Reseña de Megalodón 2

A pasado un tiempo, la verdad. La última vez que Megalodón estuvo en carteleras fue hace 5 años, con un desempeño bueno, considerando que es una película que pasaría discretamente por los cines. Pero si agregamos en una misma ecuación a una figura del cine de acción actual como Jason Statham y juntamos la película de Tiburón, tendremos una de las sorpresas el estudio tuvo en años recientes. No por nada, dieron luz verde a una secuela con el doble de tiburones y el doble de acción; así es, hablamos de Megalodón 2.

Con la sorpresa que fue Megalodón, Warner no dudo en dar el banderazo a la secuela, historia que se encuentra unos años después de la culminación de la primera. Con prácticamente todo el cast sobreviviente de vuelta a la acción. Megalodón 2 entra en las aguas de querer entretener y… ya.

Jonas Taylor (Jason Statham) está de regreso como un justiciero medioambiental, en donde se escurre a través de peligrosas embarcaciones para desenmascarar a aquellas empresas que tiran sus desechos tóxicos al mar.
Cuando una misión a la “Trinchera” del océano se vuelve una misión de vida o muerte, Jonas tendrá que actuar con personalidad e intentar sobrevivir a los horrores que el agua representa cuando se encuentran a 6000 metros bajo el nivel del mar. Y es que el peligro sólo serían tiburones gigantes prehistóricos, ¿o no?

Esta película la debemos de ver con el switch de que iremos a algo inverosímil, sinsentido y divertido. Es de esos films en los que hay que poner el cerebro en neutral y dejarnos llevar por los efectos y la historia, si es que la tiene. No tomarla en serio y simplemente irse como gordo en tobogán por todas las secuencias de acción que tiene. No será perfecta, pero entretiene.

Soundtrack muy bien hecho y que en cuanto a la historia aprendió de los errores de su antecesora. No se toman a en serio a si mismos en los momentos de tensión o drama, haciendo fluir la historia desde el principio, mostrándonos acción desde los primeros minutos de haber iniciado la película. Buen CGI, considerando que el 70% de la película son efectos especiales (y tomando a consideración otro film del mismo estudio que estrenó hace unas semanas) y algunas tomas bajo el agua.

Si dejas de lado la seriedad y te enfocas en que veras una película en donde hay tiburones de 30 metros mientras Jason se agarra a patadas voladoras con ellos, la verdad es que es una película muy entretenida y divertida de ver.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: C506
Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek
Twitter: C506 Latinoamérica
Instagram: C506 Latinoamérica
También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

By Rafael Di Navarro

Te invito a leer:

Reseña de Krakens y Sirenas: Conoce a los Gillman

Autor

  • Rafael Navarro Guzman

    Un tabasqueño muy tapatío. Escritor en proceso de formación. Amante de la lectura y del deleite del 7mo arte. También me gusta el futbol. Superman es la luz.

    View all posts