasión te platicare sobre uno de los primeros runs que leí cuando los comics de DC volvieron a ser publicados en México, allá por el año de 1988 por la editorial Vid. Fue la primera vez que leí alguna referencia sobre la gran Crisis en las Tierras Infinitas y el destino final (en ese tiempo) de Bruno Alba (Hasta este run supe que su nombre original era Barry Allen) y el comienzo de Carlos Vela (Wally West) en su etapa de Flash.

Este  run comienza poco después de los eventos de Crisis en Tierras Infinitas, Wally West tomó el manto de Flash de manos de su recién fallecido mentor Barry Allen. La serie se reinició con un nuevo número uno, y Mike Baron y Jackson Guice asumieron el cargo de nuevo escritor y artista. Baron obviamente estaba interesado en explorar cómo operaría un velocista en el mundo real, y estableció varias limitaciones nuevas en el personaje para lograr ese efecto. Es prácticamente el caso de prueba perfecto de cómo las restricciones realistas pueden ayudar o dificultar a un personaje súper heroico.

NO HAY DINERO, NO HAY PROBLEMA.

Para la mayoría de nosotros que vivimos en el mundo real, el dinero es una preocupación siempre presente y apremiante. En la ficción, este no suele ser el caso. Batman es el mejor ejemplo de cómo puedes eludir por completo la necesidad de dinero, ya que es un multimillonario. Spider-Man está en el lado opuesto de ese espectro. El punto es que, si quieres ignorar las aburridas preocupaciones del mundo real como lo es el dinero, haz que tu personaje sea multimillonario. Eso es exactamente lo que Mike Baron le hizo a Wally, al hacer que ganara la lotería. Esto lleva a algunas buenas historias mientras Wally se adapta a su nueva vida de riqueza.

LUCHAR CONTRA EL PODER.

Seamos sinceros, no es realista que un villano con un rayo congelador pueda desafiar a un hombre que puede correr a la velocidad de la luz. Agregar realismo al mundo de un súper velocista es un poco difícil, por lo que lo mejor que pudo hacer Baron fue darle a Wally una velocidad máxima de 700 mph. 700 mph sigue siendo increíblemente rápido, pero es un número mucho más manejable para que un lector pueda entenderlo. La velocidad promedio de un avión comercial es de aproximadamente 560 mph, por lo que puede hacer la correlación con la rapidez con la que Wally puede correr comparándolo con un avión en vuelo. Aún no es tan realista si realmente lo analizas, pero proporciona la ilusión de plausibilidad,

HAMBRIENTO COMO UN LOBO.

Al igual que el dinero, comer y dormir son necesidades cotidianas para los seres humanos que vivimos en el mundo real. Sin embargo, ver a una persona comer y / o dormir es una de las cosas más aburridas que puedes ver. De hecho, tiene sentido que Wally queme muchas calorías cuando corre, todos los corredores lo hacen. El problema es que una vez que estableces que necesita comer mucho o de lo contrario no tendrá suficiente energía para usar sus poderes, es algo que nunca puedes dejar de abordar en la historia, lo que Baron hace constantemente. Parece que Wally hace referencia a la necesidad de comer en casi todas las páginas, y cada vez que usa sus poderes, la mayoría de las veces se desmaya por el esfuerzo. Lo entiendo, lo hace mucho menos poderoso si tiene que recargar y descansar regularmente. Realista también, si lo piensas en términos de cuánto cuesta correr largas distancias incluso en los atletas mejor preparados.

MALA ACTITUD.

Cuando un hospital en Nueva York contacta a Flash para ver si puede entregar un corazón a través de una tormenta de nieve a un paciente de trasplante que lo necesita desesperadamente en Seattle, Wally acepta como lo haría cualquier héroe; pero con la condición de que reciba algo a cambio. En el mundo real, es razonable esperar algún tipo de compensación por los servicios prestados, pero en el mundo de los cómics esto ni siquiera se considera. Este enfoque del heroísmo puede ser más pragmático y identificable, pero también tiene el desafortunado efecto secundario de hacer que Wally parezca un idiota egocéntrico. En la ficción, un personaje al que se le paga por hacer el bien automáticamente se ve menos heroico que el personaje al que no se le paga. (La principal preocupación de Luke Skywalker es salvar vidas y salvar la galaxia. La principal preocupación de Han Solo es cuánto le van a pagar). Puede que no sea justo, pero es cierto. Ahora, el resultado de esta negociación es que Wally recibe atención médica gratuita de ese hospital, que es algo que necesitaría una persona que se mete regularmente en peleas, y así podemos marcar otro problema del mundo real que tendría un superhéroe.

Este enfoque práctico del heroísmo es abordado por Wally en el cómic, debido a que piensa en cómo Barry murió muy endeudado y la Liga de la Justicia tuvo que pagar para que incluso tuviera un funeral. Es razonable que Wally no quiera que eso le suceda a él mismo, pero solo sirve para contribuir a que, en general, se convierta en un gran idiota. Su novia Francis Kane se muda con él cuando compra una gran y elegante mansión, y cuando se retira con la misma rapidez. Wally apenas parece darse cuenta, especialmente cuando está lidiando con una científica muy atractiva más adelante en el mismo titulo. Definitivamente es un cambio de ritmo interesante, que representa a un superhéroe como egoísta y casi desagradable.

Esta actitud egoísta también sienta las bases para probablemente el arco de personajes más completo de cualquier superhéroe en la historia del cómic. A medida que Wally crece y madura, se convierte en una mejor persona y un mejor héroe. Completa el viaje de un joven idiota egocéntrico a un devoto esposo y padre, en el camino al tiempo que termina suplantando por completo a Barry Allen como el Flash del universo DC. Esta transformación es tan efectiva, que esencialmente proporciona un final a la historia de Wally West, al menos con fines de entretenimiento.

El realismo es siempre una pendiente resbaladiza cuando se trata de cómics de superhéroes. Cuanto más tire de esa cuerda proverbial, más se desenredará toda la ilusión. Pero cuando se trata de estos cómics, bien merecen tu tiempo y, como dije antes, son el comienzo de un run fantásticamente satisfactorio tanto  para Wally West así como Flash.

Además, está Vandal Savage. ¿A quién no le gustan los locos inmortales empeñados en dominar el mundo?

Siguennos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

Instagram: C506 Latinoamérica

Canal de YouTube y Twitch

También te puede interesar:

(C506) Untold Tales of Spider-Man: Strange Encounter: Retro Reseña

Ayudanos a continuar generando contenidos buenos y originales, compartiendo nuestro trabajo

Deja un comentario